Josué Bravo. 27 noviembre, 2020
El presidente Carlos Alvarado y el ministro de Hacienda, Elian Villegas. Foto: Roberto Carlos Sánchez, Presidencia.
El presidente Carlos Alvarado y el ministro de Hacienda, Elian Villegas. Foto: Roberto Carlos Sánchez, Presidencia.

El Poder Ejecutivo decidió que, a partir del próximo martes 1° de diciembre, la Comisión Legislativa de Asuntos Hacendarios centre su discusión solo en dos proyectos de ley.

Ese día, se inicia un periodo de ocho meses de sesiones extraordinarias en la Asamblea Legislativa, en el que el Gobierno maneja la agenda legislativa.

En la convocatoria inicial de 43 proyectos enviada este viernes a la Secretaría del Directorio Legislativo, Zapote solo convocó un empréstito de $250 millones del BID para apoyo al Presupuesto Nacional y el proyecto para crear un fondo de avales que respalde créditos a empresas afectadas por la pandemia.

Este último plan está ligado a un préstamo de $300 millones del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), con el cual se financiaría el fondo de avales.

El pasado sábado, al finalizar el diálogo entre el Gobierno y los sectores, el ministro de Hacienda, Elian Villegas, había solicitado a los diputados que le aprueben en el mes de diciembre tres créditos internacionales que suman $850 millones.

Se refería al los préstamos del BCIE y del BID, así como un tercero por $300 millones suscrito con el Banco Mundial.

La idea, según dijo el jerarca dos días después, es que los tres queden aprobados antes del periodo de vacaciones de los diputados y luego, a inicios del próximo año, se incorporen al Presupuesto Nacional a través de un presupuesto extraordinario.

La oposición ha puesto en duda aprobar más créditos externos si el Gobierno mantiene su falta de claridad sobre la negociación de un plan de ajuste fiscal con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para estabilizar las finanzas públicas

Aunque reconoció que es una primera lista de un periodo extraordinario que abarca ocho meses, la cual podría variar, la liberacionista Silvia Hernández, presidenta de Hacendarios, cuestionó la ausencia de proyectos de reformas estructurales que vayan de la mano de la aprobación de esos recursos.

“No parece una convocatoria para la situación fiscal que estamos viviendo. Dejó por fuera el proyecto jornadas acumulativas”, cuestionó la verdiblanca.

Durante el periodo de sesiones extraordinarias, solo entran en la agenda de discusión de las comisiones y del plenario aquellos proyectos de ley que son convocados por el Gobierno.

Sin embargo, el avance de cada uno de ellos depende, siempre, del acuerdo entre las diferentes fracciones.

El proyecto de creación del fondo de avales y garantías se tramita en la comisión de Hacendarios bajo el expediente 22.144.

Hace dos semanas, el Ministerio de Hacienda propuso crear un fondo de avales y garantías por ¢180.000 millones, el cual sería depositado en la Caja Única del Estado y serían manejados a través de una nueva unidad dentro.

Ese cambio generó dudas entre diputados de oposición de ese foro.

Sobre el crédito de $250 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Villegas le había advertido a los diputados de esa comisión de que el contrato especial suscrito con ese organismo vence el próximo 6 de enero.

Por tanto, urgió de su aprobación en el Congreso, pues, de lo contrario, el país se quedaría sin ese financiamiento.

“Los empréstitos pendientes tienen un plazo para su votación que es próxima. Para que el país pueda acceder a las bajas tasas que ofrecen los contratos, el Ejecutivo hace bien en priorizar esta agenda.

“Asimismo, el proyecto de avales también convocado es un proyecto necesario y urgente para apoyar al sector productivo en este complejo momento”, explicó la diputada oficialista, Laura Guido.

Otto Roberto Vargas, legislador del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), respaldó la primera convocatoria del Gobierno en Hacendarios, pues, añadió, el crédito del BID permitiría hacer canje de deuda barata por otra cara.

