Patricia Recio. 29 marzo
El presidente de la Caja dijo que hay una lucha en el mercado internacional por conseguir equipo e implementos necesarios para cubrir la emergencia por covid-10. (Beth LaBerge/KQED via AP, Pool)
El presidente de la Caja dijo que hay una lucha en el mercado internacional por conseguir equipo e implementos necesarios para cubrir la emergencia por covid-10. (Beth LaBerge/KQED via AP, Pool)

El presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, aseguró este domingo que la institución busca exhaustivamente ventiladores para respiración asistida, a fin de atender la demanda en caso de un eventual incremento de casos de coronavirus.

Macaya dijo que están buscando “donde haya inventario” en el mercado internacional estos dispositivos.

“No queremos que un intensivista tenga que decidir a quien le da el ventilador cuando hay más pacientes que ventiladores, eso es algo que queremos evitar".

"Por eso, estamos comprando lo que podamos comprar en el mercado internacional, pero también tenemos que buscar otras opciones, las cuales incluyen la producción local”, dijo el jerarca.

Según los datos que dio a conocer el jerarca, hoy la CCSS cuenta con 555 ventiladores para adultos y 92 para niños. Además, compró 311 con plazos de entrega que van desde lo inmediato hasta inicios de junio.

“Los equipos se buscan en todo el mundo (...) hay equipo consumible que son insumos de protección de nuestro personal, eso se está adquiriendo donde haya inventario y no estamos escatimando en esa búsqueda.

"En cuanto a equipos más duraderos, como rayos X y ventiladores, los ventiladores en muchos países han sido desbordados por esta pandemia, como España e Italia, que tienen sistemas de salud muy fuertes.

"El crecimiento exponencial desbordó su capacidad y uno de los insumos de limitantes en la atención han sido los ventiladores”, agregó.

Producción local

El presidente de la Caja adelantó que, actualmente, también hay un grupo de costarricenses que trabajan para tratar de producir ventiladores localmente.

Ese equipo lo integran estudiantes de la Universidad de Costa Rica (UCR), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec), el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae) y personal de empresas de dispositivos médicos.

“Es un esfuerzo de ciudadanos comprometidos que quieren aportarle un diseño tecnológico que llene las expectativas de nuestros pacientes y que se pueda poner a producir localmente”.

“Otra opción es que la industria de dispositivos médicos, que está establecida en Costa Rica se sume a este esfuerzo, y hay posibilidades de que algo de esto avance.

"Tenemos que aprovechar todo ese capital humano que existe en Costa Rica especialmente en áreas de la tecnología para producir ventiladores, porque eso ya se volvió el cuello de botella”, explicó el jerarca de la CCSS.

Hospitales regionales.

Macaya también explicó que, si bien hay menos camas de Unidades de Cuidados Intensivos en hospitales regionales y menos especialistas, los dispositivos que se están comprando se van a colocar en donde haya capacidad para colocarlos.

“No es ponerlo en una cama, tiene que haber un especialista que pueda abordar al paciente e intubar si es necesario (...) si tenemos que trasladar a un paciente de una zona alejada al Cenare o a un hospital nacional que tenga más capacidad, lo vamos a hacer, tenemos equipos para trasladar esos pacientes”, dijo.

Adicional al recuento de equipos mencionados, el presidente ejecutivo insistió en que, a pesar de los esfuerzos que se realizan, “no hay recursos suficientes para atender una creciente ola exponencial de pacientes”.

“Si se vuelve exponencial como sucedió en Italia, España y está comenzando en California y Nueva York, no hay recursos suficientes y por eso es el llamado de que tenemos que quedarnos en casa. Tenemos que garantizar que los hospitales estén listos, pero viendo lo que sucede en el mundo, no hay recursos suficientes para atender todos los pacientes si esa ola se vuelve exponencial”, puntualizó.