Patricia Recio. 16 mayo
04/10/2018 El muelle de Moín de Japdeva en Limón la descarga con total normalidad en estos días de huelga por el plan fiscal. Foto Alonso Tenorio
04/10/2018 El muelle de Moín de Japdeva en Limón la descarga con total normalidad en estos días de huelga por el plan fiscal. Foto Alonso Tenorio

El Gobierno aprobó ¢1.966 millones para estudios de factibilidad y de mercado de cuatro proyectos impulsados por Japdeva en Limón con el fin de “potenciar el desarrollo de nuevos servicios, generar nuevos negocios y mejorar la infraestructura portuaria”.

La idea es que con ese dinero, empresas seleccionadas determinen la posibilidad de construir una marina, una terminal de cruceros, una zona de transferencia de carga portuaria y un muelle de carga de productos para los pescadores.

Andrea Centeno, presidenta de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), explicó que los estudios permitirán determinar la viabilidad de la marina y la terminal de cruceros en donde se ubica la terminal Hernán Garrón Salazar, conocido como muelle alemán, en Limón.

La pretensión es transformar esa terminal en un puerto que atraiga cruceros y naves de recreación o deportivas; promueva turismo nacional y regional, y así, genere empleo.

La marina se situaría en 20 hectáreas de las instalaciones portuarias que se ubican en el centro de Limón e incluye una marina náutica y una seca, una zona comercial, residencial y un atracadero turístico.

Japdeva también intenta impulsar la construcción y equipamiento de una zona de transferencia intermodal de carga y de actividades logísticas en el Complejo Portuario de Moín.

Esa obra consiste en plataformas logísticas vinculadas a la actividad portuaria. El desarrollo de una zona de actividades logísticas (ZAL) se ubicaría contiguo a las instalaciones de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), en Moín.

Otro de los proyectos que impulsa comprende la construcción de un parque industrial para el Caribe en Liverpool, Limón.

Este parque se desarrollaría bajo un modelo de zona franca con instalaciones destinadas al mercado de servicios, como inversionistas inmobiliarios, logísticos, transportistas, industriales y desarrolladores de tecnologías informáticas y comunicación (TIC) que requieran un área operativa para desarrollar sus actividades en torno al desarrollo portuario.

Japdeva también propondrá la construcción de un muelle de carga y descargas de productos hidrobiológicos en la desembocadura del río Cieneguita. Ese muelle solventaría, según esa entidad, la carencia de infraestructura pesquera para los pescadores de la zona.

Según Centeno, la información que obtengan de esos estudios permitiría tomar decisiones en relación con los mecanismos de construcción, puesta en marcha y mantenimiento de dichos proyectos.

“Queremos potenciar proyectos generadores de oportunidades en la zona que, además, permitan una visión de desarrollo para Limón; generando empleo y dinamizando el turismo en el Caribe”, afirmó Centeno.

Varios de los proyectos citados, también habían sido anunciados por el Gobierno el año anterior, cuando se dieron a conocer un listado de planes en los que se invertiría el canon que debe pagar la concesionaria APM Terminals, por la operación de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM).

Hasta este momento, no se ha tomado ninguna acción.

La TCM que opera la empresa concesionaria APM Terminals, dio a conocer la semana pasada que ya han trasladado ¢2.650 millones a Japdeva, correspondientes a ese canon.

Aparte de resolver el rumbo de sus actividades, la Junta debe decidir qué pasará con sus empleados ante la reducción de sus operaciones de carga y descarga. La planilla tiene 1.200 trabajadores.