Política

María Inés Solís rechaza responder preguntas sobre mociones con burla racista

Tras dos días de polémica, jefa de campaña de Pedro Muñoz insistió en que solo se referirá al tema en plenario y a través de comunicados de prensa

La diputada María Inés Solís, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), rechazó responder consultas del periódico La Nación sobre las 70 mociones que le presentó el miércoles a un proyecto de acciones afirmativas para la población afrodescendiente.

Las mociones de Solís al expediente 21.499, que pretende asegurar el 7% de las plazas vacantes en el sector público para la población afrodescendiente, siempre que las personas cumplan con los requisitos para cada cargo, fueron consideradas como una burla racista para la mayoría de los diputados de la Comisión Plena Primera, donde se discute el plan de ley.

A través de su periodista, la congresista solamente respondió que no atendería una sola de las consultas que se le plantearían en torno a la intención real de las mociones que varios legisladores acusaron de ser abiertamente racistas y discriminatorias.

Por vía indirecta, la también jefa de campaña del precandidato socialcristiano, Pedro Muñoz, argumentó que ya se refirió al tema en un comunicado de prensa emitido la mañana del jueves, en el que niega una intención racista, y en una intervención durante la sesión del plenario.

En sus mociones de fondo, la diputada María Inés Solís propuso que, en lugar de “afrodescendientes”, el texto diga, por ejemplo, “afrodescendientes, negros”.

Decenas de mociones proponen otras opciones, como poner afrodescendientes y refugiados, o personas desempleadas, personas en condición de pobreza extrema, chinos, asiáticos, malekus o personas de la comunidad LGBTIQ.

Incluso, planteó que el texto dijera “afrodescendientes, hindúes”, aunque el hinduismo es una religión, no una etnia.

Entre las preguntas que este medio pretendía hacerle a la sancarleña están:

– Si su intención es proteger a las minorías, ¿por qué no las incluyó todas en una moción, en vez de segregarlas?

– ¿Cuál es su preocupación por la minoría religiosa hindú, que además no es un grupo étnico?

– ¿Acaso los desempleados son, según el criterio de ella, una minoría étnica?

– ¿Cree firmemente ella que el Estado le debe dar plazas a los refugiados, o estaba haciendo una burla con ellos y con el proyecto en general?

– ¿No cree en las cuotas para poblaciones vulnerabilizadas o discriminadas?

– ¿No cree en la necesidad de cuotas para la participación de la mujer en política?

Según un estudio del Programa Estado de la Nación, fue la aprobación de la Ley de Promoción de la Igualdad Social de la Mujer la que ha permitido, a partir de 1990, una tendencia hacia el incremento sostenido de la cantidad de mujeres en cargos de elección popular municipal, como las regidurías por ejemplo.

De no haberse dado esa ley con sus acciones afirmativas en favor de las mujeres, difícilmente se habría roto la brecha en la representación femenina en esos cargos.

La propuesta de ley de Gourzong, precisamente, busca asegurar un 7% de plazas vacantes en el sector público para una población que representa el mismo porcentaje de los costarricenses. Además, pretende darles acceso a cupos educativos en el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

En el pasado, el país también ha legislado, con acciones afirmativas, en favor de la población de personas con discapacidad, también asegurado puestos en el sector público.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.