Rebeca Madrigal Q.. 12 febrero
El vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez, junto al embajador de Catar, Khamis Rashid Al-Kaabi. Cortesía de Casa Presidencial.
El vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez, junto al embajador de Catar, Khamis Rashid Al-Kaabi. Cortesía de Casa Presidencial.

El gobierno le pidió a Catar donar el diseño, la construcción y el equipamiento de un nuevo hospital para la atención de adultos mayores.

Se trata de una obra valorada en $222 millones (¢126.540 millones).

La solicitud la hizo el vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez, al embajador catarí, Khamis Rashid Al-Kaabi, la mañana de este miércoles, durante una reunión en Casa Presidencial.

A la cita también asistieron autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor y del Ministerio de Planificación.

La preocupación de las autoridades costarricenses se origina por un cambio en la pirámide poblacional y una baja natalidad, sumado al aumento de la esperanza de vida que hoy es, en promedio, de 80,3 años.

Actualmente, el único centro especializado en la atención de esta población, que representa más 545.000 de ciudadanos, es el Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología Raúl Blanco Cervantes.

Se estima que en el 2030, habrá unos 700.000 adultos mayores.

Según el comunicado enviado por Casa Presidencial, el embajador compartió la preocupación de las autoridades costarricenses por la salud de los adultos mayores, porque en su nación “el cuido y atención a los adultos es una cuestión cultural y religiosa”.

Por su parte, el vicepresidente Rodríguez dijo: “El país debe contar con un centro médico con la ampliación de la capacidad de asistencia de los servicios que necesita nuestra población adulta mayor hoy, pero más importante aún, la que requerirá en el futuro las generaciones que envejecen".

Actualmente, el Hospital Nacional de Geriatría dispone de 140 camas en su servicio de hospitalización y atiende emergencias ante la deficitaria infraestructura de un edificio que no fue construido para la atención de esta población.

Esta es la segunda ocasión en la que el país solicita cooperación para este tipo de infraestructura; el Gobierno también intenta conseguir una donación de Emiratos Árabes Unidos para la construcción de un nuevo hospital en Limón por unos $200 millones para la atención de unas 232.000 personas.