Patricia Recio. 12 abril
En los llamados tanques del sur, los niveles de agua se redujeron a menos de la mitad de lo óptimo y a diario se quedan sin líquido antes del mediodía. Foto Jorge Castillo
En los llamados tanques del sur, los niveles de agua se redujeron a menos de la mitad de lo óptimo y a diario se quedan sin líquido antes del mediodía. Foto Jorge Castillo

Las penurias por falta de agua continuarán tres meses más para 200.000 habitantes de la Gran Área Metropolitana (GAM), que llevan semanas de sufrir cortes de hasta 18 horas.

Esta situación es consecuencia de la etapa más crítica de déficit de líquido que atraviesa el país, ocasionada por la sequía que trajo consigo el fenómeno El Niño, como recordaron este viernes, autoridades del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

La recuperación de las fuentes de agua será de manera paulatina, una vez que comience la estación lluviosa, explicó Manuel Salas, gerente de la institución.

Su estimación es que la situación se normalice a finales de julio, siempre que surtan efecto las medidas de ahorro y entren a operar los pozos e interconexiones en las que trabajan.

“En general hemos tenido una disminución de 1.200 litros por segundo, son seis a siete estañones por segundo, tanto en las fuentes superficiales como subterráneas”, dijo Salas.

En promedio, cada persona en Costa Rica consume más de dos estañones de agua al día, lo que los ubica como altos consumidores.

A esto se suma un incremento mayor en el consumo de agua, a causa de las mismas condiciones de sequía.

Según los datos del AyA, una gran mayoría de esas 200.000 personas afectadas sufre suspensiones del servicio de entre 10 y 12 horas, sin embargo hay algunos sectores entre las comunidades más afectadas en que el desabastecimiento se mantiene por hasta 24 horas o más.

A estos, dijo Salas se les está brindando atención con camiones cisterna.

Un 55% del país

Además de las personas afectadas en el centro del país, otros 13.000 abonados de las zonas periféricas también sufren por los racionamientos, así como 19.300 usuarios de las Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (Asadas).

En general el país sufre un faltante de 55% de líquido.

Entre los sectores más afectados en la GAM, se encuentran decenas de comunidades de los cantones de Santa Ana, Alajuelita, Vázquez de Coronado, Desamparados, Escazú, el cantón central de San José, Montes de Oca, Curridabat y algunos sectores de Moravia y Tibás.

Medidas simples que le ayudarán a no desperdiciar agua
Medidas simples que le ayudarán a no desperdiciar agua

La principal medida para hacer frente al faltante tiene que ver con la reducción del consumo, entre las personas que no han tenido afectación, cerca de un millón en total, de acuerdo con Salas.

Con ese fin, realizan una campaña, cuya meta es que cada persona de este grupo que no tiene faltante, ahorre unos cinco litros diarios.

Este viernes, también dieron a conocer que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) hará un aporte adicional de 100 litros por segundo del agua que se cede para consumo proveniente de la planta río Macho.

Marco Acuña, director de Electricidad del ICE, explicó para lograrlo se realiza un “juego” de compuertas en el sistema de la planta.

“Tenemos que cerrar las compuertas que van hacia la laguna y desviar el agua hacia la planta Río Macho, pero no solo en esa toma existe la toma para la casa de máquinas de río Macho, sino que ahí también hay una toma para el AyA. En este momento adicionales a los 100 litros por segundo, estamos dando 300 litros por segundo”, explicó el funcionario del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE)

Además el AyA informó de que en los próximos días entrarán en operación dos pozos para reforzar el abastecimiento en Curridabat, Los Guido y Santa Ana.

El plan de contingencia, también incluye una atención más oportuna de las fugas.

De acuerdo con el gerente del AyA por mes reciben reportes que superan las 2.400 fugas, lo que representa un 1% de sus conexiones.