Silvia Artavia. 21 agosto
El sábado, la Fuerza Pública detuvo a 44 personas en una manifestación xenofóbica en el parque La Merced, donde normalmente se congregan nicaragüenses. El lugar permanece acordonado por la Policía por tiempo indefinido. Fotografías: Graciela Solis.
El sábado, la Fuerza Pública detuvo a 44 personas en una manifestación xenofóbica en el parque La Merced, donde normalmente se congregan nicaragüenses. El lugar permanece acordonado por la Policía por tiempo indefinido. Fotografías: Graciela Solis.

Los siete expresidentes de la República censuraron los actos xenofóbicos contra nicaragüenses acontecidos el sábado en el parque La Merced, en San José.

Ese día, en una manifestación, la Fuerza Pública detuvo a 44 personas y decomisó ocho bombas molotov, cuatro puñales, un bate de béisbol y cuchillas.

El Gobierno –desde el Ministerio de Seguridad Pública–, y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han reprochado lo ocurrido.

Este martes, se suman a la cruzada los exmandatarios Óscar Arias, Rafael Ángel Calderón, José María Figueres, Miguel Ángel Rodríguez, Abel Pacheco, Laura Chinchilla y Luis Guillermo Solís.

Los expresidentes redactaron una carta en la cual, aunque expresan estar de acuerdo con evitar el ingreso al país de “personas indeseables”, afianzan su oposición a cualquier acto violento o discriminatorio.

Óscar Arias, Rafael Ángel Calderón, José María Figueres, Miguel Ángel Rodríguez, Abel Pacheco, Laura Chinchilla y Luis Guillermo Solís redactaron esta carta dirigida a los costarricenses.
Óscar Arias, Rafael Ángel Calderón, José María Figueres, Miguel Ángel Rodríguez, Abel Pacheco, Laura Chinchilla y Luis Guillermo Solís redactaron esta carta dirigida a los costarricenses.

“Perversos intereses pueden estar tratando de destruir nuestra armonía y de azuzar el odio y la xenofobia. No permitamos caer en la tentación”, reza la misiva redactada por los exmandatarios.

En su pronunciamiento, los expresidentes recordaron que Costa Rica es “un pueblo fruto de inmigraciones” y, por lo tanto, aunque está llamado a velar por su seguridad, debe hacerlo en forma pacífica.

“Ciertamente, tenemos el derecho y la obligación de proteger nuestra cultura y nuestra identidad y a recuperar la seguridad ciudadana. Y como atinadamente lo ha señalado el señor presidente, debemos protegernos con todos los posibles controles migratorios para evitar el ingreso de personas indeseables”, prosigue la carta.

“Pero el odio y la xenofobia degradan a las personas y han llevado a la guerra a muchas naciones, causando muerte y destrucción… Para resolver nuestros problemas requerimos vivir en paz. No permitamos que se ponga en riesgo nuestra vida fraterna”, agregó la misiva.

La carta está dirigida a los costarricenses y la publicaron los expresidentes la mañana de este martes en sus redes sociales.

Detractores de la discriminación

Entre quienes se han pronunciado contra los actos xenofóbicos del sábado en el parque La Merced se encuentra Alice Shackelford, coordinadora residente de la ONU en Costa Rica.

"Costa Rica es reconocida como un país que construye con los valores de solidaridad y derechos humanos, es momento de recordar esto; no son parte del ADN de Costa Rica estos comportamientos violentos y xenofóbicos”, dijo la representante a La Nación.

Otro quien repudió lo ocurrido fue el jefe de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), Carlos Ricardo Benavides, quien afirmó que esta “no es la Costa Rica de nuestros abuelos, de nuestros padres, ni queremos que sea la de nuestros hijos”.

Por su parte, Michael Soto, ministro de Seguridad, dijo que no descarta que alguien esté detrás de esas agresiones a nicaragüenses y calificó los hechos como atípicos.

Nicaragua lleva cuatro meses de una crisis que ha cobrado más de 317 vidas en las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

Tal situación en el país vecino ya se refleja en el nuestro. Para la segunda semana de julio, las oficinas consulares de Costa Rica en esa nación registraban un aumento del 42% en las solicitudes de visas de nicaragüenses.