Daniela Cerdas E.. 28 septiembre
La adquisión de equipos para habilitar más espacios para la atención de pacientes, ha sido uno de los gastos importantes en este emergencia. Aquí, la nueva torre del Calderón Guardia Foto: CCSS
La adquisión de equipos para habilitar más espacios para la atención de pacientes, ha sido uno de los gastos importantes en este emergencia. Aquí, la nueva torre del Calderón Guardia Foto: CCSS

De mantenerse el nivel de gasto y la ausencia de nuevos ingresos para la CCSS, los fondos para la atención de pacientes con covid-19 en hospitales podrían agotarse en diciembre.

Así lo dio a conocer este lunes la Contraloría General de la República (CGR) al alertar que para enero ya no habría recursos en el Fondo de Contingencias del Seguro de Salud, el cual se estableció originalmente para atender emergencias por inundaciones o por huelgas.

No obstante, desde marzo, es el dinero que se utiliza para enfrentar la emergencia sanitaria, con la compra de equipo y contratación de personal en los centros médicos.

Ese fondo se inició hace cuatro años con un capital de ¢45.000 millones; en junio se le inyectó un refuerzo de ¢40.000 millones para atender la pandemia y, ahora, se le sumarían otros ¢40.000 millones, con un presupuesto extraordinario que se tramita.

“Se determinó que en ausencia de nuevos ingresos y de mantenerse los niveles de gasto promedio mensuales (calculados en ¢8.760 millones), la probabilidad de que los fondos se agoten para diciembre 2020 es de un 94,34%, es decir, para enero 2021 no habría recursos”. Contraloría General de la República

La Contraloría realizó un análisis con el fin de valorar la suficiencia del Fondo de Contingencias, con base en un modelo de simulación a partir del ingreso presupuestario a enero 2020, por ¢45.000 millones, en el que consideró el flujo de ingresos y egresos a junio de 2020.

“Como resultado de ese análisis de simulación, se determinó que en ausencia de nuevos ingresos y de mantenerse los niveles de gasto promedio mensuales (calculados en ¢8.760 millones), la probabilidad de que los fondos se agoten para diciembre 2020 es de un 94,34%, es decir, para enero 2021 no habría recursos. Algún gasto adicional que supere el promedio de los últimos meses podría generar que dicha reserva se agote antes a lo estimado, de manera que no es posible garantizar la suficiencia del Fondo en atención a la emergencia sanitaria de covid-19”, indicó el órgano contralor.

La Contraloría añadió que, aun cuando se aprueben los ₡40.000 millones de presupuesto extraordinario, con el nivel de gasto promedio actual, la situación no cambiaría mucho.

“Ante dicho escenario, la probabilidad de que los fondos se agoten para abril 2021 es de un 99,8%, es decir, para mayo 2021 no habría recursos”, expresó.

La Nación consultó a la CCSS sobre las advertencias del órgano contralor, pero avanzada la tarde de este lunes, aún no se tenía una respuesta.

Los recursos del Fondo de Contingencia provienen de excedentes de otros periodos y de ingresos corrientes.

No obstante, inyectarle más dinero al fondo es todo un reto, pues como informó la misma Caja la semana anterior, se han perdido 87.000 cotizantes debido al desempleo generado por la pandemia, situación que han pérdidas por ¢253.000 millones.

El dinero que se incluyó en el Fondo en junio, fue aprobado por la Contraloría General de la República al considerarse la necesidad de mayor contenido por la reconversión del Centro Nacional de Rehabilitación (Cenare) en el Centro Especializado en la Atención de Pacientes con Covid-19 (Ceaco) y la necesidad de dotación de equipos de protección personal, así como la compra de reactivos y pruebas de covid-19.

Al 21 de agosto, según la CCSS, se tenía una ejecución del fondo del 75,5%, correspondiente a ¢64.189 millones y un disponible de ¢20.810 millones. A ese disponible se le adicionarían los ¢40.000 millones del presupuesto extraordinario que se tramita.

Debilidades

La Contraloría en su informe criticó que la Dirección de Presupuesto y el Centro de Atención de Emergencias y Desastres de la CCSS (CAED) no ha establecido objetivos específicos que delimiten las aprobaciones que se dan para la ejecución del Fondo , y se prioricen los gastos, en el marco de la pandemia.

Por otro lado, explicó que el Consejo Financiero y de Control Presupuestario estableció algunos “servicios prioritarios” para la creación de nuevas plazas y gastos particulares, no obstante, la Contraloría afirma que no halló la configuración de criterios. En la práctica, dijo, la asignación del recurso del Fondo se ejecuta bajo la demanda de las unidades ejecutoras.

“Aunado a lo anterior, la CCSS no ha realizado proyecciones de ingresos ni gastos del Fondo, sobre todo en el contexto de la pandemia, lo cual debilita la definición de requerimientos, el monitoreo y la determinación de la suficiencia del Fondo de Contingencias para atender las necesidades y cumplir con lo planificado como insumo para la toma de decisiones”, expresó la CGR.