Joselyne Ugarte Q. 12 agosto
La lactancia materna, además de ser un alimento y protección para el bebé, es un vínculo de unión entre madre e hijo.
La lactancia materna, además de ser un alimento y protección para el bebé, es un vínculo de unión entre madre e hijo.

Con el fin de incentivar la lactancia en los recién nacidos, las 24 maternidades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), implementarán próximamente la “Hora de oro”.

Esta es una práctica que consiste en poner contacto piel a piel al bebé con la mamá, desde los primeros minutos después del parto, con el fin de elevar los índices de lactancia materna, el apego y la estabilidad de los niños.

Nereida Arjona, coordinadora del Programa Salud del Niño, explicó que la iniciativa está contenida en una Norma de Cuidados del Recién Nacido, que está en proceso de aprobación.

En el contacto piel con piel precoz, se coloca al recién nacido boca abajo, desnudo, directamente sobre el pecho de la madre justo después de nacer. Con ese propósito, después del nacimiento, el personal de salud secará al bebé y luego lo pondrá sobre el pecho de la madre, lo cubrirá con una manta o cobija destinada para este fin. El menor tendrá que permanecer en dicha posición por una hora o más.

En los servicios de la Caja nace el 94% de los niños del país, solo el año anterior fueron 64.625 de los 68.816 registrados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Esta práctica cuenta con el respaldo de evidencia científica sobre sus beneficios, razón por la cual la institución la extenderá a todas las maternidades. Los hospitales San Juan de Dios, México y Calderón Guardia ya la tienen instaurada con muy buenos resultados.

La doctora Arjona explicó que la Academia Americana de Pediatría recomienda que se realice en recién nacidos sanos y que permanezcan en contacto piel a piel con su madre, al menos hasta que realicen la primera toma al pecho.

De acuerdo con los estudios internacionales, explicó la funcionaria, las descripciones del comportamiento del recién nacido sano en contacto con su madre, inmediatamente después del nacimiento, permite a los bebés localizar el pezón por el olor, lo que estimula la lactancia materna. Este contacto íntimo predispone a los niños a desarrollar un patrón de interacción recíproca.

Beneficios de la “Hora de oro”

La funcionaria destacó que si bien en el país la mortalidad infantil ha descendido, con esta práctica sencilla dichos índices pueden mejorar aún más, pues repercute en el fomento de la lactancia materna y sus grandes beneficios.

Entre los beneficios de la “Hora de Oro” está que permite una adecuada transición del recién nacido favoreciendo la adaptación fisiológica a la vida extrauterina con rápida mejoría de la oxigenación, regulación de su temperatura corporal y disminución del gasto energético.

Promueve la posibilidad de éxito de la lactancia materna. También aumenta el nivel de oxitocina con efecto antiestrés en la madre y mejora de la contractilidad uterina y la eyección de calostro.

Además de mejorar el vínculo afectivo de la madre y el hijo, facilita el desarrollo de un comportamiento de protección y un sentimiento de capacidad de la mamá para cuidar de su bebé.