Rebeca Madrigal Q.. 12 febrero
De izquierda a derecha, Johnny Araya, Paula Vargas y Mario Vargas, candidatos electos a la alcaldía, primera vicealcaldía y segunda vicealcaldía de San José. Foto: PLN
De izquierda a derecha, Johnny Araya, Paula Vargas y Mario Vargas, candidatos electos a la alcaldía, primera vicealcaldía y segunda vicealcaldía de San José. Foto: PLN

El salario del alcalde de San José, Johnny Araya, bajaría de casi ¢9 millones a ¢5,5 millones a partir del próximo 1.° de mayo, cuando el funcionario inicie un nuevo periodo de cuatro años, producto de su reelección en el cargo.

El ajuste obedecería a las medidas de ahorro que la reforma fiscal impuso sobre los salarios públicos.

Al igual que en el caso de Araya, otras tres municipalidades rebajarían los salarios de alcaldes que hoy ganan más de ¢5,7 millones, el sueldo máximo establecido por la ley fiscal.

Se trata de los gobernantes locales Arnoldo Barahona, José Manuel Ulate y Carlos Cascante, de Escazú, Heredia, y Tibás, quienes también se reeligieron en las elecciones municipales del 2 de febrero.

En otros dos casos, los de Limón y Talamanca, no fue posible conocer si los ayuntamientos aplicarán las medidas de ahorro. Los alcaldes de estos municipios también figuran entre los mejores pagados.

En Limón, Néstor Mattis se reeligió y, en Talamanca, entrará un alcalde nuevo: Rugeli Morales, del PUSC.

En la Municipalidad de San José, el ajuste al alcalde Araya obedece a que la reforma fiscal estableció que ningún nuevo salario público puede superar los ¢5,7 millones, cifra equivalente a 20 veces el salario más bajo de la administración pública.

A su vez, el sueldo de la vicealcaldesa Paula Vargas bajaría de ¢7,2 millones a ¢5,5 millones.

El ayuntamiento josefino presupuestó salarios máximos de ¢5,5 millones para el alcalde y la primera vicealcaldesa, según confirmó el gerente de Recursos Humanos, Allan Vásquez, quien señaló que los salarios varían con el nuevo periodo porque no existe continuidad laboral.

Si bien la reforma fiscal estableció un tope de ¢5,7 millones, esta municipalidad presupuestó un máximo de ¢5,5 millones.

Al respecto, Johnny Araya dijo que desconoce cuál será el tope salarial, pero está consciente del recorte, sobre lo cual “no hay discusión”.

El gerente de Recursos Humanos dijo que los salarios anteriores no podían verse modificados porque se respetaron los derechos adquiridos. Sin embargo, al cambiar periodo, los jerarcas de los gobiernos locales entran como nuevos empleados.

Esa premisa aplica tanto para los alcaldes reelectos como para los nuevos.

Adicionalmente, la reforma fiscal estableció que los salarios superiores a los ¢4 millones no crecerían durante los dos años posteriores a la vigencia de la nueva ley, periodo que vence en diciembre de este año.

Será a partir del 4 de diciembre del 2020 que los salarios de los alcaldes podrán ajustarse por costo de la vida.

Después de Araya, el alcalde mejor pagado del país es Néstor Mattis, de Limón. No fue posible contactar al alcalde ni a un encargado de recursos humanos para conocer si su municipalidad aplicará la reforma fiscal.

La única referencia al respecto es el presupuesto del 2020, presentado en la Contraloría General de la República, en el que consta un salario de ¢7 millones para Mattis y de ¢5,6 para el vicealcalde.

Tampoco fue posible conocer el detalle del tercer alcalde mejor pagado, el de Talamanca. Al ser contactado por La Nación, el alcalde electo, Rugeli Morales, cortó la llamada.

En Escazú, el salario del alcalde Arnoldo Barahona bajará de ¢6,6 millones a ¢5,5 millones por el tope salarial de la reforma fiscal.

