Josué Bravo. 22 septiembre
"A las empresas hay que bajarle la tasa, hacerla única, pero también hay que cerrarles el portillo de la elusión", propuso Rodrigo Chaves, exministro de Hacienda. Fotos: Jorge Navarro

Rodrigo Chaves, exministro de Hacienda del actual gobierno, propuso crear un impuesto único del 25% para las empresas, en vez de incrementarlo al 36% como pretende la administración Alvarado.

Así lo manifestó al referirse a la versión inicial del plan de ajuste económico que el Gobierno le propondría al Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de un financiamiento por $1.750 millones para aliviar las finanzas públicas.

“Métale 25% a todas (las empresas), pero hágalas cumplir y cierre los portillos”, sugirió.

Una de las medidas del paquete del Poder Ejecutivo es que las empresas con altas ganancias paguen hasta el 36% del impuesto sobre la renta, en vez del 30% actual.

“El 36% es excesivo”, aseveró el exministro. “Ya seríamos el país con la tasa tributaria a la rentabilidad de las empresas más alta de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) porque sería el 36% sobre las utilidades y después le mete el 15% a la distribución de dividendos”, agregó.

Por otra parte, propone subir del 13% al 15% el impuesto al valor agregado (IVA), siempre que este se le devuelva a las clases vulnerables mediante el Sistema Nacional de Información y Registro Único de Beneficiarios del Estado (Sinirube) o la factura electrónica.

“Nosotros estamos entre los más bajos de América Latina, al 13% del IVA. Chile y otros países están en el 20% y 21%. Yo diría que al 15% es razonable, siempre y cuando el aumento del ingreso no sea para seguir pagando los excesos del sector público costarricense”, señaló.

Además, cree oportuno que el Gobierno baje su pretensión de elevar el tributo sobre bienes inmuebles del 0,25% al 0,75% sobre el valor de las propiedades. Considera que el incremento podría ser hasta el 0,50%.

“Ese es un impuesto que creo es fácil de recoger y por eso se están yendo ahí. Las propiedades no echan patas, se sabe quién es el dueño y ahí está la garantía que es la propiedad en sí misma. Pero ese es un impuesto regresivo. Es delicado porque hay gente que tiene casas, pero no tiene el flujo de efectivo. Imagínese una señora pensionada”, criticó.

Finalmente, el exministro considera que la idea crear un impuesto a las transacciones bancarias debe implementarse pero por dos años y no por cuatros, como pretende el Gobierno.

Chaves insiste en que estas medidas de orden tributario deben ir acompañadas por reformas estructurales que recorten el tamaño del Estao y mejoren la productividad del sector privado, de modo que puedan ser aceptadas por el FMI.

Impuesto único

En el caso del pago de renta a las compañías, el exministro Rodrigo Chaves consideró que la progresividad no debe ser entre ellas, sino entre las personas físicas. Es decir, que una persona que recibe más ingresos, tribute más.

“Yo no veo por qué Costa Rica no tiene un impuesto único para las empresas, lo que en inglés se llama un flat tax, porque la desigualdad entre empresas no tiene sentido”, señaló.

Una de las medidas del paquete del Gobierno, anunciado hace una semana, propone elevar entre el 2,5% y el 10%, por dos años, el impuesto de renta a los ingresos de personas y empresas.

Si eso ocurre, afirmó Chaves, sería un desincentivo para la formalidad. En el escenario en que la empresa tenga que pagar 36% de renta, el inversionista verá elevado el pago de tributos hasta el 51% cuando tenga que pagar el gravamen en la distribución de dividendos, añadió.

“A las empresas hay que bajarles la tasa, hacerla única, pero también cerrarles el portillo de la elusión”, insistió.

Según el plan del Poder Ejecutivo, las personas jurídicas con rentas brutas superiores a los ¢109,2 millones por año, pasarían a pagar 36% de impuesto de renta, en vez del 30% actual.

De esa forma, una compañía con utilidades por ¢500 millones anuales, tendría que desembolsarle al Estado ¢180 millones en vez de ¢150 millones con la tasa actual, por ejemplo.

Para las compañías con ingresos inferiores a ¢109,2 millones, el Gobierno también pretende aplicar aumentos en las tasas, hasta de diez puntos porcentuales.

Con el aumento en la tasa de renta a empresas y trabajadores independientes, el Gobierno pretende recaudar ¢240.925 millones, entre 2021 y 2023.

Mientras tanto, por el incremento de renta a los salarios superiores a los ¢840.000, Zapote pretende obtener ¢277.429 millones en los mismos dos años.