Aarón Sequeira. 16 diciembre, 2019
El exdiputado Ottón Solís presentó el proyecto para cerrar instituciones del sector social y trasladar sus funciones a tres ministerios en diciembre del 2015. Foto: Mayela López.
El exdiputado Ottón Solís presentó el proyecto para cerrar instituciones del sector social y trasladar sus funciones a tres ministerios en diciembre del 2015. Foto: Mayela López.

Un grupo de 13 diputados se negó a dar sus votos para mantener con vida un proyecto de ley que reduciría la burocracia en el sector social del Estado.

Se trata de la iniciativa del exdiputado Ottón Solís conocida con el nombre de C.E.R.R.A.R (Cerrar instituciones, Eliminar duplicaciones, Reunificar funciones, Redefinir rectoría, Ahorrar recursos y Reducir pobreza).

El expediente 19.384 planteaba cerrar cinco instituciones para trasladar sus funciones a dos ministerios ya existentes, Agricultura y Planificación, y uno nuevo que se llamaría Ministerio de Asistencia Social.

Las entidades que serían cerradas eran el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el Ministerio de Vivienda, el Fondo Nacional de Becas (Fonabe), el Instituto de Desarrollo Rural (Inder) y el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU).

Este lunes, en el plenario, los legisladores tuvieron en sus manos la posibilidad de mantener el proyecto vivo, con una moción para ampliar el plazo cuatrienal del expediente legislativo.

La moción la presentó el diputado independiente Erick Rodríguez Steller.

Cuando un proyecto de ley inicia su trámite en el Congreso, tiene un plazo de cuatro años, que se puede ampliar por cuatro años más en caso de que haya voluntad para que siga su camino parlamentario. Para ello, se requiere del voto de al menos 38 congresistas.

En este caso, la moción de Rodríguez solo tuvo el apoyo de 30 legisladores, mientras que 13 estuvieron en desacuerdo.

El grupo que enterró la propuesta de Solís estuvo compuesto por cinco de Restauración Nacional (PRN), tres del bloque independiente Nueva República (PNR), dos de Integración Nacional (PIN), una del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), uno del Republicano Social Cristiano (PRSC) y uno del Frente Amplio.

Se trata de los legisladores Carlos Avendaño, Floria Segreda, Melvin Núñez, Giovanni Gómez y Xiomara Rodríguez (PRN); Ignacio Alpízar, Jonathan Prendas y Nidia Céspedes (PNR); Wálter Muñoz y Zoila Volio (PIN); Shirley Díaz (PUSC); Dragos Dolanescu (PRSC); y José María Villalta (FA).

Según el plan, las funciones del IMAS, el Ministerio de Vivienda y el Fonabe las asumiría el nuevo Ministerio de Asistencia Social, junto con el programa de ahorro y préstamo del INVU y parte de las labores del Inder, en lo relativo al registro de beneficiarios.

En tanto, el fondo para tierras del Inder pasaría al Ministerio de Agricultura y el Programa de Urbanismo del INVU al Ministerio de Planificación.

Según Erick Rodríguez, quien planteó que la iniciativa legal se mantuviera viva, el gobierno de Carlos Alvarado le ha “venido zafando la tabla a todo lo que sea reforma del Estado”.

“Tiene miedo de comerse ese costo político. Yo presento la moción, no tanto para que sea aprobada, sino para sentar una discusión importante sobre las reformas que se tienen que dar en materia de estructura del Estado”, alegó.

El independiente adujo que, quienes votaron por enterrar el expediente, “no entendieron su estrategia", que era “ver a un PAC, que ha despotricado contra el proyecto, que no lo ha movido, ver si lo iban a votar en contra”.

No obstante, la previsión del diputado independiente no se cumplió y los siete legisladores del PAC presentes en el plenario legislativo votaron a favor de que el plan siguiera vivo, pero él alegó que era porque “sabían que no iban a estar los 38 votos”.

“Es hora de que entremos a hablar en serio de una reforma del Estado. Si se sigue gastando así, este país nunca se va a reactivar”, dijo Rodríguez, quien tampoco optará por presentar el proyecto desde cero, pues dijo que es el Ejecutivo el responsable de reactivar el país.

Al respecto, el exdiputado Ottón Solís declaró: “Creo que hay que felicitar a la mayoría de diputados de esta Asamblea, por las reformas hechas para intentar corregir las finanzas públicas. También hay que hacer reformas estructurales en el Estado, como la que se deriva de la propuesta que hice cuando fui diputado, denominada CERRAR”.

"Lamento que no se diera el paso, pero quiero felicitar a los 30 diputados que votaron a favor y al proponente, Erick Rodríguez.

“Ese tipo de ideas, como las contenidas en ese proyecto, tendrán que aprobarse inevitablemente. Creo que será más tarde que temprano. Si se hace más temprano, las reformas van a ser menos gravosas para los sectores que se puedan ver afectados”.

José María Villalta, del Frente Amplio, alegó que, en la Comisión de Jurídicos, se emitió un informe negativo del proyecto CERRAR, apoyado por el PAC, “donde se recogen observaciones, defectos, inconsistencias y errores que tiene el proyecto”.

“Aunque estoy de acuerdo con revisar duplicidades, ineficiencias en instituciones del gobierno, me parece que el proyecto arma un combo mezclando temas que no tienen relación entre sí, por ejemplo lo social con sector agropecuario y vivienda”, dijo Villalta.

Añadió que los temas deberían verse por separado, porque la dispersión del sector social es una, la del agro es otra, así como la de vivienda también.

“No estoy en desacuerdo con revisar el funcionamiento del Estado, incluyendo la fusión, pero no meterlo todo en el mismo saco”, adujo Villalta.

Zoila Rosa Volio, del PIN, manifestó que el proyecto de ley ha perdido actualidad y el contexto político no es el mismo ahora que el de hace cuatro años, cuando se presentó la iniciativa.

Rechazada la moción para ampliarle el plazo cuatrienal al proyecto, se irá al archivo legislativo.