Aarón Sequeira. 18 junio
Carlos Avendaño, de Restauración Nacional, fue diputado entre 2002 y 2006; repitió en el cargo entre el 2010 y el 2014. El 1.º de mayo del 2018 inició su tercer periodo en el Congreso. Foto: Albert Marín.
Carlos Avendaño, de Restauración Nacional, fue diputado entre 2002 y 2006; repitió en el cargo entre el 2010 y el 2014. El 1.º de mayo del 2018 inició su tercer periodo en el Congreso. Foto: Albert Marín.

El diputado Carlos Avendaño, presidente del Partido Restauración Nacional (PRN), es uno de los cinco legisladores que, en la Comisión de Nombramientos del Congreso, avaló una recomendación al plenario para que no se reelija a Paul Rueda como magistrado de la Sala Constitucional.

Sin embargo, el propio congresista tiene una carrera política que hizo gracias a que ha accedido a la diputación tres veces, de forma intercalada, tal como permite la Constitución Política para la reelección legislativa.

Al término de su tercer periodo como parlamentario, Carlos Avendaño habrá sumado 12 años como miembro de un supremo poder, en periodos de cuatro años no consecutivos. En su caso, integrante de la Asamblea Legislativa.

Avendaño, junto con el liberacionista Luis Fernando Chacón, el republicano Dragos Dolanescu, el socialcristiano Rodolfo Peña y la también restauracionista Xiomara Rodríguez escribieron “no” en el papel con que decidieron emitir un informe negativo sobre la continuidad de Rueda.

El día que hicieron esa votación, en el foro sobre nombramientos, Carlos Avendaño aseguró ante consulta de La Nación que en el PRN tienen “una valoración de que las reelecciones indefinidas deben revisarse”.

También alegó que, luego de cumplir ocho años en la magistratura, ya un periodo más sería un “periodo importante para ejercer la función de magistrado”.

En el caso de Rueda, de 53 años y doctor en Derecho Constitucional, fue nombrado juez constitucional en el 2011 y su periodo vence el 26 de junio. Para oponerse, 38 legisladores deben pronunciarse en contra, tal como lo ordena la Constitución Política.

El restauracionista admitió que Rueda, en realidad, no ha llegado a ser reelecto, pero adujo que los periodos de ocho años para un magistrado son “sumamente largos”.

Agregó que en su partido creen que el Poder Judicial ha entrado, desde hace mucho, en la necesidad de un cambio y “se van dando oportunidades para esos cambios”.

“Creemos que tiene que haber un cambio en el Poder Judicial y, desde esa tesis, nosotros somos los que proponemos hablar sobre eso, discutir sobre eso. Tenemos una propuesta para ver si se varía la forma de hacer la reelección”, comentó ese día Avendaño.

Matices

A pesar de los cuestionamientos que dio apenas votó en contra de recomendar la reelección, este lunes, cuando se le preguntó si él, tres veces diputado gracias a reelecciones no consecutivas, cree en la reelección personalmente, respondió que sí.

Argumentó Avendaño que, al igual que el plan para reformar el sistema de elección de diputados y su eventual reelección consecutiva, debe darse una discusión similar en torno a los magistrados.

“Creemos que el tema se tiene que discutir, las reelecciones, los años, los votos negativos (38 para no reelegirlos). Eso no tiene nombre y apellido, es en otro contexto”, dijo el líder de Restauración.

Sin embargo, esos han sido argumentos reiterados desde que los congresistas tienen en sus manos la decisión específica sobre Paul Rueda.

Cuando se le insistió sobre su opinión personal en torno a la reelección, Avendaño matizó su criterio y adujo que él cree que la reelección puede darse, pero que hay muchas aristas en torno al tema.

“Yo creo que la reelección debe darse, en todos los ámbitos: síndicos, magistrados, presidente o diputados. La potestad o prerrogativa la debería tener el pueblo, si reelige o no a un funcionario. Tampoco creo en reelecciones vitalicias, debe haber cambios de todo, generacionales”, apuntó.

Aunque ante la petición de Rueda por tener un periodo más en la Sala Constitucional la Asamblea arde en polémica, hace nueve meses se reeligió a Julia Varela, de 65 años, para un tercer periodo en la Sala Segunda.