Natasha Cambronero. 27 julio, 2016
El diputado y fundador del PAC, Ottón Solís, compareció este jueves, como testigo, en el juicio que enfrenta su partido por una supuesta estafa de ¢16, millones contra el Estado.
El diputado y fundador del PAC, Ottón Solís, compareció este jueves, como testigo, en el juicio que enfrenta su partido por una supuesta estafa de ¢16, millones contra el Estado.

Ottón Solís dijo este jueves que el Partido Acción Ciudadana (PAC) debería desaparecer si es declarado culpable en el juicio que enfrenta por una supuesta estafa de ¢16,2 millones contra el Estado.

"No quiero imaginarme que eso pueda ocurrir, el hacer facturas falsas, eso es lo que ustedes (los jueces) tienen que dilucidar y, si alguien lo ha hecho, ojalá que muera en la cárcel, sea quien sea. Y si el partido es culpable, ojalá que desaparezca por haber hecho eso también. Eso es una estafa”, dijo el fundador y actual diputado de la agrupación de Gobierno.

Las declaraciones las emitió durante su comparecencia ante el Tribunal Penal de San José, donde asistió como testigo del Ministerio Público.

El PAC enfrenta un proceso judicial por el manejo financiero de la campaña presidencial de 2010, en la que Ottón Solís fue candidato presidencial. Según la Fiscalía, el grupo político habría cobrado al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ¢16,2 millones en facturas por servicios especiales que fueron prestados de forma gratuita o que, del todo, no se realizaron.

El Ministerio Público considera que el PAC cobró al TSE al menos nueve contratos falsos, cada uno de ellos por ¢1,8 millones, como parte de la partida de servicios especiales. Además, presume una posible estafa en otros 254 acuerdos contractuales.

Al respecto, Solís dijo desconocer cómo se manejó el tema financiero en la campaña electoral. Alegó que esa función estaba a cargo de la tesorería del PAC, liderada por Mynor Sterling, uno de los dos imputados en el caso.

"Conocí partidarios que decían 'yo voy a hacer un contrato con el partido y después voy a ver si le regalo la plata al partido'. Yo oí partidarios decir eso y yo, por lo menos, no me enfrenté a eso, no dije que eso era incorrecto, que era ilegal (…). No lo veté, no lo veté, o sea, si eso es el auto (la acusación), yo soy parte de los culpables". Ottón Solís, diputado del PAC
Nada antiético

Solís condenó la posibilidad de que autoridades del partido hayan cobrado al TSE por servicios que no se realizaron.

Sin embargo, consideró que no hay nada ilegal, inmoral o antiético en que una persona le regale al partido el monto cobrado por un trabajo que realizó.

Una de las tesis de la Fiscalía es que el PAC facturó al TSE servicios especiales que los simpatizantes hacían de manera voluntaria, sin cobrar, pidiéndoles que firmaran contratos y asignándoles bonos de deuda política de la categoría B. No obstante, los bonos nunca llegaron a manos de los partidarios pues se quedaron en la caja fuerte del partido.

“Yo no logro ver cuál es el problema moral o político en eso, que una persona le regale plata al partido, lo que se ganó trabajando en política, en el partido o en otra cosa. Nunca he visto cuál es el problema salvo que la familia le pueda reclamar ¿'cómo es eso que usted le regala plata al partido que usted se ganó trabajando'. Pero en términos legales, ¿qué más da?”, expresó el legislador.

“Conocí partidarios que decían 'yo voy a hacer un contrato con el partido y después voy a ver si le regalo la plata al partido'. Yo oí partidarios decir eso y yo, por lo menos, no me enfrenté a eso, no dije que eso era incorrecto, que era ilegal (…). No lo veté, no lo veté, o sea, si eso es el auto (la acusación), yo soy parte de los culpables (…). No me sonó como una aberración o una irregularidad que la gente tuviese esa intención”, agregó.

En la causa figura como acusado, además de Maynor Sterling Araya, Manuel Antonio Bolaños Murillo, quien era y sigue siendo colaborador del partido.

A ellos no solo se les atribuye una supuesta estafa contra el TSE, sino también un aparente delito de uso de documentos falsos.

La acusación

De acuerdo con la Fiscalía, Sterling hizo firmar a varias personas contratos que nunca se ejecutaron con la intención de cobrarlos al TSE dentro del monto de deuda política que le correspondía a la agrupación.

En su declaración, la cual duró aproximadamente dos horas y media, Ottón Solís aseguró que nunca escuchó o tuvo sospechas de que eso hubiese ocurrido durante la campaña de 2010 y que se dio cuenta hasta que el caso salió en la prensa, en el año 2012.

Añadió que, fue hasta ese momento, que un partidario le contó que a otra persona lo hicieron firmar un contrato por un servicio que ofreció y que no quería cobrar.

Sin embargo, dijo que no le dio importancia al comentario porque en política es usual recibir ese tipo de quejas de simpatizantes que quedaron molestos porque no fueron electos o porque estaban disconformes con decisiones internas del partido.

“Yo no creía, jamás, que el partido estuviera haciendo eso, que hiciera una factura hechiza, que alguien me dijera a mí fírmeme un contrato por el alquiler de un carro que no hubiese alquilado y que después el partido lo cobrara (al TSE)”, reiteró el fundador del PAC.