Rebeca Madrigal Q., AFP . 11 septiembre, 2019
La embajadora costarricense ante el Consejo Permanente de la OEA, Monserrat Solano, insistió en la restauración pacifica de la democracia en Venezuela, pero dirigida por el pueblo de Venezuela, mediante la convocatoria de elecciones libres. Foto: Juan Manuel Herrera / OEA.
La embajadora costarricense ante el Consejo Permanente de la OEA, Monserrat Solano, insistió en la restauración pacifica de la democracia en Venezuela, pero dirigida por el pueblo de Venezuela, mediante la convocatoria de elecciones libres. Foto: Juan Manuel Herrera / OEA.

Costa Rica insiste en una salida pacífica para la crisis política y económica en Venezuela que no influya el uso de la fuerza.

Es por esa razón que, este miércoles, el país se abstuvo de votar una resolución aprobada en la OEA, la cual podría terminar en el empleo de la fuerza militar en Venezuela como mecanismo de defensa.

Costa Rica propuso una alternativa que excluyera la posibilidad militar, pero su planteamiento no prosperó.

Con el apoyo de 12 de 19 países presentes, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución que activó el órgano de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), conocido como Tratado de Río, firmado hace más de 70 años.

“La invocación del TIAR es un asunto que Costa Rica ha analizado de manera muy seria, dado que las decisiones que se tomen en su marco son vinculantes para los Estados. Es por ello que el país realizó esfuerzos para procurar que la resolución que hoy aprobó el Consejo Permanente de la OEA expresamente excluyera el uso de la fuerza armada en la invocación del TIAR”, justificó la Cancillería de Costa Rica, por medio de un comunicado.

La resolución aprobada se sustenta en el artículo seis de dicho tratado, el cual señala:

“Si la inviolabilidad o la integridad del territorio o la soberanía o la independencia política de cualquier Estado Americano fueren afectadas por una agresión que no sea ataque armado, o por un conflicto extra continental o intracontinental, o por cualquier otro hecho o situación que pueda poner en peligro la paz de América, el Organo de Consulta se reunirá inmediatamente, a fin de acordar las medidas que en caso de agresión se deben tomar en ayuda del agredido o en todo caso las que convenga tomar para la defensa común y para el mantenimiento de la paz y la seguridad del Continente”.

Dicho órgano de consulta, integrado por Cancilleres, se reunirá en la segunda quincena de este mes y, en dicha cita, se podrían acordar medidas para la defensa común como la ruptura de las relaciones diplomáticas, la interrupción parcial o total de las relaciones económicas o las comunicaciones, así como el empleo de la fuerza armada.

A favor de la resolución estuvieron Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Venezuela. Además de Costa Rica, se abstuvieron de votar Panamá, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay; en tanto Bahamas y Cuba estuvieron ausentes.

La embajadora de Costa Rica ante la OEA, Montserrat Solano, dijo en su intervención, ante el Consejo Permanente, que es necesario “apoyar la restauración pacífica de la democracia en Venezuela, dirigida por el pueblo de Venezuela, guiada por la Constitución de Venezuela e instar a que se convoquen elecciones presidenciales libres, justas, transparentes y legítimas, lo más pronto posible”.

Desde enero de este año, Costa Rica decidió no reconocer el segundo mandato de Nicolás Maduro como gobernante de Venezuela y, semanas después, reconoció como presidente de ese país al Juan Guaidó.

El presidente de Venezuela, reconocido por la mayoría de países de la OEA, Juan Guaidó, agradeció el apoyo de los países a la resolución aprobada.

“La crisis en Venezuela tiene un impacto desestabilizador, representando una clara amenaza a la paz y a la seguridad en el hemisferio”, indica la resolución.

Venezuela se retiró hace seis años del TIAR, pero en julio, la Asamblea Nacional venezolana liderada por el opositor Juan Guaidó, que considera ilegítimo el gobierno de Nicolás Maduro, aprobó el regreso del país a ese pacto multilateral.

Gustavo Tarre, designado por Guaidó como delegado ante la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo el martes que se buscará que la reunión de cancilleres del TIAR se realice al margen de la 74 Asamblea General de las Naciones Unidas, que abre el 17 de septiembre en Nueva York. Estados Unidos.

Otros cuatro países americanos eran parte del TIAR, pero se retiraron en los últimos años: Ecuador, Nicaragua, México y Bolivia.