Josué Bravo. 20 octubre
Comisión de Hacendarios presidida por la liberacionista Silvia Hernández (al centro). Junto a ella, a la izquierda, Laura Guido, del PAC. Foto: Rafael Pacheco
Comisión de Hacendarios presidida por la liberacionista Silvia Hernández (al centro). Junto a ella, a la izquierda, Laura Guido, del PAC. Foto: Rafael Pacheco

Los diputados del Partido Acción Ciudadana (PAC) y del Frente Amplio (FA) obstaculizaron los recortes que la mayoría de partido de partidos oposición propuso hacer al Presupuesto Nacional del 2021, de ¢11,4 billones, el cual se financiará en un 55% con endeudamiento.

La situación llevó a que a las 11:30 p. m., hora límite para dictaminar, la Comisión de Asuntos Hacendarios rechazó el plan de gastos planteado por el gobierno de Carlos Alvarado. Con ello, el proyecto pasará con una recomendación negativa al plenario legislativo.

Votaron en contra del presupuesto nueve diputados y solo dos se pronunciaron a favor.

Emitieron un dictamen negativo de mayoría Silvia Hernández, Ana Lucía Delgado y Gustavo Viales del PLN; María Inés Solís y Óscar Cascante, del PUSC; Carlos Avendaño y Giovanni Gómez, del PRN; Otto Roberto Vargas, del Republicano; y Harllan Hoepelman, del bloque Nueva República.

A favor votaron Laura Guido y Nielsen Pérez, del PAC. Ellas emitieron un dictamen positivo de minoría.

Ahora, los dos informes pasarán al plenario legislativo y este decidirá cuál de los dos acoge.

La noche de este martes, los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios empezaron a votar las mociones de recorte al gasto de diversas instituciones, antes de proceder a emitir su dictamen.

No obstante, las votaciones no llegaron muy lejos, en vista de que los diputados del PAC y del FA usaron ampliamente la palabra para oponerse a las rebajas.

Alrededor de las 10 p. m., aunque ya existía un acuerdo entre la oposición y el Gobierno para recortar ¢150.000 millones, los diputados Wélmer Ramos y Laura Guido, de Acción Ciudadana (PAC) intensificaron el uso de la palabra.

A ellos se sumó el frenteamplista José María Villalta.

Los ¢150.000 millones equivalían a un 1,3% del presupusto.

La diputada liberacionista Silvia Hernández, presidenta de la Comisión de Hacendarios, incluso denunció “filibusterismo” en el foro, lo que provocó un reclamo de Paola Vega, del partido de Gobierno.

Los legisladores del PAC habían dicho, al filo de la tarde, que permitirían que la democracia fluyera ante al acuerdo que alcanzó el Gobierno con el PLN, el PUSC, Restauración, el Republicano y Nueva República, pero luego cambiaron de postura y retomaron el discurso largo que también ejercieron en la sesión del lunes, lo que dificultó el avance de la votación de mociones.

La diputada liberacionista Ana Lucía Delgado alzó la voz y literalmente golpeó la mesa. Afirmó que el Presupuesto se financia en un 55% con más deuda para los costarricenses y que, aún así, el Ejecutivo les quiere cobrar más impuestos.

Les reclamó a los diputados de Gobierno hacer conciencia sobre la situación. “Debieron haber el trabajo y no encargar una vez más a los diputados de oposición a hacer el esfuerzo que ustedes no hicieron”, dijo sobre los recortes.

Liberación le había pedido al Ministerio de Hacienda plantear un recorte de ¢355.000 millones al Presupuesto, pero Hacienda no respondió, por lo que los partido de oposición impulsaron sus mociones de recorte.

Delgado afirmó que serán los diputados de Gobierno los que llevan al país a un “cierre técnico”.

Además, achacó opacidad e incapacidad a la administración de Carlos Alvarado. Alegó que los recortes apenas superarían el 1% del Presupuesto y que se tuvo cuidado de no tocar la inversión social.

“¿Qué está pasando en esta Costa Rica que está ensañada solo en meterle la mano en el bolsillo de los costarricenses”, dijo, al tiempo que acusó una desconexión de la política con la realidad apremiante.

Añadió que, aunque el Ministerio de Hacienda sí mostró disposición a abrir canales de negociación, el PAC se opuso a reducir el gasto, a lo que se suma la ausencia de un plan de consolidación fiscal, medidas estructurales, reactivación económica y de reestructuración de deuda con claridad.

“¿Qué va a pasar cuando exista fuga de capital y no halla más crédito, cuando no exista viabilidad política para ello?”, dijo Delgado.

A las 11 p. m., solo se habían aprobado recortes por menos de ¢7.000 millones.

Silvia Hernández dice que la fracción del PAC dejó en mal al ministro de Hacienda que accedió a que se realizaran los recortes.

