Josué Bravo. 7 marzo
Rolando Laclé durante una entrevista con El Financiero en el 2014. Foto: Luis Navarro
Rolando Laclé durante una entrevista con El Financiero en el 2014. Foto: Luis Navarro

Rolando Laclé, exministro de la Presidencia durante el gobierno de Rafael Ángel Calderón Furnier (1990-1994), opina que el gobierno actual debe de recuperar el concepto de unidad nacional que incluya a figura de otros partidos para recuperar el “éxito” del inicio de esta administración.

El cuatro veces diputado, quien cumplirá 80 años este mes, opina que en Zapote faltan “más canas” y que urge recuperar la confianza del país en el gobierno, lo que, en su criterio, ayudará a reactivar la economía.

Así lo dijo en entrevista con La Nación, luego de que Rodolfo Méndez Mata, actual ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT), afirmara que buscará el consejo de figuras como Laclé y Rodrigo Arias en su tarea de mejorar el quehacer de la Casa Presidencial.

-Rodolfo Méndez Mata, ministro de Transporte, dijo en un programa de radio (Nuestra Voz) que llamaría a maestros como Rodrigo Arias y Rolando Laclé para obtener criterios que le ayuden en su labor de mejorar el quehacer de Presidencia. ¿Usted colaboraría con una opinión si así se lo solicitan?

Yo tengo un gran respeto por Rodolfo Méndez. Me parece que es una persona con una gran trayectoria. Fui su compañero de gabinete, soy su amigo. En lo que yo puedo colaborar con el ministro Méndez en esta situación por el bien del país, con mi consejo, con mi experiencia, con mucho gusto.

-¿Qué le podría aconsejar al gobierno en esta coyuntura?

Mi posición es que el gobierno debe de hacer una reorganización importante. Yo creo que este gobierno tuvo éxito cuando comenzó con un gobierno de unidad nacional. Creo que eso se ha ido perdiendo un poco, pero debería de volverse a pensar en esa posibilidad.

“Llamar a gente con conocimiento, con experiencia, no importa de qué grupo provenga o de qué partido, pero que contribuya definitivamente, en este momento, para que el gobierno pueda terminar sus próximos dos años con decisiones importantes, que es lo que le conviene al país”.

-¿Reorganizarse se refiere a cambiar ministros, viceministros y algunos otros jerarcas?

Pienso que el gobierno debe de hacer una reorganización importante. Eso habrá que valorarlo con cuidado y con el tiempo. Y valorar uno a uno, pero yo sí pienso que sí debe de haber una reorganización importante.

-¿Qué opina de la polémica con la creación de un equipo de análisis de datos que luego dio pie al decreto de la UPAD?

Me parece que esto ha sido muy lamentable. Es un tema totalmente delicado y, además, ha conmocionado al país y a la opinión pública. Pienso que fue una imprudencia política realmente grave y seria. Pienso que es porque, también, tiene que ver un poco con la necesidad de tener gente con alguna experiencia y conocimiento más profundo en materia jurídica y como asesores del presidente.

“Me parece que quienes manejaron este tema era gente demasiado joven, sin mayor experiencia y con poco conocimiento, no solamente jurídico sino también con poco conocimiento político. Yo creo que los errores más grandes de esta administración han estado en el campo político”.

-Propiamente, sobre el diseño de políticas públicas a través del análisis de datos. ¿Realmente es un tema novedoso?

Ese es un tema que se ha manejado aquí y en otros países con éxito. El tema es que para eso no se necesitaba el decreto que se emitió y menos la amenaza de obtener datos confidenciales de las personas. Son cosas diferentes.

“La administración de los datos para hacer política pública en el correcto sentido de la palabra es algo conveniente. Lo que pasa que si eso se desvirtúa y se convierte ya en un análisis de datos confidenciales de las personas y se amenaza a la gente, con eliminar el secreto bancario, etcétera, provoca un sentimiento de temor en la gente que no contribuye a lo que este país necesita urgentemente, que es confianza para recuperar confianza”.

-¿Crear un equipo técnico como este en Casa Presidencial era necesario?

No, no creo que sea preciso ubicarlo ahí. Creo que eso fue un error. Me parece que se debían haber utilizado los datos que ya tienen las instituciones públicas para hacer, valga la redundancia, política publica, pero no en la forma en que se desarrolló.

-Sobre el quehacer de Casa Presidencial, ¿amerita cambios administrativos o de algún otro tipo? ¿Por ejemplo, en la comunicación?

