Gerardo Ruiz R.. 23 octubre, 2018
Montserrat Solano Carboni fue defensora de los Habitantes en el gobierno anterior y fungió como representante permanente ante la Corte Penal Internacional (CPI). Foto: Graciela Solís.
Montserrat Solano Carboni fue defensora de los Habitantes en el gobierno anterior y fungió como representante permanente ante la Corte Penal Internacional (CPI). Foto: Graciela Solís.

El Consejo de Gobierno nombró este martes a Montserrat Solano Carboni, exdefensora de los Habitantes, como representante de Costa Rica ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y también designó a tres exministros de la administración de Luis Guillermo Solís como embajadores ante Honduras, Guatemala, y Bélgica.

Sergio Alfaro Salas, exministro de la Presidencia y expresidente ejecutivo del Instituto Nacional de Seguros (INS), fue elegido como emisario diplomático en Bélgica. El exjerarca también será embajador concurrente ante la Unión Europea (UE).

También fue designada como representante diplomática tica en Ecuador Nury Solís Mata, quien cuenta con 30 años de experiencia en educación pública y privada, y se ha desempeñado como asesora y supervisora en educación.

Por su parte, Emilio Arias Rodríguez, exjerarca de Desarrollo Humano e Inclusión Social, asumirá la legación en Guatemala y Mauricio Herrera Ulloa, exministro de Comunicación en el gobierno pasado, será embajador en Honduras.

En el caso de Montserrat Solano, ella renunció al cargo de defensora de los Habitantes el 16 de febrero pasado. En ese momento, comunicó que había aceptado propuestas laborales fuera del sector público.

Su labor, desde el 2014, se caracterizó por la lucha contra todas las formas de discriminación y violencia, contra las violaciones al derecho a la salud, y por la búsqueda de mayor transparencia en la función pública y el ataque a la inseguridad ciudadana.

Antes de ser la jerarca de la Defensoría, Solano fue representante permanente ante la Corte Penal Internacional del Buró de Justicia Internacional, entre otros cargos a nivel internacional.

En el caso de los exministros de Luis Guillermo Solís, ninguno tiene experiencia diplomática previa.

Saltaron del Ejecutivo al Servicio Exterior

No es la primera ocasión en la que el gobierno del presidente Carlos Alvarado designa como embajadores a exministros y exjerarcas de la administración Solís Rivera (2014-2018).

Sergio Alfaro, Emilio Arias y Mauricio Herrera se suman a otros seis embajadores designados con criterio político y no técnico.

Entre ellos figuran Sonia Marta Mora, quien jefeó la cartera de Educación Pública y ahora fue designada como embajadora en Francia; Fernando Llorca, expresidente ejecutivo de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), quien ahora es jefe de misión en Estados Unidos, y de la exsegunda vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón, quien representa al país en España.

La administración Alvarado también envió al Servicio Exterior a personajes afines al Partido Acción Ciudadana (PAC), como Rodrigo Alberto Carazo, expresidente del Comité Ejecutivo del PAC y exdiputado de ese partido, quien ahora es el representante ante la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

La lista la completan Ronald Flores, exsecretario general del PAC, quien recibió el beneplácito del Gobierno de Italia para fungir como embajador de Costa Rica; y Rafael Ortiz, exdiputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), quien fue designado en el Reino Unido.

Antes los cuestionamientos de la prensa, una y otra vez Zapote se ha intentado defender con el mismo argumento: el Gobierno tiene la prerrogativa de designar embajadores siempre que tengan idoneidad.

“En la Cancillería existen plazas que son de embajadores de carrera y de embajadores que se designan en comisión. Esa es una prerrogativa del Ejecutivo. En ambos casos se busca la idoneidad", dijo el ministro de Comunicación, Juan Carlos Mendoza.

Según el Gobierno, la idoneidad significa que las personas designadas puedan cumplir con las facultades propias de su cargo, que tengan estudios, experiencia política, experiencia diplomática y que hablen varios idiomas.