“Esto es lo que el PAC permitió, un ajuste de ¢6.000 millones y prometieron ¢150.000 millones. No me puedo imaginar el pleito entre la fracción y el ministro de Hacienda, si es que el ministro sostiene el compromiso”, apuntó.

Acción Ciudadana argumentó que los recortes implicarían “cierres técnicos” para muchas instituciones públicas.

Laura Guido respondió al PLN que esa ruta de recortes no genera nada y provoca el gasto más absurdo, que es pagar funcionarios sin que hagan nada.

Alegó que los recortes verdaderos se deben dar mediante leyes y calificó los propuestos, mediante mociones, como “humo” que solo aporta a un debate nacional polarizado.

Por su parte, el frenteamplista Villalta alegó que se trataba de recortes “austericidas".

La comisión solo avaló los siguientes ajustes:

-Rebaja de ¢4.126 millones al Ministerio de Cultura

-Rebaja de ¢751 millones al Ministerio de Comercio Exterior

-Rebaja de ¢619 millones a la Presidencia de la República

-Rebaja de ¢583 millones a la Asamblea Legislativa

-Rebaja de ¢423 millones a la Contraloría General de la República

-Rebaja de ¢179 millones a la Defensoría de los Habitantes

-Aprobaron una moción para prohibir a todas las instituciones cubiertas por el Presupuesto suscribir nuevos contratos de consultorías

-Se obliga a obtener una rebaja del 30% en las renegociación de contratos de alquiler

Existió un antecedente en el que la Comisión de Hacendarios rechazó un Presupuesto Nacional. Ocurrió en el 2014, cuando el gobierno de Luis Guillermo Solís incrementó el gasto en alrededor de un 20%.

En aquella ocasión, el entonces presidente legislativo, Henry Mora, aprobó él, entonces, el Presupuesto en primer debate, lo que la Sala IV, en un voto posterior, calificó como una usurpación.

Al filo de esta tarde, el Gobierno había accedido a que los diputados recortaran ¢150.000 millones del Presupuesto Nacional del 2021, pese a la objeción de la bancada del Partido Acción Ciudadana (PAC) que mantenía entrabada la discusión de mociones en la Comisión Legislativa de Asuntos Hacendarios.

A las 5 p. m, diputados de Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC), Restauración Nacional (PRN), Republicano Social Cristiano (PRSC) y el bloque Nueva República anunciaron un acuerdo con el ministro de Hacienda, Elian Villegas, de reducir un 1,3% del plan de gastos.

El recorte se hará a través de una mezcla de mociones presentadas por diputados de oposición, principalmente, del PLN y PUSC.

No obstante, si bien se aceptó hacer ese ajuste, las mismas fracciones aprobaron un incremento de la deuda por ¢28.833 millones para dirigir una cantidad de dinero similar al Ministerio de Vivienda, tras aprobar dos mociones del frenteamplista José María Villalta.

La diputada liberacionista Silvia Hernández, presidenta de la Comisión, dijo: “El Gobierno se vio obligado por las fracciones de oposición a introducir un recorte que ellos han anunciado de ¢150.000 millones”.

Hacienda había ofrecido reducir la misma cifra pero mediante un presupuesto extraordinario que enviaría en a la corriente legislativa en enero próximo.

“Es un solo recorte de ¢150.000 millones al presupuesto 2021. Si lo pueden hacer hoy, nada más rebalanceamos el presupuesto ordinario en enero. Si no lo hacen hoy en su totalidad, lo completamos en enero, pero es un solo recorte, una sola suma. Del presupuesto 2021 le vamos a quitar ¢150.000 millones”, declaró el ministro.

Por su parte, las diputadas del PAC, Laura Guido y Nielsen Pérez, objetaron las rebajas, alegando que, en algunas instituciones, se podrían provocar cierres técnicos.

Sin embargo, aclararon que retirarán la mayor parte de sus iniciativas para avanzar hacia las propuestas que contienen los cambios presupuestarios.

Las diputadas del PAC se habían comprometido a disminuir su participación durante sus intervenciones, pero advirtieron de que votarán en contra de algunas propuestas como las que proponen recortes de ¢6.919 millones en el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) y ¢17.000 millones en el Poder Judicial.

“Lo que estaremos facilitando es que la democracia se exprese, que las mayoría puedan ejercer la votación”, justificó Guido, quien al momento del anuncio estuvo acompañada de Pérez y los también rojiamarillos Welmer Ramos, Paola Vega, Carolina Hernández y Catalina Montero.

Por parte de la oposición, habían participado en el acuerdo los diputados Silvia Hernández, Ana Lucía Delgado y Gustavo Viales, del PLN; María Inés Solís y Pablo Abarca, del PUSC; Otto Roberto Vargas, del PRSC; Carlos Avendaño, del PRN; y Harllan Hoepelman, de Nueva República.