Patricia Recio. 11 julio
Desde este miércoles iniciaron trabajos de mantenimiento y limpieza de la vía que llevaba casi un año abandonada. Foto: Cortesía de Asociación Pro Carretera San Carlos.
Desde este miércoles iniciaron trabajos de mantenimiento y limpieza de la vía que llevaba casi un año abandonada. Foto: Cortesía de Asociación Pro Carretera San Carlos.

Dentro de seis semanas, el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) deberá presentar un cronograma detallado sobre el futuro del tramo central de la carretera a San Carlos.

En ese documento solicitado por la Contraloría General de la República (CGR), el Conavi debe incluir los escenarios previstos, plazos para cada uno de los procesos y obras por realizar, así como las alternativas a cada uno de los problemas que se han identificado en la vía que va desde Sifón de San Ramón a la Abundancia de San Carlos.

De acuerdo con el director del Consejo, Mario Rodríguez, en el cronograma deben incluir también los detalles de las obras adicionales de mantenimiento, que se comenzaron a realizar este miércoles.

Otro de los puntos definitivos será decidir la solución al problema geológico en el sector del puente Laguna.

“Las pruebas confirmaron los peores presagios: no podemos mantener el puente en el sitio donde se estaba construyendo”, adelantó Rodríguez.

Una de las opciones que se valora consiste en colocar una alcantarilla y un relleno, para trazar el paso de la vía aguas abajo de donde se ubica el puente.

“Si podemos confirmar que la alcantarilla va y el suelo resiste, nuestro nivel de estudio se reduce (...) con cada una de esas cosas dependiendo de los resultados; podríamos tener diferentes rutas”, explicó el director del Conavi.

FUENTE: CONAVI. DISEÑO/LA NACIÓN.

Plazos

El informe también incluiría la fecha “más realista” para tener una licitación, diseños y una empresa nuevamente trabajando en la carretera por la que los vecinos han esperado más de 40 años.

Precisamente, la solicitud de la Contraloría surgió como atención a la incertidumbre que han denunciado los pobladores de la zona norte, desde que en agosto del año pasado se rompió el contrato con la empresa Sánchez Carvajal, la cual durante al menos 10 años estuvo al frente de las obras sin lograr concluir la vía.

En ese tiempo, la empresa consumió $188 millones y los trabajos quedaron con un 60% de avance.

Según el Conavi, la constructora logró asfaltar 22 kilómetros de los 29,7 totales; sin embargo, no se realizó señalamiento vial ni ninguna otra labor de seguridad.

Ahora, para terminar las obras restantes, se requiere de al menos $300 millones adicionales, pero el actual ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez, ha indicado en varias ocasiones que los trabajos se retomarán hasta que cuenten con el sustento técnico necesario que permita evitar los problemas hallados en el pasado.

Otro de los puntos que el Conavi debe afinar para su próxima presentación, tiene que ver con una solicitud del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sobre construir los puentes a cuatro carriles y no a dos.

A eso se suma el problema en el humedal del sector conocido como La Culebra. Ahí no se puede ejecutar ningún trabajo hasta que la Sala Constitucional resuelva una acción presentada por dos ambientalistas en el 2016, con el fin de impugnar un decreto que autorizaba la intervención en humedales para el desarrollo de infraestructura pública estatal en proyectos previamente declarados de interés nacional.

Detalle del proyecto.
Detalle del proyecto.
Arrancó mantenimiento

Este miércoles dieron inicio las labores de mantenimiento en el tramo que permanecía abandonado desde agosto del año pasado.

El director del Conavi explicó que las labores serán realizadas por tres empresas, que se encargarán de la limpieza, completar obras necesarias para proteger la inversión existente y la conservación de la carretera.

Para esto, se dispone de $6 millones, destinados específicamente para esas funciones. Empero, en algunos trabajos se echará mano de los contratos de mantenimiento existentes para esa zona.

Patricia Romero, presidenta de la Asociación Pro Carretera, aseguró que si bien el mantenimiento y seguridad debían atenderse, para ellos lo ideal es que esos recursos también se aprovecharan para dar funcionalidad a algunos tramos de la vía; por ejemplo, el tramo de la Abundancia-Alto Sucre, que permitiría a los usuarios que se dirigen a La Fortuna o Los Chiles evitar pasar por Ciudad Quesada.

Otro de los sectores que se podría aprovechar es Anateri-Sifón (en el extremo sur de la vía); ahí se requiere de la habilitación de un camino vecinal.

Además, pidieron al Conavi nombrar una unidad ejecutora que agilice las obras en la llamada “punta sur” (Sifón-Naranjo).

Sobre el tramo de Sucre, el jefe del Conavi dijo que ya se está trabajando en los diseños para hacer la conexión en esa parte. La intención es publicar el cartel para ese proyecto en octubre.

En tanto, la llamada “punta sur” saldría a licitación en setiembre.