Patricia Recio. 12 febrero

A partir de este martes, los operadores comerciales de drones deberán estar certificados por la Dirección General de Aviación Civil (DGAC).

En el caso de los operadores recreativos, estos no deben registrarse, pero deberán acatar las normas establecidas en el reglamento que entró en vigencia el 13 de agosto del año pasado.

El registro aplica para las personas o empresas que vayan a utilizar estos aparatos para lucrar, así como las instituciones.

El reglamento también fija las normas para la obtención de la licencia de piloto de dron y las reglas aplicables para obtener un Certificado de Explotación y Operación comercial con Drones.

Además, se establece que los emprendedores y pequeños y medianos empresarios no pagan tarifa por el certificado de explotación. Esa suspensión anual del pago se puede extender hasta por tres años.

Ese trámite tiene un costo de $1.874, a esto se suma el monto que cobre la escuela de capacitación por el curso de operación de drones.

Quienes hagan uso recreacional pueden volar el dron en un club o asociación de aeromodelismo, tomar lecciones o cursos de seguridad operacional de vuelo y usar el dron para disfrute personal.

En estos casos, sólo se permiten vuelos de día, en condiciones meteorológicas visuales y en zonas fuera de aglomeraciones.

No pueden volar cerca de aeronaves tripuladas, volar el dron fuera del alcance visual del operador, volar el dron si su peso es mayor a 25 kg o para actividades remuneradas o comerciales.

Los drones de uso recreativo no requieren certificación.
Los drones de uso recreativo no requieren certificación.

Tampoco se puede volar el dron a más de 400 pies (120 mts) de altura, ni dentro de un radio de 8 km alrededor de un aeródromo, Centros Penitenciarios, Casa Presidencial, entre otros, así como en actividades masivas o donde afecte la privacidad de otras personas.

Otros requisitos

Según la información dada a conocer por la DGAC, todos los drones con peso menor a 25 kg deben contar con una placa de identificación, que cuente como mínimo con número de serie, nombre de la empresa operadora o propietaria y como contactarla.

Los aparatos que superen los 25 kg, deben estar inscritos en el Registro de matrícula de aeronaves y disponer de un certificado de aeronavegabilidad.

En el caso de los dispositivos con fines privados o comerciales se requiere una licencia, para la cual se debe tener mínimo 18 años, bachillerato en secundaria, un certificado médico extendido por profesionales designados por la DGAC y renovarlo cada 60 meses.

Además, se debe realizar un curso teórico y práctico de operación de dron impartido por el fabricante, un operador autorizado por el fabricante o un centro de instrucción aeronáutica o por un instructor calificado.

También debe tener al menos 10 horas de experiencia en la operación de drones.

Adicionalmente, para las operaciones comerciales es requisito el certificado de explotación y el certificado operativo.