Esteban Mata Blanco. 22 junio, 2016
El director de Guardacostas, Martín Arias, el embajador de EE. UU. en Costa Rica, Stafford Fitzgerald, el presidente Luis Guillermo Solís y el subsecretario de Estado de los Estados Unidos, William Brownfield, durante el anuncio de la donación de las embarcaciones. Casa Presidencial
El director de Guardacostas, Martín Arias, el embajador de EE. UU. en Costa Rica, Stafford Fitzgerald, el presidente Luis Guillermo Solís y el subsecretario de Estado de los Estados Unidos, William Brownfield, durante el anuncio de la donación de las embarcaciones. Casa Presidencial

Costa Rica contará a mediados del 2017 con dos nuevas lanchas patrulleras, provistas de modernos equipos de comunicación, para el combate al narcotráfico y el crimen organizado.

El secretario adjunto de Asuntos Internacionales Antinarcoticos y Cumplimiento de la Ley de Estados Unidos, William Brownfield, confirmó este miércoles la donación de las dos embarcaciones, que pasarán a manos del Servicio Nacional de Guardacostas de Costa Rica.

Subsecretario de Estado de los Estados Unidos, William Brownfield.
Subsecretario de Estado de los Estados Unidos, William Brownfield.
"Costa Rica puede estar muy orgullosa de haber interceptado más drogas en el mar que casi ningún otro país en la región".

Para el Gobierno, estos barcos –valorados en $18,9 millones (¢10.206 millones)– quintuplicarán la capacidad del país para combatir el tráfico de drogas, personas y vida silvestre.

Las patrulleras que se entregarán son Clase Libertador, de 110 pies de largo (poco más de 30 metros), provistas con equipos de comunicación y navegación de última generación, con excelente rango operacional y capacidades marítimas, informó Casa Presidencial.

Ambas embarcaciones estaban en servicio activo para Guardacostas de Estados Unidos, y ahora se encuentran en un proceso de remodelación y adaptación para las necesidades de las autoridades costarricenses.

Esta mañana, el subsecretario Brownfield destacó la labor de Costa Rica en el patrullaje de mares, a pesar de contar con recursos limitados.

Brownfield señaló que Costa Rica "es víctima de su geografía", en tanto su posición territorial la deja en la ruta del tráfico de drogas que va del sur al norte de América.

En esta línea, el jefe de Guardacostas de Costa Rica, Martín Arias, informó de que este año se han incautado 8 toneladas de narcóticos, el anterior 16 toneladas y, en 2014, fueron 21 toneladas.

"Este es un excelente ejemplo del trabajo que podemos lograr cuando nuestros gobiernos invierten de manera conjunta en seguridad. Costa Rica puede estar muy orgullosa de haber interceptado más drogas en el mar que casi ningún otro país en la región. Un gran logro que podría crecer aún más con recursos adicionales", apuntó Brownfield.

El presidente Solís, por su parte, dijo que el país tendrá nuevos anuncios sobre este tipo de cooperación de parte de EE. UU.