“El proyecto del fondo de avales y su fuente de financiamiento dará un apoyo fundamental a los empresarios costarricenses para retomar sus negocios y así generar empleo y reactivar la economía.

“Esperamos que el Poder Ejecutivo continúe planteando una agenda clara y dirigida a dinamizar la economía, apoyar a los empresarios y fortalecer el sector social y de salud del país”, finalizó.

De la primera lista, el Gobierno dejó por fuera el proyecto de jornadas acumulativas que se discute en esa misma comisión, pese a que Zapote se ha manifestado a favor del texto.

El plan, impulsado por la liberacionista Ana Lucía Delgado, flexibilizaría los horarios de las jornadas laborales.

Esto permitiría que una jornada de 48 horas semanales, se puedan distribuir en cuatro días laborales y dejaría tres de descanso, según parte dela redacción.

“Pareciera que el gobierno ha renunciado a tomar decisiones estructurales que se necesitan urgentemente para salir de esta crisis a largo plazo. Pareciera que lo único que quieren es terminar esta administración sin ayudar a resolver esta grave situación que afectará a las futuras generaciones”, lamentó Delgado.

Delgado, también diputada del foro de Hacendarios, recordó que el país vive su peor crisis fiscal y económica reciente, con un déficit fiscal que podría alcanzar el 9,3% del producto interno bruto (PIB) al finalizar el año y una deuda pública de alrededor del 70% de la producción.

“Ahora convoca los créditos como único plan para salir de esto y ni siquiera incluyen en la primera convocatoria temas vitales para racionalizar y hacer eficiente el gasto público, como es la reforma de empleo público y la ley de contratación pública. ¿En manos de quiénes estamos?”, cuestionó.

Su compañera Hernández reconoce que el primer decreto de convocatoria es inaugural y, como suele ocurrir, sufriría ajustes durante el transcurso de sesiones extraordinarias que esta vez tendrá una duración de ocho meses.

“Sí sorprende y extraña los temas que deja por fuera ese primer decreto. Es un primer momento donde el mensaje que envían para inaugurar este proceso de extraordinarias es vital”, señaló la verdiblanca.

Mencionó el plan de contratación administrativa, el cual unificaría la normativa legal de las compras públicas del Estado.

También obligaría a todas las instituciones a realizar sus adquisiciones en una sola plataforma digital que podría ser el Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop) del Ministerio de Hacienda.

El texto se discute en una comisión ya superó su etapa en comisión y está a las puertas de ser votado en primer debate. Había recibido un aval en el diálogo intersectorial convocado por el Gobierno pero no aparece en la primera convocatoria.

“Hemos trabajado el proyecto muy fuerte con la Contraloría para avanzar con ese proyecto. Yo espero que no sea que el presidente tenga una preocupación de que se ponga en regla al ICE y muchas de sus formas de operar, puesto que esas han sido las mociones que mayoritariamente han preocupado al Partido Acción Ciudadana (PAC)”.

“Este país no soporta más dejar de ver temas estratégicos. La ausencia de esos proyectos dice, una vez más, sobre la falta de liderazgo del Gobierno para entrar a discutir temas complejos, aún cuando eso implique intentar un esfuerzo mayor de negociación en el Congreso”, dijo Hernández.

Enrique Sánchez, jefe de fracción del PAC, pidió tomar en cuenta que este periodo de extraordinarias dura ocho mese por primera vez será de ocho meses.

“Así es que tienen que administrarse bien las prioridades y el momento de cada proyecto en el proceso de convocatoria y la oportunidad de ir avanzando.

“Esos criterios se valoran. Ya habrá tiempo para que, conforme vaya avanzando, se pueda abrir espacio para otras convocatorias. Es algo que puede suceder en un mismo día o de un día a otro y se puede ampliar a partir de la conversación con las fracciones”, agregó el rojiamarillo.