Yo quisiera más canas en Zapote, verdad. Un poco más de gente con experiencia. Un poco más de gente que pueda darle maduros consejos al presidente. Yo creo en la juventud, pero también creo en esa combinación que debe de existir entre juventud y experiencia. Desde luego que yo no conozco el manejo interno de Casa Presidencial. No lo sé.

“Me atrevo, simplemente, a dar una recomendación de tipo general en el sentido que me parece que esa combinación de juventud y canas es una buena combinación. Ahora, no puedo opinar expresamente de cuál es el manejo actual de la Casa Presidencial porque francamente lo desconozco”.

-¿Si el gobierno no se hace esa reorganización a qué se expone el gobierno y el país?

Lo veo complicado, verdad. Me parece que, si no se hacen estas rectificaciones, el futuro no es el que todos quisiéramos.

-Haber llamado a don Rodolfo para esa labor de poder revisar el trabajo en Presidencia, debido a que ha sido exitoso en su gestión, tiene experiencia y las canas a lo que usted se refiere, ¿se valora como un gran acierto?

Yo creo que ese es un gran acierto del señor presidente. Haber llamado a coordinar este equipo a don Rodolfo Méndez es una decisión muy, pero muy buena.

"Don Rodolfo Méndez es un hombre que ha demostrado, en el ejercicio de la función pública, una enorme capacidad. Se ha distinguido en este gobierno, obviamente, como el mejor ministro de la administración Alvarado.

“Yo estoy seguro de que, con Rodolfo Méndez coordinando esto, se generarán cambios importantes y beneficiosos para el gobierno que, al final, son cambios beneficiosos para el país. A todos nos conviene que al gobierno le vaya bien”.

-A pesar de algunos esfuerzos del gobierno como llamar a don Rodolfo a coordinar esa labor en Presidencia, la salida de un ministro y viceministros y otras acciones en medio de esta polémica, van encaminados a restituir la confianza en el gobierno. ¿Esas acciones son suficiente para mejorar la relación con el Congreso? O bien, ¿cómo se recupera esa confianza, incluso, con la ciudadanía?

Con acciones. Esta confianza con la Asamblea y con la oposición que, por cierto, ha sido una oposición muy responsable, solo se puede restablecer con acciones concretas. Ya no es solamente hacer promesas y dar mensajes, no.

"Hay que hacer acciones concretas que demuestren que realmente va a haber una rectificación, que va a haber un deseo de volver a manejar esto con un concepto de unidad nacional como se manejó al principio con este gobierno.

“El presidente Alvarado y creo que acertó al principio, el gobierno, de buscar la imagen de un gobierno de unidad nacional. Eso le dio un resultado positivo. Obtuvo una ley muy importante como la ley de sanidad fiscal y ha tenido un ambiente en la Asamblea Legislativa con una oposición que ha sido responsable”.

¿Qué acciones se deben de hacer en concreto? Por ejemplo, hay una agenda de transformaciones pendiente en la Asamblea Legislativa.

Esa agenda que está pendiente en la Asamblea Legislativa es importantísima para el país. Pero eso, va a caminar en el tanto y cuanto la Asamblea recobre la confianza en el Poder Ejecutivo. Sobre lo primero que hay que hacer ahora es este planteamiento para el que se ha llamado don Rodolfo. Si eso sale bien, sale adelante, estoy seguro que la Asamblea continuará con una agenda que es de gran importancia.

“Lo que sigue es tan importante como lo que se logró con la ley de las finanzas públicas. Hay que aprobar, ahora, varias cosas más. Hay que revisar los empréstitos y los que están bien, aprobarlos. Hay que mandar la ley de empleo público y me parece que la agenda que tiene la Asamblea es de valor, de carácter nacional y ojalá pueda la Asamblea aprobar esos proyectos”.

¿Con todos esos proyectos se podrá a reactivar economía?

Definitivamente sí, definitivamente sí. El problema porque no se reactiva la economía es, fundamentalmente, porque la confianza no se ha podido recuperar.

“El gran problema de este país hoy es confianza. Y eso es lo que necesitamos recuperar. En el tanto volvamos a tener confianza, el país vuelve a caminar porque habrán nuevas inversiones, habrán nuevas empresas, habrá más trabajo. El problema de la desocupación es un problema muy serio que tenemos en este momento. Todo eso se soluciona con reactivación económica y, ¿reactivación económica cómo se produce? Recuperando confianza”.