Patricia Recio. 1 octubre
Las labores de mantenimiento incluyen desde las cortas de zacate hasta el recarpeteo de las vías. Fotografía de Julieth Méndez
Las labores de mantenimiento incluyen desde las cortas de zacate hasta el recarpeteo de las vías. Fotografía de Julieth Méndez

Todas las labores de mantenimiento de rutas nacionales fueron suspendidas desde este martes, porque el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) no tiene los recursos aprobados para hacer frente a los contratos.

El director de ese consejo, Mario Rodríguez, confirmó que dependen de la aprobación de un presupuesto extraordinario por ¢30.000 millones, que iría la próxima semana a la Asamblea Legislativa.

Los afectados son los contratos de mantenimiento “normal” con los que se atiende toda la red vial nacional.

Por esa razón, se informó a todos los directores regionales de Conavi que a partir de este martes no se podrá ejecutar ningún tipo de obra sin la debida aprobación del programa de trabajo.

También se les instruyó para que los frentes de trabajo que deban suspender obras tomen las medidas de seguridad correspondientes, de modo que se preserven y protejan las inversiones realizadas hasta la fecha.

Los contratos de mantenimiento que el Conavi mantiene en tres licitaciones, cubren 22 áreas de conservación de todo el país. Esas licitaciones deben renovarse cada cuatro años y anualmente requieren asignación de recursos con aprobación por la Contraloría General de la República.

Posteriormente, el Conavi recibe e contenido presupuestario, parte que corresponde al Ministerio de Hacienda, y que actualmente es la que impide que se continúen desarrollando los trabajos.

Una vez que tengan los recursos, el Consejo debe realizar programas trimestrales para la ejecución de los contratos.

Dichas labores de conservación incluyen desde corta de zacate al lado de las vías y limpieza de cunetas hasta asfaltado, recarpeteo y atención de emergencias como derrumbes o falseamiento de superficies.

La mayoría de zonas de conservación están a cargo de las constructoras Hernán Solís y MECO.

Viene de impuesto

El director de Conavi dijo que el faltante de recursos se dio por el atraso del Ministerio de Hacienda en la recaudación de los impuestos a la propiedad de los vehículos (que se cobra dentro del derecho de circulación), del que reciben ¢70.000 millones.

Por esa razón, hubo que tramitarlo mediante presupuesto extraordinarios, de los cuales ya recibieron el primero, por ¢40.000 millones.

“Esos 70.000 millones no ingresaron al Conavi y este año había que hacer dos presupuestos extraordinarios, ya el Ministerio de Hacienda y la Casa Presidencial prepararon uno y estamos esperando que el segundo entre la otra semana a la Asamblea Legislativa (...) va a ser esta semana la que estemos detenidos, no podemos ejecutar obras sino tenemos recursos”, dijo.

El director del Conavi explicó que la aprobación de esos fondos debe pasar por el Congreso porque se trata de fondos especiales, ya que debido al atraso en el ingreso del dinero de los impuestos, se debieron utilizar recursos de este año para pagar obras del año pasado.

“Si no lo aprueban paramos este año, que sería terrible porque se nos vienen todas las emergencias (por las lluvias) y todo, y no tenemos el dinero para atenderlas”. Mario Rodríguez, director Conavi

Rodríguez dijo que ya los programas para este período estan listos, por lo que solo dependen de que los diputados aprueben al presupuesto.

“Si no lo aprueban paramos este año, que sería terrible porque se nos vienen todas las emergencias (por las lluvias) y todo, y no tenemos el dinero para atenderlas”, advirtió.