Rebeca Madrigal Q.. 12 octubre
Personal de Recope utiliza estos aparatos parecidos a una manguera para absorber del suelo los hidrocarburos que contaminan la quebrada en Siquirres. Cortesía de AyA.
Personal de Recope utiliza estos aparatos parecidos a una manguera para absorber del suelo los hidrocarburos que contaminan la quebrada en Siquirres. Cortesía de AyA.

Una fuga de combustible en el poliducto de Recope, que aún no ha sido localizada, contaminó una quebrada en Siquirres de Limón y mantiene sin servicio de agua potable a 30.000 personas.

La presidente ejecutiva del Instituto de Acueductos y Alcantarillado (AyA), Yamileth Astorga, confirmó que el servicio se suspendió desde el pasado jueves ante la alerta de los vecinos que percibían un olor a combustible cerca del afluente.

Ante la posible amenaza, el AyA cerró de inmediato el ingreso de agua a las plantas que potabilizan el agua del río Siquirritos, el cual tiene conexión con la quebrada contaminada; desde entonces, no hay servicio de agua potable en la zona.

(Video) Contaminación por combustibles deja sin agua potable a vecinos de Siquirres

Por ahora, la población es abastecida mediante nueve cisternas de agua potable y con la donación de litros de agua por parte de la empresa privada. También, colabora la Cruz Roja.

Astorga visitó el sitio de la emergencia este viernes y explicó que no ha sido posible identificar el punto de fuga ni su causa. Podría tratarse de una fuga de combustible por una toma ilegal o por un daño estructural del poliducto de Recope.

Al parecer es una fuga subterránea.

Nueve cisternas intentan abastecer de agua potable a 30.000 personas. Cortesía del AyA.
Nueve cisternas intentan abastecer de agua potable a 30.000 personas. Cortesía del AyA.

La presidente ejecutiva comentó que la población se encuentra molesta y desesperada por la situación. Indicó que no existe una fecha para el restablecimiento del servicio, pues no permitirán el paso del agua del río hasta que no se pueda garantizar la calidad del servicio.

Por su parte, la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) procura identificar el punto de fuga e intenta limpiar el agua del río con unos cilindros que se utilizan para ese fin. Los funcionarios cavaron terreno con el fin de que el agua se almacene y pueda ser limpiada.

En Siquirres son comunes las fugas de combustible por robo, es una “zona caliente”, según calificó Astorga. Por eso no descartan que, detrás de este acontecimiento, se encuentre el crimen organizado, tal como ha ocurrido en las últimas semanas.

Esta no es la primera ocasión en que una fuga de combustible amenaza las fuentes de agua en el cantón; en julio y agosto de este año ocurrió lo mismo, pero con menor impacto a la población.

El alcalde del cantón, Mangell McLean, aseguró en redes sociales que solicitó a Recope la posibilidad de buscar alternativas como el traslado de la tubería o una nueva fuente de captación de agua potable por parte del AyA.

“Los siquirreños nos resistimos a seguir viviendo con estas circunstancias,.. nos resistimos a que la gente siga extrayendo el hidrocarburo y esté contaminando nuestras fuentes de agua acá en Siquirres”, señaló el alcalde al medio local Noticias Siquirres.

El comité municipal de emergencias se encuentra al tanto de la situación.