Josué Bravo. 6 julio
"La economía como un todo se nos hizo más pequeña", reconoció el ministro de Hacienda, Elian Villegas. Foto: Roberto Carlos Sánchez / Presidencia para LN.

El Gobierno le pedirá permiso a los diputados para tapar, con dinero prestado, la mayor parte del hueco que generó la caída de casi ¢1,2 billones en los ingresos provenientes de impuestos, para este año, dentro de las finanzas públicas.

El planteamiento consiste en solicitar a la Asamblea Legislativa aumentar el límite de endeudamiento del 2020 en unos ¢800.000 millones.

Así lo confirmó Elián Villegas, ministro de Hacienda, quien precisó que la solicitud será planteada en el segundo presupuesto extraordinario del 2020 el próximo 13 de julio.

El Gobierno planea hacer un recorte de gastos por unos ¢355.000 millones, equivalente a un 1% del producto interno bruto (PIB), pero la caída en los ingresos corrientes es de ¢1.165.192 millones, un 3,3% del PIB.

“Sí, hay que pedir una autorización para esa diferencia que no se va a poder financiar con impuestos. Hay que financiarla de alguna otra manera y esa forma es, precisamente, con endeudamiento”, explicó el ministro Villegas.

El jerarca aclaró que, si bien se pedirá la autorización para aumentar el límite de endeudamiento, es probable que no se requiera utilizar todo el dinero.

“Pero es la forma de equilibrar ingreso proyectado y gastos proyectados”, explicó.

En noviembre anterior, al aprobar el Presupuesto Nacional de ¢10,5 billones para el 2020, los diputados establecieron que ¢5,46 billones se financiarían con ingresos corrientes (impuestos y otros rubros) y poco más de ¢5 billones con dinero prestado mediante deuda pública.

Sin embargo, este viernes, la Contraloría General de la República (CGR) reveló que, debido a la crisis actual generada por el covid-19, los ingresos corrientes del Gobierno Central caerán en casi ¢1,2 billones en este 2020.

La caída equivale a un 21% de los ingresos corrientes que se habían presupuestado. Del dinero que se dejará de percibir, ¢1.156.437 millones corresponden a la disminución de ingresos por impuestos y ¢8.755 millones a ingresos no tributarios.

Además, en la parte del gasto, el Presupuesto Nacional ya había subido a ¢10,6 billones al incorporar recursos necesarios por la pandemia de coronavirus.

Deuda interna, luego externa

“Lo que hay que hacer ahora, entonces, es ver lo que queda por incorporar, que es el diferencial que existe de lo que nos dijo la Contraloría General de la República, de una caída de ingresos de ¢1,15 billones, menos el monto que se esté reduciendo en el presupuesto extraordinario. Entonces, (la solicitud) va a andar, efectivamente, en el orden de los ¢800.000 millones”, reiteró.

La solicitud de ampliar la colocación, continuó el jerarca, sería para deuda interna.

Luego, esos recursos que se puedan obtener en el mercado local se irían sustituyendo por deuda externa, que generalmente es más barata, siempre que la Asamblea Legislativa apruebe el paquete de empréstitos internacionales que el Gobierno tramita ante los diputados, añadió.

“Entonces, aquí se hace necesaria la aprobación de los empréstitos. Ya algunos se han presentado y otros se presentarán en algunas semanas a la Asamblea Legislativa”, manifestó el jerarca.

El plan de endeudamiento externo definido por el Gobierno para todo este año es de $3.133 millones (¢1,8 billones).

Hueco en presupuesto 2020

FUENTE: CGR    || INFOGRAFÍA JUAN C. ALPÍZAR/ LA NACIÓN.

Otras fuentes

Pese a que adelantó la eventual gestión para ampliar el techo de deuda de este año, Villegas dejó claro que el Poder Ejecutivo también buscaría recursos frescos en instituciones autónomas o descentralizadas.

En este aspecto, recordó que en la corriente legislativa se tramita el proyecto de ley Pagar, el cual propone destinar ¢226.000 millones de superávits de instituciones publicas para la amortización de deuda pública. La iniciativa la presentó el Poder Ejecutivo.

Sin embargo, el propio gobierno solicitó a finales de mayo excluir al Instituto Costarricense de Turismo (ICT), el cual, según el texto base del plan, aportaría ¢28.500 millones. La decisión se debe a la difícil situación que sufre el sector turismo debido al nuevo coronavirus.

Adicionalmente, el gobierno pidió reducir el aporte del Consejo de Salud Ocupacional de ¢18.000 millones a ¢10.000 millones, en virtud de que sus ingresos se verían disminuidos por el aporte de ¢75.000 del Instituto Nacional de Seguros (INS) para financiar los Bonos Proteger.

“En su versión definitiva el proyecto nos podría rendir al menos unos ¢100.000 millones y, en general, habrá que hacer algunos esfuerzos importantes de cómo podemos llevar recursos frescos, recursos sin costos, para beneficio del Estado costarricense. Eso habrá que buscarlo en el sector descentralizado del gobierno y ahí seguiremos con ese tema”, añadió el ministro.

Sobre la caída en los ingresos tributarios, Villegas agregó: “De alguna forma ya estábamos trabajando con esos números y previendo los distintos escenarios que se pueden presentar. Por eso, le hemos puesto especial énfasis al tema de presupuesto extraordinario que queremos presentar. Igualmente le estamos poniendo muchísimo cuidado al presupuesto del 2021″.

“Hay que trabajar con la situación que tenemos en este momento, que es delicada. El tema aquí es terminar el año bien y proyectarnos para el 2021, ojalá, con algún esquema de reactivación económica más en marcha”, aseveró.

Recorte del 1% del PIB

Sobre la estructura que podría tener el recorte presupuestario del 1% del PIB, Villegas recordó que el gobierno mantiene negociaciones abiertas con los rectores de las universidades públicas.

El planteamiento del gobierno es recortar ¢65.000 millones al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

Empero, al menos la Universidad de Costa Rica (UCR) rechazó el planteamiento. Villegas reiteró que el próximo martes habrá una nueva reunión con las universidades, con el fin de lograr un acuerdo.

“Son conscientes de la situación país por la que estamos atravesando. Les hemos insistido bastante en el tema y, por su parte, las universidades han hecho un planteamiento con base a sus mismas necesidades, con base a su misma situación que la pandemia les ha provocado y les ha creado un exceso también de gasto”, aseveró Villegas.

El ministro añadió que de igual forma se ha hecho una propuesta de recorte a las transferencias que el gobierno hace al Poder Judicial y a la Asamblea Legislativa, pero prefirió no detallar los montos planteados porque, según dijo, esos Poderes de la República aún analizan el tema.

El Ejecutivo también planteó un recorte de ¢41.500 millones a la transferencias que hace a las municipalidades para el mantenimiento de la red cantonal vial. Ese monto equivale al 70% del total del fondo disponible para los ayuntamientos.

“Este es un proyecto de presupuesto y como tal tiene que pasar por la Asamblea Legislativa. Sé que hay una reunión con las municipalidades en el transcurso de la semana entrante y hay que conversar con ellas, pero hay un planteamiento que está y este es de un recorte del 70%”, manifestó.

Por otra parte, Villegas añadió que en el recorte tocaría a todos los ministerios. Por ejemplo, mencionó que en su cartera se estarían recortando ¢4.000 millones y en Salud, unos ¢1.000 millones.

A mediados de la semana anterior, el jerarca había adelantado que algunos recortes serían en horas extras, viajes al exterior y publicidad o propaganda.

También, se eliminaría todo el contenido presupuestario para plazas vacantes.