Sofía Chinchilla C.. 21 junio
El Desierto de Arizona es catalogado como el lugar más peligroso de la frontera entre Estados Unidos y México.
El Desierto de Arizona es catalogado como el lugar más peligroso de la frontera entre Estados Unidos y México.

El niño costarricense que fue abandonado la tarde del martes, en el desierto de Arizona, Estados Unidos, portaba su certificado de nacimiento y un papel con varios números de teléfono de parientes en Costa Rica.

Fue así como la Policía de Fronteras de Estados Unidos pudo identificarlo. Ahora, tanto las autoridades de ese país como las costarricenses se dedican a esclarecer las condiciones en las que viajó el menor, de tan solo seis años.

"Eso lo estamos investigando, todavía no se tiene claro. El niño portaba su certificado de nacimiento en una bolsita, y también algún número de teléfono que le dieron sus parientes, que lo enviaron en esta situación tan poco humana..., un niño de seis años", relató María Cristina Castro, jefa del Departamento Consular del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El pequeño fue hallado al norte de la línea fronteriza entre Estados Unidos y México, al oeste de la localidad de Lukeville, Arizona, cuando la temperatura llegaba a 38 grados Celsius.

(Video) Niño costarricense fue hallado solo en desierto de Estados Unidos

Ahora se encuentra en un albergue en la ciudad de Tucson, también en Arizona. Por parte del gobierno de Costa Rica, velan por él Carmen Bermúdez, cónsul honoraria en Arizona, y Mabel Segura, cónsul general en Los Ángeles.

"Ya está siendo acompañado tanto por la cónsul general en Los Ángeles (Mabel Segura), que se fue de inmediato en cuanto la señora vicepresidenta y canciller (Epsy Campbell) le dio la instrucción. Se fue en la madrugada a Arizona y ya están las dos cónsules juntas para acompañar al menor", comunicó Castro.

Las autoridades costarricenses ya lograron comunicarse con la mamá del pequeño, quien reside de manera irregular en EE. UU., y ahora están analizando los pasos a seguir para resolver su situación.

Al ser hallado en el desierto, el menor estaba completamente solo. Según le contó a los policías, lo dejó ahí un tío, quien le dijo que alguien iría a rescatarlo. El menor estaba de camino hacia el lugar en el que vive su mamá, el cual no ha sido revelado por las autoridades diplomáticas.

La Cancillería informó a La Nación de que la canciller Epsy Campbell habló por teléfono con el niño y comprobó que se encuentra en buen estado. La jerarca, además, dio instrucciones al personal consular para que trabajen prioritariamente en el caso.

El Ministerio de Relaciones Exteriores se reserva la identidad del menor, para protegerlo. Según indicó la entidad, tampoco puede revelar la región del país de la cual procede.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) también está a cargo de buscar y contactar a los familiares del menor en Costa Rica.