Patrimonio

Borucas invitan a turistas a presenciar su ancestral ‘juego de los diablitos’

Tradicional fiesta representa el drama histórico de la resistencia indígena ante la colonización de los españoles; actividad se extiende del 30 de diciembre y hasta el 2 de enero

A partir de la medianoche del próximo 30 de diciembre, un grupo de “diablitos” se colocará sus máscaras y atuendos tradicionales para librar una batalla hasta el 2 de enero contra su fiero enemigo: el toro.

El campo de lucha será el pueblo indígena Bruncajc de Boruca, ubicado en Buenos Aires de Puntarenas, en el marco de sus fiestas tradicionales conocidas como ′juego de los diablitos’ (Kabrú Rójc).

Se trata de una expresión cultural tradicional que representa el drama histórico de la conquista; es decir, la lucha de los borucas, personificados por los cabrû (diablitos), contra los españoles, simbolizados en la figura del toro. El juego representa la resistencia del indígena ante la colonización.

“Como no éramos católicos, éramos del diablo, entonces de ahí viene la terminología de ‘diablitos’, pero en realidad lo que nosotros hacemos es una representación de los guerreros. Entonces, cuando las personas les llaman ‘diablitos’, en realidad es la figura del guerrero boruca”, dijo Harol García, de la Comisión Kabrú Rójc.

Cada año, la comunidad realiza esta práctica ancestral como una forma de rescatar sus raíces e invita al resto de la población a que se sume a presenciar el festejo.

“Es un espacio de acercamiento con las poblaciones indígenas; usualmente, no hay muchos espacios en los que las personas puedan acceder a información y saber que pueden visitarlo. Además, es una fiesta en la que todo el pueblo se une a celebrar”, expresó el vocero.

“Pueden tener la dicha de compartir o conocer la población indígena y apreciar una tradición que para nosotros tiene los elementos de una ceremonia, porque tiene mucha conexión espiritual con las memorias de los guerreros que lucharon por preservar y fortalecer el pueblo”, añadió.

La celebración se liga a conocimientos ancestrales y otras expresiones culturales, como la artesanía para la elaboración de máscaras y atuendos de los diablitos, la música –tanto los instrumentos como los cantos–, la danza y el teatro, las comidas y las bebidas tradicionales, entre otros elementos propios de la tradición oral.

Debido a todos estos elementos, la tradición de los Kabrú Rójc, del pueblo indígena Bruncajc de Boruca, así como de Rey Curré, fue reconocida como patrimonio cultural inmaterial mediante el decreto N.º 40766-C, publicado en La Gaceta N.º 237, del jueves 14 de diciembre del 2017.

La batalla

La representación del ‘juego de los diablitos’ inicia el 30 de diciembre al oscurecer, cuando los participantes suben de manera silenciosa al ‘cerro donde se nace’, o alto Brugra, lugar cercano al pueblo.

Al ser las 12 medianoche en punto, nacen los diablitos, luciendo sus máscaras, trajes de gangoche, adornos y gritos de alegría.

“Se trata de una fiesta amistosa en la que todos son bienvenidos al mundo boruca. La actividad es pacífica y despreocupada, bajo la autoridad de los ‘diablos mayores’. Aquí todo es alegría y baile, mientras comen tamales y beben chicha”, señala el Ministerio de Cultura y Juventud en un comunicado.

Posteriormente, vendrán las demás fases, en las que los diablitos se enfrentan al toro, hasta el 2 de enero.

Estos momentos incluyen la aparición del toro, la lucha y la tumbazón; esta última es una de las etapas más importantes del juego, ya que, en apariencia, es el triunfo del conquistador.

Seguidamente, se dará la huida, la vuelta a la vida de los diablitos, la búsqueda y muerte del toro, así como la fiesta y celebración.

El ‘juego de los diablitos’ se desarrollará desde las 8 a. m. y hasta las 6 p. m. La actividad es abierta y gratuita para que todo el público, tanto nacional como extranjero, pueda disfrutarla.

Los interesados pueden llamar al número telefónico 8412-1442, con Harol García, para recibir información sobre la logística necesaria para visitar la comunidad y sumarse a las celebraciones.

Lucía Astorga

Bachiller en Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica y Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina; finalizando la Maestría en Diplomacia del Instituto Manuel María Peralta.