Sofía Chinchilla C., Aarón Sequeira. 2 septiembre
El 2 de julio, organizaciones de pacientes se agolparon en la barra de público del Congreso para pedir que no se aprobara el proyecto que quita dinero a la lucha contra el cáncer. La iniciativa fue propuesta por el diputado liberacionista Luis Antonio Aiza (izquierda). Foto: John Durán.
El 2 de julio, organizaciones de pacientes se agolparon en la barra de público del Congreso para pedir que no se aprobara el proyecto que quita dinero a la lucha contra el cáncer. La iniciativa fue propuesta por el diputado liberacionista Luis Antonio Aiza (izquierda). Foto: John Durán.

El plenario legislativo aprobó este lunes, en segundo debate, el plan que tomará recursos del programa de lucha contra el cáncer y los trasladará a la promoción del deporte, como mecanismo para prevenir el tabaquismo.

Pese a la oposición que manifestaron organizaciones de pacientes e instituciones como la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), con la votación de los diputados el proyecto queda aprobado.

Lo respaldaron 47 diputados; se opusieron Laura Guido, Luis Ramón Carranza y Mario Castillo, del Partido Acción Ciudadana (PAC); Zoila Volio y Wálter Muñoz, del Partido Integración Nacional (PIN); Aracelly Salas, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y José María Villalta, del Frente Amplio.

El plan reformará el artículo 29 de la Ley General de Control del Tabaco y sus Efectos Nocivos para la Salud, con lo cual se reducirán en un 5% los fondos de la ley antitabaco destinados a la lucha contra el cáncer y otras enfermedades relacionadas con el consumo de cigarros.

Dichos fondos se destinarán ahora a fomentar el deporte como prevención del tabaquismo y el cáncer, principalmente entre la población joven.

Por el momento, la CCSS recibe un 60% de los dineros recaudados por esa ley vía impuestos a los cigarrillos; el Ministerio de Salud recibe un 20%; el IAFA, un 10%; y el Instituto Costarricense del Deporte (Icoder), otro 10%.

No obstante, con la reforma, la Caja pasará a captar un 55% y el IAFA, un 5%; mientras los ingresos del Icoder por este concepto subirán a un 20%. Solo el Ministerio de Salud mantendrá su 20%.

Según estimaciones de la Caja, el 5% de los recursos recaudados a través de la ley antitabaco representan entre ¢800 y ¢1.000 millones anuales.

Para que los cambios se ejecuten, solo resta que el presidente de la República, Carlos Alvarado, firme el texto aprobado y que el mismo se publique en el diario oficial La Gaceta.

Votación

La votación definitiva del plan se realizó este lunes por la tarde, luego de que los legisladores recibieran la respuesta de la consulta que le hicieron a la Sala Constitucional sobre el proyecto.

Como los magistrados no encontraron vicios de inconstitucionalidad en la propuesta y entonces el plenario procedió a terminar su trámite.

El proyecto lo presentó Luis Antonio Aiza Campos, médico oftalmólogo y legislador del Partido Liberación Nacional (PLN).

“Como médico de profesión, soy de la consigna que es mejor aplicar métodos preventivos que paliar las situaciones. Por estas razones, quisiera reiterarle al pueblo costarricense que con este proyecto no se le están sustrayendo recursos a la salud, más bien procura la salud”, afirmó Aiza.

Sin embargo, la Caja protestó contra la decisión hasta minutos antes de que se realizara la votación.

“Señores diputados: quitarle recursos a la lucha contra el cáncer no es correcto. Los casos de cáncer van en aumento, necesitamos más bien aumentar cada año la inversión para su abordaje; es inadecuado pensar que se pueda hacer con menos recursos cada vez”, publicó la entidad en su cuenta de Twitter.

Reacciones

Román Macaya Hayes, presidente ejecutivo de la Caja, manifestó que “lamenta la decisión y aprobación de esta ley, porque primero que nada, es una ley orientada en proveerle recursos al combate de las enfermedades que más matan en Costa Rica, como los son las enfermedades cardiovascularesy el cáncer principalmente”.

“Los recursos que vienen del impuesto al tabaco no alcanzan para estas enfermedades. O sea hay recursos adicionales que obviamente tiene que poner la institución y todos los recursos que han sido asignados de esta ley a la Caja tienen un festino ya definido y específico para atención de estas terribles enfermedades”, dijo Macaya.

El funcionario agregó que la segunda razón por las que lamentan la decisión es que “con una población que se envejece a pasos agigantados, la institución va a depender cada vez menos de la población económicamente activa, porque cada vez hay menos personas cotizando por cada persona jubilada”.

“Esas personas mayores de edad consumen mucho más servicios de salud. En el largo plaza la Caja va a requerir diversificar sus ingresos más allá de las cuotas obrero patronales a ingresos de cuanta gente está en el mercado laboral. Los impuestos al tabaco son un ejemplo de este tipo de ingreso. Respetamos todas las decisiones que se tomen en la Asamblea Legislativa, pero si lamentamos que no vayan enm beneficio de los pacientes del cáncer y cardiovasculares, que son víctimas del tabaquismo”, aseguró Macaya.

Marcela Campos Vargas, presidenta de Fundación Mujeres en Rosa (Fundamuro) expresó que siente gran indignación, frustración y dolor ante la decisión de los diputados que decidieron recortar el presupuesto la CCSS con la ley antitabaco.

“A la deriva quedarán proyectos de detección y atención para las personas con cáncer. Qué respuestas darán a sus provincias en donde ya no llegará el tratamiento a los lugares más cercanos a sus domicilios. Las oenegés hemos dado una gran lucha para que no se llegará a esta situación pero no tenemos la fuerza política para decidir”, manifestó Campos.

Colaboró la periodista Angela Ávalos.