Por: Esteban Oviedo.   16 enero

Juan Diego Castro, candidato presidencial del PIN, dijo que el diario La Nación dejará de circular antes de que él cumpla un año en un eventual gobierno, en caso de que gane las elecciones. Lo declaró la noche del lunes.

"Este pasquín diabólico, que tiene usando mi foto en una primera página para pedirle a ustedes costarricenses, que compren esa edición impresa, no pasará un año de mi gobierno de que ese periódico impreso deje de circular", afirmó primero, durante la presentación de un libro en el Indoor Club.

(Video) Juan Diego Castro dice que 'La Nación' dejará de circular en su primer año de gobierno

Luego, agregó: "Están locos, ¿creen ustedes que este país confía en ese periódico? Están suplicando que la gente les compre ese pasquín impreso. Pronto desaparecerán, pero no porque yo lo cierre, no porque yo haga algo, simplemente porque ha sido tanto el veneno que ustedes terminaron envenenándose".

Consultado por la prensa este martes, después de un debate sobre el tema agrícola, Castro declaró: "Estoy seguro de que La Nación, como ha pasado en otros grandes periódicos del mundo, que no son tan torteros, porque en La Nación son defraudadores fiscales, va a dejar de ser de papel. Ya ni con mi foto logran levantar las ventas de la edición de papel".

Además, calificó de "infame" al equipo de periodismo del diario.

"Están en una campaña psicopática. Yo sé cómo defenderme, yo sé quiénes son los de La Nación y a quiénes representan", continuó.

Una reportera le preguntó si sentía ataques de La Nación. El político le respondió: "No, no siento, señorita, usted es periodista. ¿Usted había visto alguna vez una campaña como la que tiene La Nación en contra mía? Ha usado seis veces la foto donde estoy así (hace el gesto), les encanta, tienen que estar locos. No, yo no hablo, tengo que defenderme, no me gustaría hablar de La Nación, me molesta".

Más adelante, apuntó: "Ah, y hay algo más, La Nación tiene un tentáculo en el periódico (Semanario) Universidad, donde están sus experiodistas, que también se dedican al periodismo infame".

Además, insistió sobre La Nación: "Se ha ido encogiendo y encogiendo, es el ritmo de los tiempos. Periódicos en serio, del mundo, han pasado a la versión digital. Esa gran inversión de la rotativa gigantesca, va a quedar para el museo de la infamia".

Al consultársele de dónde saca el cálculo de menos de un año, contestó: "No, no, no. Yo creo que, como ha venido tan mal económicamente, no le funcionan los negocios que hace, se mete a hacer otros negocios, porque ya el del periódico no le sirve, pues no va a ser rentable seguirlo manteniendo. Pero Aarón, dejemos claro una cosa, porque como a ustedes les fascina darle vuelta a mis palabras, yo no tengo ganas ni intención de ir a cerrar un periódico al que ya el país no le cree".