Los beneficiados tienen medidas cautelares: deben presentarse a firmar a una oficina de migración y se les decomisó el pasaporte

Por: Diego Castillo 12 mayo, 2016
Según información del Ministerio de Seguridad, los africanos entraron al país atravesando zonas montañosas. | ALFONSO QUESADA
Según información del Ministerio de Seguridad, los africanos entraron al país atravesando zonas montañosas. | ALFONSO QUESADA

380 migrantes africanos que llegaron a los centros de atención y aprehensión que dispuso el país en los cantones de Buenos Aires y Golfito salieron de esos establecimientos con un documento que les permite el libre tránsito por territorio costarricense.

La Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) informó que los africanos pueden circulan libremente por el país, pero siguen siendo migrantes en estado irregular y propensos a la deportación.

De los 532 migrantes que ingresaron a alguno de los centros establecidos por Migración en la zona sur del país, 380 salieron con el permiso de tránsito en mano y otros 152 se mantienen en dichos establecimientos.

Migración les entregó un documento llamado Resolución Administrativa de Cambio de Medida, el cual indica que el portador tiene libre tránsito bajo medidas cautelares. La principal condición es que se deben presentar a firmar a una oficina migratoria cada 8 o 15 días. También se hizo un decomiso temporal del pasaporte a los africanos que lo portaban.

El propósito del permiso es no limitar el libre tránsito de los migrantes mientras el Gobierno costarricense decide qué hacer con su situación.

Migración aceptó que con la licencia para circular libremente los migrantes podrían continuar su camino hacia Nicaragua, como parte de su viaje a su destino final: Estados Unidos. Las medidas cautelares pretenden evitar eso.

"El documento que se les otorgó es una Resolución Administrativa, basado en el artículo 211 de la Ley General de Migración y Extranjería", señaló la oficina de prensa de la institución.

Para que un africano haya recibido este permiso, tuvo que ingresar a uno de los dos centros migratorios establecidos en la zona sur, registrar sus datos y que estos fueran verificados por la embajada de su país.

infografia
En el centro de atención de Buenos Aires se atienden a 74 personas. De esas, 27 son mujeres (seis embarazadas), 25 hombres y 22 menores de edad. Mientras que en el centro de detención de Golfito están 78 personas (18 mujeres y 60 hombres).

En el centro de Buenos Aires, han ingresado 214 personas, de las cuales 140 recibieron el documento de circulación. En Golfito, llegaron 318 migrantes, de los cuales 240 salieron con libre tránsito.

El pasado 26 de abril, Migración habilitó el centro de atención para la población en riesgo (menores de edad y mujeres embarazadas) en el cantón de Buenos Aires, a 150 kilómetros de la frontera con Panamá. También se estableció un centro de detención temporal en Río Claro de Golfito.

Un número no determinado de migrantes sigue en la frontera de Paso Canos. Migración instaló un campo ferial en ese lugar para que los africanos se acerquen a ingresar sus datos personales.

Desde el 13 de abril, unos 600 africanos llegaron a la frontera de Paso Canoas provenientes de Panamá con la intención de pasar irregularmente por territorio costarricense para continuar su camino hacia Estados Unidos. Estas personas se transportaron en barcos desde África hasta Suramérica.

Los migrantes provienen de países como Congo, Mali, Senegal, Ghana, Costa de Marfil, Guinea, Mozambique, Togo y Burkina Faso. Estas naciones se caracterizan por ser de ingresos bajos y tener guerras civiles.