Steven Oviedo. 27 abril
El rezago en infraestructura, el desperdicio y la sequía han agudizado este año los problemas en el suministro de agua. FOTO: Archivo
El rezago en infraestructura, el desperdicio y la sequía han agudizado este año los problemas en el suministro de agua. FOTO: Archivo

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) tendrá un mes para implementar acciones que permitan solucionar, en el corto plazo, los problemas generados por la escasez de agua en la población.

Así lo dispuso, el pasado viernes 24 de abril, la Sala Constitucional al declarar parcialmente con lugar un recurso de amparo interpuesto por una adulta mayor que pasó, al menos, 40 horas sin agua en Hatillo 2, en San José.

“El AyA debe disponer de lo necesario dentro del ámbito de sus competencias para que, ante interrupciones prolongadas del servicio de agua y teniendo en cuenta la pandemia del covid-19, se garantice a la población afectada el suministro suficiente de ese líquido”, explica la Sala IV mediante un comunicado de prensa.

La mujer alegó en su reclamo que el pasado 9 de marzo solo recibió abastecimiento por dos horas y que luego se interrumpió. Al momento de interponer el recurso, tenía 40 horas sin suministro de agua en su domicilio.

El tribunal constitucional emitió su resolución luego de verificar lo sucedido.

“AyA ha mantenido un rezago en la inversión en infraestructura, así como significativas pérdidas por concepto de agua no contabilizada, por ejemplo fugas, según registra al Autoridad Reguladora de servicios públicos”, añade el comunicado.

Hace más de una década, el 50% de algua que produce el sistema de acueductos se desaprovecha por fugas y conexiones ilegales. Este problema se volvió crítico debido a la emergencia provocada por el nuevo coronavirus.

Por otra parte, la sentencia señaló que la repartición de agua en camiones cisterna no ha sido suficiente y que el agua potable es fundamental para evitar que se propague el covid-19.

El Ministerio de Salud ha sido enfático en que una de las principales armas para evitar contagios por covid-19 es el lavado de manos. De ahí la importancia de que toda la población tenga acceso a agua potable para cumplir las medidas de higiene.

La Sala Constitucional ordenó al AYA tomar acciones inmediatas, pero sin perjuicio de otras soluciones que el Instituto pueda tener proyectadas a mediano y largo plazo.