Silvia Artavia. 29 mayo
Este lunes, 20 estudiantes de la UCR, UNA y el TEC se declararon en estado de emergencia por la violencia sexual y de género que viven en las aulas. Foto Jorge Castillo.
Este lunes, 20 estudiantes de la UCR, UNA y el TEC se declararon en estado de emergencia por la violencia sexual y de género que viven en las aulas. Foto Jorge Castillo.

El Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR) informó este miércoles de que reformará el Reglamento contra el hostigamiento sexual que se aplica en esta casa de enseñanza superior.

El órgano colegiado no detalló cuáles cambios se incorporarían a la normativa, la cual está adscrita a Ley contra el hostigamiento o acoso sexual en el empleo y la docencia, promulgada en 1995.

No obstante, el rector de la universidad, Henning Jensen, adelantó que las sanciones serán un punto medular de la reforma.

“No podemos decir, en este momento, qué artículos se reformarán, pero es claro que se prestará especial atención a los temas de la tipificación de faltas y las sanciones”, contestó el rector a un mensaje de La Nación.

Actualmente, en sus artículos 7 y 8, ese reglamento universitario impone sanciones, tanto a profesores como a estudiantes, quienes incurran en un delito de violencia sexual.

No obstante, según han denunciado alumnas de esa misma casa de estudios, estas penalizaciones no son equitativas. Por ejemplo, por una falta grave, un profesor es penalizado con un máximo de ocho días de suspensión. En tanto, por esa misma infracción, un estudiante recibe entre 15 y 30 días de sanción.

Incluso el rector dijo esta semana a La Nación que urge definir y tipificar en la normativa las sanciones, las cuales se categorizan en faltas leves, faltas graves y faltas muy graves.

Según Jensen, como parte de la revisión que harán del reglamento, los miembros del Consejo también evaluarán la posibilidad de aceptar denuncias colectivas –actualmente solo se reciben quejas individuales– y de hacer más expeditos los procedimientos.

Asimismo, comunicó el líder de la UCR, ya han recibido propuestas de reforma, “pues este tema ha sido respondido con mucho interés por parte de todos los sectores de la comunidad universitaria”.

El Consejo Universitario decidió replantear el reglamento a la luz de la coyuntura en la que se encuentran las universidades públicas con respecto a la incidencia de casos de violencia sexual y de género. Asimismo, condenó esos hechos.

Este lunes, un grupo de 20 mujeres estudiantes de la UCR, la Universidad Nacional (UNA) y del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) se declararon en estado de emergencia ante los casos de agresión sexual que, aseguran, ocurren en esos centros de enseñanza.

La decisión de reformar el reglamento la tomó el Consejo tras un pronunciamiento aprobado este martes 28 de mayo.

Una vez dado a conocer que se hará la reforma, lo que procede es que el mismo Consejo conforme una comisión, la cual recibirá insumos de expertos y revisará el reglamento integralmente, confirmó el rector.

Silvia Meza, coordinadora del equipo interdisciplinario contra el hostigamiento sexual de la UCR, dijo este miércoles que es urgente una reforma a la normativa y, sobre todo, hacer énfasis en las sanciones.

“Para la falta grave (para docentes), la sanción es de tres a ocho días, y para la falta muy grave es el despido. Entonces, hay un desfase grande entre las dos sanciones. Por eso, una de las cosas que tenemos que modificar es esa sanción de la falta grave; hay que elevarla”, consideró.

Agregó: “Yo no soy partidaria de que si le mandó un correo (un profesor a una alumna), es una falta grave, y si la tocó es una falta muy grave. Es que eso depende de un conjunto de situaciones en las cuales un correo puede ser un despliegue de poder y una agresión muy fuerte”, explicó la experta.

Por ese motivo, afirmó, el reglamento debe establecer criterios para la calificación de esas faltas, las cuales permitan determinar la gravedad de cada caso.

Según Meza, también hay que revisar los abusos con respecto a la relación de poder entre docentes y estudiantes y el impacto que tenga la situación de hostigamiento en la víctima.

Llamado a la concienciación

En su pronunciamiento, el Consejo exhortó a la comunidad universitaria, a los habitantes en general y a los diputados a tomar conciencia sobre el hostigamiento sexual y el daño que este le hace a la sociedad.

“El órgano colegiado hizo un llamado a la sociedad costarricense a reconocer la multiplicidad de realidades en las cuales puede surgir el acoso y el hostigamiento sexual, y que motivan el silencio de las víctimas.

“Por otra parte, instó a la Asamblea Legislativa a analizar las iniciativas pendientes en materia de acoso político hacia las mujeres, acoso callejero y en espacios públicos, acoso laboral y otras asociadas con diferentes expresiones de violencia.”, dictó un comunicado de prensa enviado por la UCR”, dictó un comunicado de prensa de la UCR.

Estas son las sanciones para estudiantes y docentes estipuladas en los artículos 7 y 8 del Reglamento contra el hostigamiento sexual que rige en esta casa de enseñanza superior:

Personal docente:

Faltas leves: Amonestación escrita con copia al expediente.

Faltas graves: Suspensión sin goce de salario, no menor de 5 días hábiles ni mayor de 8.

Faltas muy graves: Despido sin responsabilidad patronal. En el caso de haberse realizado un despido sin responsabilidad patronal debido a hostigamiento sexual, la Universidad se abstendrá de recontratar a la persona despedida por un plazo mínimo de 10 años.

Estudiantes:

Faltas leves: Amonestación escrita con copia al expediente.

Faltas graves: Suspensión de su condición de estudiante regular no menor de 15 días ni mayor de un mes.

Faltas muy graves: Suspensión de su condición de estudiante regular no menor de 1 año calendario y hasta por 6 años calendario.

(Video) Diálogos con Elyana Quimbayo Bolaños, miembro de 'Me pasó en la UCR'