Ángela Ávalos. 6 octubre, 2017
 Karen Torres y su hijo David encontraron refugio en el Liceo de Santa Cruz, en Guancaste. En ese cantón hay varios albergues para los damnificados por el paso de la tormenta Nate.
Karen Torres y su hijo David encontraron refugio en el Liceo de Santa Cruz, en Guancaste. En ese cantón hay varios albergues para los damnificados por el paso de la tormenta Nate.

El personal de la Caja en todo el país permanece en alerta para prevenir y detectar a tiempo la aparición de brotes de diarreas y males respiratorios entre la población afectada con las inundaciones que provocó la tormenta tropical Nate.

Las principales amenazas sanitarias en este momento provienen de las aguas que quedaron estancadas en muchas comunidades del país, así como del hacinamiento en que pudieran estar las más de 7.000 personas ubicadas en casi un centenar de albergues.

Enfermedades como la leptospirosis, dengue, chikunguña y zika, malaria y problemas respiratorios, diarreas y males de la piel, están en la lista de problemas de salud que se podrían disparar después de la emergencia.

Catalina Ramírez Hernández, de la Subárea de Vigilancia Epidemiológica, informó en un boletín de prensa de la Caja de que "las inundaciones ocasionan graves problemas sanitarios durante el anegamiento; problemas que se prolongan cuando se produce el descenso de las aguas y el retorno a los hogares".

Ramírez explicó que el riesgo de leptospirosis es uno de los más importantes. Esta es una enfermedad transmitida por roedores y animales domésticos como perros y caballos, que se adquiere por contacto directo con la orina de animales infectados o con un ambiente contaminado por orina. Esta bacteria ingresa por heridas en la piel de las personas.

Según Xiomara Badilla, jefe de la subárea de Vigilancia Epidemiológica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), durante las primeras 72 horas transcurridas tras las inundaciones, las consultas hospitalarias se centran en atender heridos y politraumatizados, pero la situación cambia los días siguientes para vigilar enfermedades respiratorias y otros problemas.

Prevención tras Nate
Prevención tras Nate

La Caja giró instrucciones a sus grupos técnicos para vigilar los grupos de población con riesgo de infecciones respiratorias agudas (IRAS), dijo la doctora, principalmente, adultos mayores, bebés y personas que tienen enfermedades de fondo (diabéticos, hipertensos, cardiópatas).

El principal consejo del personal de salud es extremar las medidas higiénicas, sobre todo, el lavado de manos.

Xiomara Badilla solicitó a las personas que presenten fiebre igual o mayor a 38 grados y tengan dificultad para respirar, consultar tempranamente en los servicios de salud.

Reprogramación de citas perdidas

La Gerencia Médica de la Caja iniciará la reprogramación de las citas perdidas a causa de la emergencia.

En un comunicado de prensa, María Eugenia Villalta Bonilla, gerenta médica, informó de que instruyó a todas las áreas de salud y hospitales del país para que desarrollen estrategias de reprogramación de citas y cirugías perdidas, a la mayor brevedad posible.

Alexánder Sánchez Cabo, director a. i. del hospital Max Peralta, de Cartago, informó que el personal reprogramará a los pacientes que perdieron sus citas como recargo en los siguientes 15 días, por iniciativa propia.

Randall Álvarez Juárez, director del hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, dijo que se habilitó la línea telefónica 2630-8020 para que los usuarios puedan recibir información acerca de las citas médicas programadas y garantizar la prestación de los servicios de salud.

Cuerpos de socorro trabajaron incansablemente en todo el país. En la foto, en la atención de los afectados por las inundaciones en Guanacaste.
Cuerpos de socorro trabajaron incansablemente en todo el país. En la foto, en la atención de los afectados por las inundaciones en Guanacaste.

Ileana Balmaceda Arias, del hospital San Juan de Dios, informó de que llamarán a los pacientes para indicarles la nueva fecha y hora.

A los pacientes de ese hospital capitalino, se les recomienda actualizar sus números telefónicos por las siguientes líneas: 2547-8132, 2547-8131 y 2547-8050.

Lávese bien las manos.
Lávese bien las manos.