En el caso de José Manuel Ulate y Carlos Cascante, de Heredia y Tibás, los salarios bajarán, pero no por el tope, sino por otra razón: la reforma fiscal redujo el pago por prohibición del ejercicio liberal de la profesión para los alcaldes y otras figuras, de un 65% a un 30% del sueldo base.

Por tanto, el salario de Ulate baja de ¢5,9 millones a ¢4,6 millones y el de Cascante de ¢5,7 millones a ¢4,6 millones.

Los datos fueron obtenidos por La Nación a través de los encargados de recursos humanos o departamento de prensa.

El alcalde de Heredia afirmó sobre el cambio salarial: “Es una medida que tomó el Gobierno y no hay nada qué decir. Lo que yo diga o piense, la gente no va a estar de acuerdo. Uno puede dar un criterio y acá somos de doble moral y si uno dice la verdad, lo atacan”.

“Yo tengo una maestría en Recursos Humanos, y sé que el puesto se valora según la responsabilidad. El valor del puesto se hace según las responsabilidades del jerarca, es un elemento técnico y acá es un tema político y oportunista”.

Pese a que en San José, Heredia, Tibás y Escazú hay claridad de que no existe continuidad laboral, aun con la reelección de los alcaldes, en otros municipios mantienen dudas legales.

Así ocurre en La Unión, donde el jefe de Recursos Humanos, Josué Núñez, indicó a este medio que pedirán un criterio al departamento Legal para confirmar si existe o no continuidad laboral.

No fue posible conocer la situación en las alcaldías de Santa Cruz y Siquirres, donde los alcaldes también ganan más allá del tope fijado por la reforma fiscal.

También, existe una diferencia de criterios entre la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL) y el Ministerio de Planificación (Mideplán), rector de empleo público.

Por un lado, el asesor legal de la UNGL, Luis Eduardo Araya, considera que no existe continuidad laboral y que aplican los cambios que introdujo la reforma fiscal.

“A los 82 titulares de las alcaldías les aplica lo mismo; todos entran a un nuevo periodo sin importar si es o no una reelección", indicó.

Sin embargo, el criterio del Ministerio de Planificación (Mideplán) es que los alcaldes reelectos mantienen el mismo salario percibido hasta ahora.

12 ganan más que el presidente

Actualmente, al menos 12 alcaldes tienen salarios superiores al del presidente Carlos Alvarado, quien es compensado por su labor con ¢4,8 millones mensuales, según una constancia de setiembre del año pasado.

Los salarios de los alcaldes se rigen según una fórmula creada hace casi 50 años, en el Código Municipal, la cual se mantiene vigente sin tomar en cuenta el alcance de metas ni el tamaño del presupuesto de cada ayuntamiento.

El artículo 20 indica que “los alcaldes municipales no devengarán menos del salario máximo pagado por la municipalidad más un diez por ciento (10%)”.

Sin embargo, eso no quiere decir que el alcalde recibe solo un 10% más del mejor salario, porque se le agrega el porcentaje de prohibición.

Sobre ese mecanismo, el alcalde de Heredia afirmó: “El artículo 20 del Código Municipal es un absurdo. Si uno quisiera nombrar a una persona con 20 anualidades, yo me aumento el sueldo. Yo siempre ese artículo lo cuestioné. A como está redactado es muy peligroso, es vergonzoso”.

En tanto, el primer vicealcalde devenga un 80% del salario base que reciba el alcalde, pero también puede cobrar la compensación por la restricción del ejercicio liberal de la profesión.

Los alcaldes mejor pagados y su peso en el presupuesto

Estos son los alcaldes mejor pagados del país, comparados con su calificación en gestión municipal y el peso que su salario representa en el presupuesto anual.

FUENTE: CGR, UNGL    || INFOGRAFíA / LA NACIÓN.