Aarón Sequeira. 23 noviembre, 2020
Los recortes al Presupuesto 2021 se empezarán a discutir este martes, por la mañana, en el plenario legislativo. En la imagen, el jefe del PLN, Luis Fernando Chacón. Foto: Asamblea Legislativa
Los recortes al Presupuesto 2021 se empezarán a discutir este martes, por la mañana, en el plenario legislativo. En la imagen, el jefe del PLN, Luis Fernando Chacón. Foto: Asamblea Legislativa

Los diputados de la oposición presentaron este lunes, casi al cierre del plazo, una megamoción que plantea recortes netos al Presupuesto Nacional del 2021 por ¢154.500 millones y, además, busca devolver partidas a varias instituciones.

Así lo explicó el jefe de la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), Luis Fernando Chacón, quien detalló que, si bien la moción contiene ajustes por ¢193.000 millones, se le devolvería dinero al Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi), a las juntas de educación para la contratación de cocineras de comedores escolares y a las asociaciones de desarrollo comunal.

La moción lleva las firmas de 33 legisladores de varias tiendas políticas. Por el PLN firmaron 16 congresistas: Ana Lucía Delgado, Silvia Hernández, Gustavo Viales, Luis Fernando Chacón, Luis Antonio Aiza, Karine Niño, Jorge Fonseca, Wagner Jiménez, Roberto Thompson, Paola Valladares, Aida Montiel, David Gourzong, Daniel Ulate, Yorleny León, María José Corrales y Carlos Ricardo Benavides.

También suscribieron cinco miembros del bloque independiente Nueva República: Jonathan Prendas, Ignacio Alpízar, Marolin Azofeifa, Carmen Chan y Nidia Céspedes. Se sumaron además Otto Roberto Vargas, del Partido Republicano; Wálter Muñoz y Patricia Villegas, del Partido Integración Nacional (PIN), y las independientes Zoila Volio e Ivonne Acuña.

De la Unidad, están las firmas de Pablo Abarca, Rodolfo Peña, María Inés Solís, Óscar Cascante, Shirley Díaz y Aracelly Salas, aparte del independiente Dragos Dolanescu.

Específicamente, para el Banhvi, Chacón dijo que se le devuelven ¢28.000 millones de los ¢48.000 millones que le había rebajado el Gobierno.

Para las cocineras de los centros educativos, trasladan ¢8.500 millones para que se contraten, pero bajo administración de las juntas de educación; además, se destinan ¢1.000 millones a las asociaciones de desarrollo comunal.

Según el jefe liberacionista, buscaron revisar línea por línea cada uno de los recortes planteados por el Gobierno, incluyendo las transferencias a las municipalidades y a los CEN-Cinai.

Diferencias en las propuestas

Las propuestas de Gobierno y oposición difieren en varias de las instituciones, pues, por ejemplo, para la Asamblea el recorte gubernamental era de ¢582 millones y el de los diputados de ¢1.347 millones, con una diferencia de ¢764 millones.

En la mayoría de instituciones, los congresistas afilaron más la tijera que el Ejecutivo. No obstante, para el Ministerio de Trabajo, el recorte propuesto por la oposición es menor en ¢12.000 millones.

Hacienda no incluyó el Ministerio de Seguridad en su recorte, pero los diputados sí presentaron una propuesta de recorte por ¢5.309 millones para esa cartera. En Gobernación y Policía, los partidos rebajan ¢2.790 millones más y, en Hacienda, ¢3.200 millones.

En el ministerio donde el recorte parlamentario es muchísimo mayor al del Gobierno es en el MEP, donde Hacienda planteó rebajar ¢47.600 millones y los diputados ¢77.417 millones, para una diferencia de casi ¢30.000 millones.

Igualmente, la oposición incluyó una reducción al presupuesto del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) de ¢2.610 millones que no aparece en la moción del ministro de Hacienda, Elian Villegas.

Hora “estratégica”

La moción de la oposición llegó de última, estratégicamente minutos antes del cierre del plazo para presentar mociones, y luego de un fuerte pulso entre los diputados de la oposición para acordar los recortes.

Según lo acordaron los diputados este lunes por la tarde, la discusión de las mociones de recorte se iniciará este martes, a partir de las 9:15 a. m.

La presidenta de la Comisión de Hacendarios, Silvia Hernández, adujo que la oposición tuvo que articularse porque asegura que el Gobierno no negoción sus recortes, pese a las reuniones que hubo entre los jefes y el Ministerio de Hacienda.

“El Gobierno se vio forzado a presentar recortes al Presupuesto en temas no esenciales, por una exigencia de la oposición”, dijo.

Alegó que el recorte de la oposición se logró después de una “coordinación bastante amplia”.

Hernández arguyó que la moción suma, en términos generales, movimientos por más de ¢190.000 millones en términos generales.

“Busca quitar muchos de los temas que tiene la moción del Gobierno. Esta abraza la voluntad de 40 diputados que manifiestan el apoyo de una negociación mucho más expedita”, dijo.

La socialcristiana María Inés Solís aseguró que “todas las preocupaciones del PUSC fueron incluidas en la megamoción”, incluyendo las normas presupuestarias.

“Esperamos que este martes pueda ser votado en el plenario”, indicó la congresista.

Carlos Avendaño, de Restauración Nacional, aseguró que es de “vital importancia” hacer un rebajo al Presupuesto. “No podemos seguir gastando a manos llenas y el trabajo que no hizo el Gobierno, los diputados de oposición debimos hacerlo”, indicó.

El jefe del Partido Acción Ciudadana (PAC), Enrique Sánchez, indicó que la bancada oficialista está analizando, en detalle, la propuesta de la oposición junto con el Ministerio de Hacienda.

“Estamos analizándola en detalle para tener un mejor criterio mañana, temprano, sobre los alcances de esta propuesta. Nosotros mantenemos nuestro compromiso de aprobar recortes por alrededor de ¢150.000 millones y, si esta moción termina la alternativa, no tendríamos problema en avanzar en esta dirección”, apuntó el oficialista.