José Andrés Céspedes. 13 enero
Las camas de cuidados intensivos requieren una vigilancia rigurosa durante las 24 horas, los siete días de la semana. Foto: Presidencia
Las camas de cuidados intensivos requieren una vigilancia rigurosa durante las 24 horas, los siete días de la semana. Foto: Presidencia

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) informó de que, este miércoles, había un total de 23 camas de cuidados intensivos críticos disponibles en los hospitales nacionales.

De acuerdo con la institución, esto significa que hay un 77% de ocupación de la totalidad de espacios para los pacientes más graves por el nuevo coronavirus.

En total, el país dispone de 354 camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), pero de ellas, existen 109 que son para los enfermos en situación más delicada.

No obstante, estos números son muy variables y pueden cambiar en cualquier momento, pues el hecho de que fallezcan pacientes o se recuperen, libera espacios.

Entretanto, en la categoría de Camas Severas, había 74 sin utilizar, hasta el corte de este miércoles, lo que significa un 69% de ocupación total de 240 existentes.

Según información de la CCSS, las camas en UCI para enfermos de covid-19 se dividen en dos clases:

Camas Críticas con todo el soporte técnico y personal especializado (intensivistas, terapeutas respiratorios, enfermeros calificados y otros perfiles) para lidiar con cualquier complicación.

Camas Severas las cuales no necesariamente ameritan todos los recursos de equipamiento y profesionales que las anteriores; sea porque el paciente no se ha deteriorado tanto o son insuficientes los recursos en equipo y personal.

La Caja también dispone de cinco camas en UCI para pacientes del Hospital Nacional de Niños, de las cuales, hasta este miércoles, solo dos se encontraban ocupadas.

Otro detalle que precisó la entidad pública es que, del total de 354 camas de UCI, 10 se encuentran “bloqueadas o fuera de servicio”: siete de ellas para pacientes críticos y tres para enfermos severos.