Daniela Cerdas E.. 27 agosto, 2015
Para el 2015, las universidades habían recibido un alza del 14% respecto a los ¢359.000 millones del 2014 | MAYELA LÓPEZ/ARCHIVO
Para el 2015, las universidades habían recibido un alza del 14% respecto a los ¢359.000 millones del 2014 | MAYELA LÓPEZ/ARCHIVO

El Gobierno y los rectores de las cinco universidades públicas acordaron aumentar en un 7,38% el aporte estatal para el 2016 dejando además un portillo abierto para poder girarles aún más recursos, de ser necesario.

El compromiso del Ejecutivo es que, si el Banco Central incrementa la estimación del producto interno bruto (PIB) del otro año, en menos de 30 días enviaría un presupuesto extraordinario a la Asamblea Legislativa para subir los recursos destinados a ese sector de educación.

Por otro lado, si la revisión del PIB 2016 es menor a la esperada, las universidades no verían reducidas sus partidas.

Todo esto está incluido en el acuerdo firmado por el Gobierno y los rectores de la Universidad de Costa Rica (UCR), el Instituto Tecnológico de Costa Rica, la Universidad Nacional (UNA), la Universidad Estatal a Distancia y la Universidad Técnica Nacional (UTN), del cual La Nación tiene copia.

El incremento del 7,38% equivale a más de ¢30.000 millones, y sobrepasa la inflación estimada para este año, que rondará entre un 3% y un 5%. Así quedó definido a pesar de que el Ejecutivo había anunciado que no engrosaría el Presupuesto Nacional más allá del costo de la vida, debido a la delicada situación fiscal que atraviesa el país.

El pacto se logró a las 11 p. m. del martes, 12 horas después de que el propio rector de la UCR, Henning Jensen, admitiera que el aumento en las anualidades pone en riesgo las finanzas de esa casa de enseñanza.

Entre el 2010 y el 2014, los pluses de estos centros de estudios superiores aumentaron un 40% por encima de la inflación, lo que hoy les demanda ¢30.000 millones adicionales anualmente para pagar sus planillas.

Para este año, las universidades habían recibido un alza del 14% respecto a los ¢359.000 millones del 2014. Esa vez, el aporte triplicó la inflación.

Universidades vs inflación.
Universidades vs inflación.

Justificación. El mandatario Luis Guillermo Solís y la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, justificaron el monto adicional para el 2016 aduciendo que la inversión en educación es un puente para el desarrollo.

“No me parece que el aumento sea exagerado, ese crecimiento es el que tiene que tener un país como el nuestro. Y a mí que me vengan a justificar quienes insisten en que educar es caro, mucha más cara es la ignorancia”, manifestó Solís.

Según información recabada por La Nación el año anterior, las universidades públicas destinaron el 57,7% del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) para pagar las remuneraciones de 13.570 funcionarios.

Sobre esto, Mora señaló que, en el acuerdo, los rectores prometieron racionalizar los recursos y optimizar sus gastos.

Varias posiciones. Julio Calvo, presidente del Consejo Nacional de Rectores, dijo que se reunirán con los diputados para “convencerlos de que la inversión en educación es estratégica”.

“Les vamos a demostrar la inversión del presupuesto y los logros. El monto fue acordado basándonos en el artículo 78 de la Constitución, que dice que en ningún momento el porcentaje del PIB destinado a la educación podría ser menor que el del año precedente”, expresó Calvo.

Para Ottón Solís, diputado de Acción Ciudadana (PAC), el incremento del FEES para el 2016 es desproporcionado, teniendo en cuenta el bajo crecimiento económico y la inflación.

“Los jerarcas universitarios deben revisar el pasaporte y darse cuenta que están en Costa Rica y no en Arabia Saudita. Espero que haya una moción para que se le rebaje un poco a las universidades, yo la apoyaría”, añadió Solís.

Por su parte, el legislador del Frente Amplio, Gerardo Vargas, más bien cree que el incremento debió ser mayor.

“Rebajarle plata al FEES es muy grave, es quitarle la posibilidades a miles de estudiantes. Si hay que recortar, que recortemos, pero no vamos a apoyar en el Frente Amplio ningún recorte de tipo social”, manifestó.

En el Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (Sindeu) y las federaciones estudiantiles de la UNA y UCR, no esperarán para mostrar su descontento por el alza y este mismo jueves marcharán hacia la Casa Presidencial para exigir más dinero.

“Respaldamos la propuesta estudiantil de aumentar el FEES en un 11% para el 2016. ¿Cómo pretenden que siga esta excelencia a nivel nacional e internacional con una disminución presupuestaria? El cuestionamiento del tema de salarios no se pude ver aislado del desarrollo de la institución”, dijo Rosemary Gómez, secretaria del Sindeu.