Josué Bravo. 13 febrero
Marvin Rodríguez, segundo vicepresidente de la República. Foto: Lilliam Arce Robles.
Marvin Rodríguez, segundo vicepresidente de la República. Foto: Lilliam Arce Robles.

El segundo vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez, se opone al proyecto de ley que gravaría con un impuesto las ganancias de grandes cooperativas porque, en su criterio, no existe una cooperativa más grande que otra y estas organizaciones no funcionan según el modelo de empresa privada.

“La propuesta, como está planteada, ya lo he dicho en otros momentos, no es lo que más le conviene al país”, aseguró Rodríguez, quien no mencionó una alternativa para mejorar el proyecto.

La opinión de Rodríguez difiere de la posición de la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, y de la contralora General, Marta Acosta, quienes han avalado cobrar impuesto a las ganancias de las cooperativas, las cuales hoy están exentas de pagar impuesto de renta.

La jerarca de Hacienda, de hecho, más bien le pidió a los diputados gravar una mayor cantidad de cooperativas alegando que el texto actual solo permitiría gravar unas 15 organizaciones y solamente se lograría recaudar ¢6.500 millones anuales.

El vicepresidente Rodríguez brindó su opinión esta tarde al salir de la comisión legislativa de asuntos Agropecuarios, donde se analizaron los problemas económicos que atraviesa Cooprosanvito, R.L., una cooperativa cafetalera del sur del país.

El proyecto al que se opone Rodríguez es el 21.017, Ley de Impuesto sobre los Excedentes de las Asociaciones Cooperativas, tramitado en la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Legislativa.

Según el texto del PUSC en discusión, respaldado por siete fracciones legislativas con la finalidad de mejorar la recaudación, las cooperativas con ganancias anuales entre los ¢250 millones y los ¢750 millones, deberán pagar un 10% de impuesto sobre ese capital.

En tanto, aquellas con una renta superior a los ¢750 millones, deberán contribuir con un 20% de impuesto. Quedarían exentas las que reporten ganancias inferiores a los ¢250 millones anuales.

Rodríguez se opone al proyecto de ley porque, según dijo, las ganancias de capital de las cooperativas “no son grandes” en comparación con las empresas.

También, considera que en el país no hay cooperativas grande ni pequeñas, sino que hay algunas con una mayor base de asociados,

“Hay cooperativas que tiene una huella social y una huella de desarrollo maravillosa en el país. Hay otras que hay que mejorar y que hay que atender, pero no podemos agarrar y afectar a todo el sector como si todo fuera culpable. Eso lejos de ayudarnos, nos hace mal”, expuso Rodríguez.

“Nosotros estamos, todos como Ejecutivo, en la búsqueda de fortalecer al modelo empresarial cooperativo, eso le ha hecho bien al país, aunque hay cosas que mejorar”, dijo.

El segundo vicepresidente también cree que las asociaciones cooperativas son “una de las cosas buenas que le ha sucedido” al país para lograr desarrollo, por eso hay que mejorarlas.

“Pero eso nos significa poner limitaciones, porque lejos de ayudar al desarrollo integral del país podríamos causarle un gran daño”, insistió al cuestionar el proyecto de ley.

Ministro del MAG se opone a cobro de impuesto a la renta
Renato Alvarado Rivera (derecha) respalda la posición de las cooperativas de no pagar impuesto por sus ganancias superiores a los 250 millones. Le acompañan en la foto Álvaro Jiménez Cruz (izq.), Presidente de Coocafé R.L. y el segundo vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez (centro). Foto: Lilliam Arce Robles.
Renato Alvarado Rivera (derecha) respalda la posición de las cooperativas de no pagar impuesto por sus ganancias superiores a los 250 millones. Le acompañan en la foto Álvaro Jiménez Cruz (izq.), Presidente de Coocafé R.L. y el segundo vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez (centro). Foto: Lilliam Arce Robles.

El ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Renato Alvarado, fue más directo al responder que se opone al cobro de impuesto a las ganancias de las cooperativas.

Alvarado, quien también compareció en la comisión de asuntos Agropecuarios, cree suficiente el tributo de un 10% a la repartición de excedentes a los asociados de las cooperativas, contemplado en la reforma fiscal, la cual se aprobó en diciembre anterior.

“Es correcto, es correcto, sí señor”, respondió a la consulta de La Nación si se oponía al cobro del impuesto a las ganancias de las cooperativas. “Nos vamos a parar a la par de las cooperativas y con esa propuesta (de negarse a tributar por sus ganancias) que es la que ellos están defendiendo”, añadió el ministro.

La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Pública, conocida como la reforma fiscal, aumentó el cobro de impuesto sobre los excedentes declarados por el dinero recibido por sus socios.

El tributo pasó de 5% a 7% inmediatamente. Luego subirá punto porcentual por año hasta llegar al 10% de impuesto sobre los excedentes.

De esta forma Hacienda calcula recaudar ¢20.000 millones anuales, superior a los ¢8.000 millones que recaudaba antes de la reforma.

Según Alvarado, ese impuesto es suficiente para mejorar el aporte de las cooperativas a las finanzas del Estado.

“Consideramos que es suficiente la negociación que se dio, de tener ir incrementando en tractos”, insistió el ministro.

El ministro del MAG no considera a los dividendos de las cooperativas como tales, sino que más bien es un dinero ahorrado para luego realizar actividades sociales y de atención médica de sus asociados, por ejemplo.

“Las cooperativa ha permitido el desarrollo de los territorios donde nadie ha instalado una empresa o una industria. Son las cooperativas agroindustriales las que están generando riqueza y desarrollo . Creo (más bien) que es importante que el modelo cooperativo siga fortalecido”, sugirió Alvarado.