Patricia Recio. 9 noviembre
Turistas y residentes de Monteverde deben lidiar con el polvo y el mal estado de la vía. Foto: Rafael Pacheco
Turistas y residentes de Monteverde deben lidiar con el polvo y el mal estado de la vía. Foto: Rafael Pacheco

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), inició la colocación de un sello asfáltico con el fin de mejorar el tránsito en los 17 kilómetros entre Guacimal y Santa Elena (pueblo que lleva a Monteverde), en Puntarenas.

Ese material, lucirá a la vista de los conductores como un asfaltado normal, sin embargo, el director del Conavi, Mario Rodríguez, explicó que se trata de un trabajo superficial no estructural, para garantizar el mantenimiento del tramo, mientras se avanza en el proceso de licitación para la construcción de la vía.

Esa obra le dará al menos un año sin necesidad de mantenimiento, a esa carretera que es utilizada por más de 200.000 turistas y que actualmente se mantiene en lastre.

La colocación del sello asfáltico tardará alrededor de una semana y tiene un costo de unos ¢400 millones.

Los vecinos de Monteverde han esperado por el asfaltado de su principal vía de acceso más de una década.

El año pasado el Conavi rompió el contrato con la empresa Grupo Orosi, que había sido encargada para esa tarea, pues en año y medio solo avanzó un 25% del proyecto.

Posteriormente, ese consejo anunció que en Monteverde aplicaria un plan piloto para incluir en un mismo contrato las tres fases: diseño, construcción y mantenimiento de la obra, con la idea de “blindar” el trabajo contra fallas y debilidades de ejecución, pues la misma empresa que construya deberá encargarse de que la vía se mantenga en las condiciones óptimas por al menos seis años.

Otra de las novedades que tendrá el proyecto es que el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) participó de manera directa en la elaboración del cartel, del cual previamente se había publicado un borrador para que empresas interesadas y vecinos hicieran sus observaciones.

Dicho cartel, se estima saldrá a licitación a final de año, por lo que en enero se recibirían las ofertas y la obra quedaría adjudicada en el primer semestre del otro año.

De acuerdo con el borrador del cartel, para el diseño y construcción, que constituyen la llamada “puesta a punto”, la empresa que resulte adjudicada tendría un plazo de 18 meses. Luego de esa fase, deberá velar porque la carretera mantenga estándares óptimos de calidad en los siguientes 72 meses (seis años).

La idea de desarrollar el modelo mencionado en la vía a Monteverde surgió luego de que en octubre del año anterior la Contraloría General de la República emitiera un informe en el cual, entre otros aspectos, criticaba el modelo de contratación vial utilizado por el Conavi.

La deficiencia que tiene esa modalidad de contratación llamada “precios unitarios”, es que no establece incentivos para que los contratistas sean eficientes al ejecutar las obras, pues se paga por cada actividad que se ejecute y no por el resultado.

Según ese informe, el modelo de estándares de servicio es utilizado en el resto del mundo desde hace más de 20 años . Por lo tanto, se le pidió al Conavi que iniciara un plan piloto en el que se le exigiera a los contratistas que dan mantenimiento a las carreteras, que lo conserven dentro de los parámetros que de previo se fijen en el contrato y por el tiempo acordado.

El trabajo que había sido encargado a Orosi tenía un costo de ¢6.000 millones, sin embargo bajo la modalidad actual que incluye también el mantenimiento, no se ha anunciado cuál sería el valor total del proyecto.