Sofía Chinchilla C.. 13 julio

Pasaron cuatro noches sin que los familiares del costarricense Vicente Rappaccioli Navas supieran nada de él, después de que saliera de su casa el martes 26 de junio, cuando ya estaba oscuro.

El hombre de 60 años, con nacionalidades costarricense y nicaragüense, había salido en su camioneta Mitsubishi Montero de su vivienda en Diriamba, municipio ubicado 40 kilómetros al sur de Managua, rumbo a la cercana ciudad de San Marcos.

Ese mismo día en la noche empezó su búsqueda por parte de sus sobrinas, quienes publicaron un afiche en redes sociales.

Horas más tarde, el afiche de Facebook fue visto por los médicos del Instituto de Medicina Legal (IML) nicaragüense, quienes reconocieron al hombre de la fotografía y le avisaron por teléfono a la familia de que el cuerpo de un hombre que calzaba con la descripción de Rappaccioli se encontraba en la morgue, según informó entidad en un comunicado de prensa.

“El 26 de Junio de 2018, a las 11:30 p.m. ingresó a la morgue un cadáver no identificado, sexo masculino, de 50 a 55 años de edad aproximadamente, con un peso de 147 lbs. más o menos, la piel es de color blanca, ojos verdes amarillentos, cabello negro tipo liso y 1.80 m. de estatura”, dice otro comunicado emitido por el IML dos días después de la desaparición de Rappaccioli.

Los familiares lo identificaron finalmente a las 3.25 p. m. del 30 de junio, en las instalaciones del IML.

La entidad concluyó que al hombre lo mató el impacto de una bala en el cráneo.

Exiliados en Costa Rica

Rappacioli es miembro de una familia que tuvo que huir de Nicaragua en 1979. La familia relató que el papá de Rappacioli Navas apoyó la revolución sandinista que logró sacar del poder a Anastasio Somoza, pero luego del triunfo del movimiento, él y su familia fueron perseguidos por el entrante gobierno sandinista.

El núcleo tuvo que huir a Costa Rica, donde se instaló.

Según informó el Registro Civil, a Vicente Rappaccioli se le concedió la ciudadanía costarricense hace 35 años, el 20 de octubre de 1983.

(Vicente Rappaccioli) realizó parte de sus estudios superiores en la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA). Se desempeñó en diferentes cargos en fundaciones como el Semanario Escuela para Todos, la empresa Ston Forestal, y fue fundador de la iniciativa Harmonic Alliance Foundation.

Contaba también con un Máster en Administración de Empresas del Loyola University y escribió varias publicaciones académicas enfocadas en derechos de la humanidad, medio ambiente, conservación ambiental y cambio climático. Era una persona sumamente pacífica, según informó la familia.

Su familia lo describe como un “activista ambientalista". Publicó varios artículos con esa temática, en revistas de la Universidad Nacional (UNA) (Derechos de la humanidad y el planeta Tierra, un diálogo de paz y amor) y con la Universidad Fidélitas (¿Cómo lograr una mitigación a escala global? Un marco de política global e integral).

Sin respuesta

Hasta el momento, sigue sin existir certeza sobre las circunstancias en las que murió Rappaccioli. Según el reporte del diario local La Prensa, la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) da por un hecho que fue ejecutado.

“Se tiene que fue ejecutado, fue arrodillado, en vista que la bala entró en la parte superior del cráneo y salió en la parte anterior de la nuca y, además de eso, tiene trazas de haber sido arrastrado, de haber sido llevado a un lugar donde había ciertos materiales”, dijo Danilo Martínez, delegado de la Asociación en declaraciones a ese medio.

El Ministerio de Relaciones Exteriores costarricense informó de que el Consulado de Costa Rica en Managua está al tanto del caso, y está a la espera de que ingresen los documentos oficiales de la medicatura forense.

La Prensa también reportó que en el poblado de Las Esquinas, por donde habría transitado Rappaccioli la noche que lo asesinaron, han ocurrido varios hechos violentos desde que empezó el conflicto entre el gobierno, opositores y grupos paramilitareas, hace aproximadamente tres meses.

“Mi hermano era una persona extremadamente pacífica, un empresario que creó un impacto en el exilio en Costa Rica, amante de la naturaleza, una persona pro derechos humanos, pro defensa de sociedades democráticas, pro defensa de participación de todos los géneros”Juan Carlos Rappaccioli, hermano delfallecido, en declaraciones a La Prensa

Entre ellos se cuentan el asesinato a balazos de dos policías por parte de paramilitares, el 15 de junio, así como el homicidio de un joven de 27 años que se habría negado a ser requisado, tres días después.

Juan Carlos Rappaccioli, hermano de la víctima, dijo a La Prensa que ese día en la noche se escucharon disparos en Las Esquinas.

“Nos hace suponer de que a mi hermano Vicente lo interceptaron en el tranque de Las Esquinas; el qué motivó a los individuos que estaban en ese tranque, supuestamente paramilitares, a que lo asesinaran, lo desconocemos”, dijo.

“No me lo imagino discutiendo ni rechazando ninguna solicitud que le hayan hecho en ese tranque de manera pacífica, no entendemos el porqué de esa reacción, de la forma brutal y cobarde en cómo lo asesinaron", añadió.

Los familiares del hombre aseguran que Rappaccioli no estaba involucrado activamente en ningún movimiento antigubernamental, y que se desplazaba desarmado.

La camioneta en la que viajaba el día que murió no ha aparecido y fue reportada como robada.