Política

Luis Antonio Sobrado: ‘No hay personas imprescindibles’

“No hay personas imprescindibles y menos en el caso de una institución que a lo largo de siete décadas ha sido un factor de orgullo costarricense y sinónimo de democracia”. Con estas palabras, el magistrado Luis Antonio Sobrado llamó a la tranquilidad y a la confianza en el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) luego de renunciar a la institución, a menos de tres meses de los comicios del 2022.

Entretanto, la magistrada Eugenia Zamora, quien asumirá la Presidencia del TSE de forma interina, manifestó que esta situación no impedirá a los costarricenses celebrar un proceso electoral de forma segura y democrática.

“Nuestras fortalezas nos permiten garantizarles a los costarricenses unas elecciones nacionales impecablemente organizadas, como desde hace más de 70 años. Esta institución conducirá a la sociedad costarricense a la renovación en paz y libertad de las autoridades de Gobierno”, aseguró Zamora.

Luis Antonio Sobrado González, de 60 años, es el magistrado más experimentado del TSE. Desde que asumió su cargo como presidente del árbitro electoral, el 27 de julio de 2007, encabezó los comicios nacionales de 2010, 2014 y 2018. Además, funge como magistrado desde el 5 de abril de 1999.

Ese órgano también está compuesto por los magistrados Eugenia Zamora Chavarría, Max Esquivel Faerrón, Luz Retana Chinchilla y Hugo Picado León. Zamora y Esquivel son los únicos magistrados propietarios, pues Retana y Picado son magistrados suplentes que hoy están en funciones por el periodo electoral.

El asesor político del TSE, Gustavo Román, agregó que los demás magistrados tienen basta experiencia en la organización de procesos electorales.

Ellos son Eugenia Zamora Chavarría, Max Esquivel Faerrón, Luz Retana Chinchilla, Hugo Picado León y Luis Diego Brenes (interino).

“Las personas que acompañan a Luis Antonio en la magistratura son auténticos expertos y expertas en materia electoral; aquí no hay gente improvisada, son personas que saben mucho, que tienen muchas elecciones a cuestas y, debajo de ellos, hay más de mil personas trabajando en el Tribunal que saben muy bien cómo hacer elecciones.

“Entonces, en ese sentido, el mensaje es de confianza, de tranquilidad. Vamos a garantizarles a los costarricenses unas elecciones impecables en febrero y eventualmente en abril”, manifestó Román.

Compleja campaña electoral

Después de renunciar por su relación de parentesco con Ana Lupita Mora, candidata a vicepresidenta de Rolando Araya, Sobrado comentó que los comicios que se avecinan en febrero próximo serán complejos. Mencionó factores como debilitamiento de los partidos políticos, los efectos de la pandemia de coronavirus, la desesperanza y las campañas de desinformación.

“Nos hemos quedado en la superficie apuntando a la enorme cantidad de candidatos que están compitiendo, pero esa enorme cantidad no es más que consecuencia, un reflejo de la erosión de las lealtades partidarias, el debilitamiento de los partidos políticos con estructuras que aglutinan a la ciudadanía para la participación política.

“Una complejidad que también está relacionada con dos años de pandemia, que ha generado sufrimiento para la sociedad costarricense, desempleo para muchos, quiebra de emprendimientos ciudadanos e, inclusive, luto en muchas familias. Ese conjunto de situaciones, más los efectos psicológicos del confinamiento crean un caldo de cultivo para la desesperanza, para el enojo y si no se manejan de manera adecuada estos sentimientos pueden hacer del proceso electoral algo difícil, donde la discusión se lleve a niveles que no son los acostumbrados.

“El país está enfrentando un recambio de sus autoridades gubernamentales en el plano nacional con una situación muy compleja para todos y con sentimientos muy intensos que deben encausarse proactivamente para provecho de la calidad de las elecciones”, concluyó.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.