Por: Patricia Recio.   1 octubre, 2017

Los vecinos de Tirrases de Curridabat y Paso Ancho en San José, enfrentarán en los próximos meses cierres totales, similares a los que actualmente sufren quienes usan la ruta entre Santa Marta de Montes de Oca y Granadilla de Curridabat, a causa de la instalación de tubería subterránea de Acueductos y Alcantarillados.

En esos sitios también se aplicará la metodología de microtuneleo, que implica el cierre total de las calles en los tramos donde se coloca la tubería, a causa del tamaño de la maquinaria que se utiliza.

Este sistema consiste en la perforación de túneles mediante un pozo de registro desde donde con una microtuneladora se hace el hueco para ir colocando la tubería, sin necesidad de romper el asfalto.

Sembrado de tubería subterráneo evita romper calles
Sembrado de tubería subterráneo evita romper calles

Alcides Jiménez, ingeniero a cargo de las obras de Acueductos y Alcantarillados, explicó que este tipo de sistema para sembrar el alcantarillado se utiliza en aquellos sitios donde se requiere meter los tubos a una profundidad mayor a cinco metros o que por otras circunstancias impiden abrir zanjas sobre la vía.

"Hay dos factores que determinan el uso de esta metodología, uno es la profundidad en la que se está instalando la tubería, pues a partir de cinco metros hacer una zanja se vuelve inviable, porque no hay una excavadora que alcance esa profundidad, el otro es que puede que estemos a menos de cinco metros pero que haya que atravesar la línea del tren, un oleoducto o fibra óptica muy importante", explicó.

De acuerdo con el ingeniero cuando se hacen trabajos de microtuneleo se utilizan dos tipos de maquinaria. La que se utiliza en Granadilla es la más grande y por eso implica el cierre completo de la vía.

Dicha tuneladora, cuenta con un contenedor donde se ubica el centro de control, un sedimentador, generador eléctrico y tuberías y mangueras.

Esa misma se utilizará dentro de poco menos de un mes en Tirrases, específicamente en los alrededores del barrio conocido como 15 de agosto.

En ese sitio se deben instalar 552 metros de tubería, que se colocarán en varios tramos.

La longitud máxima por tramo entre un pozo y otro que se trabaja, es de 80 metros y el avance puede rondar de entre 10 y 15 metros por día.

La microtuneladora se instala dentro del pozo y desde ahí empiez a excavar el túnel donde se colocará la tubería.
La microtuneladora se instala dentro del pozo y desde ahí empiez a excavar el túnel donde se colocará la tubería.

Jiménez recordó que el tiempo de cierre de las vías (en Granadilla se prevé que sea un mes) incluye, además de dicho período de perforación, de una semana para montaje y traslado de equipos y otros cinco días para el desmontaje del mismo.

Además, posteriormente aún con la calle cerrada se hace el acabado del pozo de registro y el asfaltado de la vía sobre este.

Una vez que finalicen los trabajos en Tirrases, las máquinas se trasladarán a Paso Ancho. Ahí se prevé un impacto vial mayor, pues la intervención abarcaría unos 120 metros en la ruta que va de la rotonda hacia Desamparados y luego 130 metros más se instalarán en la vía que va desde el Palí de Desamparados hasta Chico's bar.

El funcionario aseguró que los pozos en esos lugares cuentan con un 80% de avance, la idea es que se terminen mientras la microtuneladora concluye las obras en Granadilla.

Menos impacto al norte.

En Moravia, Coronado y el Carmen de Guadalupe también es necesario colocar 2.740 metros de tubería mediante el sistema de microtuneleo, sin embargo el impacto vial será menor pues se utilizará un equipo más pequeño.

Esa máquina solo ocupa un carril, por lo que no implica el cierre completo de las vías.

También en Barrio México será necesario usar dicha maquinaria para "sembrar" 828 metros de tubería.

El otro tramo a instalar mediante la tecnología de microtuneleo es en Barrio México, denominado Colector Lantisco, con una longitud de 828m.

Los trabajos de alcantarillado que hace el AyA, mediante esta tecnología o la ruptura de vías para crear zanjas artificiales, forman parte del proyecto para colocar la red sanitaria de 220 kilómetros que trasladará las aguas residuales de 11 cantones de la Gran Área Metropolitana. El costo original es de $388 millones.