José Andrés Céspedes. 6 julio
La mayor parte de recursos para los ayuntamientos es financiada con el impuesto a los combustibles, el cual disminuyó considerablemente a raíz de la emergencia sanitaria. La semana pasada, el representante de ANAI, Jonathan Espinoza, alegó que ese impuesto también financia al Conavi y reclamó que a esta institución no se le hiciera ningún recorte. Foto: Julieth Méndez
La mayor parte de recursos para los ayuntamientos es financiada con el impuesto a los combustibles, el cual disminuyó considerablemente a raíz de la emergencia sanitaria. La semana pasada, el representante de ANAI, Jonathan Espinoza, alegó que ese impuesto también financia al Conavi y reclamó que a esta institución no se le hiciera ningún recorte. Foto: Julieth Méndez

El Poder Ejecutivo negoció este lunes aplicar un menor recorte al presupuesto de las municipalidades y valoró rebajar un monto presupuestario al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) para equipararlo hacia los gobiernos locales, según afirmó la directora ejecutiva de la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL), Karen Porras.

El jueves anterior se conoció que los ajustes del gasto público provocados por la crisis que originó la pandemia de covid-19 dejarían a las municipalidades sin ¢41.500 millones para el mantenimiento de la red vial cantonal.

Ese monto representaba el 70% del fondo disponible a la fecha en favor de los ayuntamientos para la inversión en infraestructura vial, la cual consta de 35.500 kilómetros de recorrido. Sin embargo, este lunes ofrecieron disminuir el recorte a un 53%.

“El primero que nos estaban dando era un 70%, ahora nos variaron a otro porcentaje que podría ser aproximadamente un 53% del presupuesto. Ellos nos ofrecen que se le pueda rebajar un monto a Conavi para equipararlo hacia los gobiernos locales y nosotros quedamos en hacer la consulta a los alcaldes para poderles concretar el jueves una respuesta”, expresó Porras.

El Presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, sostuvo un encuentro virtual con la UNGL y la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias (ANAI) para dialogar sobre el recorte en algunas transferencias que el Gobierno realiza a los municipios, que es necesario incluir en el presupuesto extraordinario.

En la sesión virtual participaron el ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto; el de Hacienda, Elián Villegas; y la Presidenta Ejecutiva del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), Marcela Guerrrero. También estuvo presente la Primera Dama, Claudia Dobles.

El jerarca de Hacienda detalló la situación de las finanzas del país ante la pandemia, las acciones que se han tomado en cuanto a la reducción del gasto, aplicado en el Gobierno y el aporte que las municipalidades pueden realizar en este aspecto.

Alvarado agradeció el esfuerzo que hasta el momento los Gobiernos Locales han efectuado en el combate de la crisis sanitaria.

Por otra parte, el mandatario subrayó que el Ejecutivo hace el mayor esfuerzo para afrontar de la mejor forma la situación difícil que vive el país. “No subestimo lo que significa para las municipalidades una reducción en su presupuesto y el esfuerzo que hacen, pero estamos en una situación atípica y hay que continuar buscando soluciones a la crisis que vivimos”, acotó.

Ante esto, las representantes de UNGL, ANAI, así como el Gobierno Central volverán a dialogar posteriormente sobre este tema, en los próximos días.

Afectación en planificación

Para este año, se presupuestaron transferencias a los ayuntamientos por un total de ¢107.900 millones.

Esos recursos son financiados con el impuesto a los combustibles. No obstante, el consumo de gasolinas disminuyó considerablemente a raíz de la emergencia sanitaria.

A la fecha, los municipios solo recibieron dos de los seis depósitos programados. Para la tercera semana de este mes estaba previsto el tercer tracto.

La semana pasada, el gobernante y Villegas anunciaron que este lunes presentarían al Congreso un presupuesto extraordinario con recortes por ¢355.000 millones. La disminución de los giros a los municipios viene contemplada en este plan de gastos.

Ante esto, Porras mencionó: “Ese porcentaje implica que muchas municipalidades que tienen ya su planificación establecida, tengan que dejar de recibir los recursos para hacer obra en la gestión vial. Nosotros le expusimos la realidad de algunas municipalidades que ya tienen comprometido con un crédito sus recursos de este y del próximo año”.

La jerarca argumentó que todavía no tienen los “números claros” sobre cuánto fue la afectación que provocó la disminución del consumo de combustible a nivel nacional debido a la pandemia.

“La afectación siempre hemos entendido que se nos iba a dar por la disminución del consumo de combustible, pero, además hoy (lunes), hemos pedido que nos hagan llegar la certificación de cuánto es porque ese dato solo lo manejan ellos y nosotros tenemos más de mes y medio de estárselo pidiendo a Hacienda y no nos ha dado respuesta”, cuestionó.

También, la funcionaria comentó que la disminución de ingresos afectará los planes para reparar puentes y carreteras después de la época de invierno, pero que además impactará a las iniciativas municipales para la reactivación económica a través de la obra pública.

Por su lado, el director ejecutivo ANAI, Jonathan Espinoza, afirmó el jueves pasado que este recorte compromete contratos que algunos ayuntamientos tienen firmados con empresas constructoras.

“La preocupación es que los municipios programan el mantenimiento de manera anual y quinquenal. En este momento, a pesar de la pandemia, la mayoría tiene todos los contratos vigentes y en operación”, subrayó.