Redacción . 26 octubre, 2018
"Es importante destacar que nunca hubo estudiantes con armas en sus manos dentro de las instalaciones de la escuela", dijo la Lincoln School en un comunicado.

El centro educativo privado, Lincoln School, ubicado en Santo Domingo de Heredia, confirmó que abrió una investigación, y suspendió temporalmente a colegiales que amenazaron a sus compañeros con un “tiroteo”.

La intimidación se dio por medio de un grupo de WhatsApp privado la noche del martes 23 de octubre. En el intercambio de mensajes, se muestra una fotografía de un arma y otra de dos balas y, entre los textos, hay uno que dice: “School shooting (tiroteo escolar) mañana chicos, si no quieren ver a sus amigos morir, no vayan (se los recomiendo)”.

La madre de uno de los estudiantes que recibió esos mensajes, lo reportó la misma noche al centro educativo, el cual incrementó las medidas de seguridad con que ya cuentan y emitió el siguiente comunicado.

“Lincoln School actuó de manera inmediata y tomó las medidas necesarias para controlar una situación que se dio la noche del martes 23 de octubre, cuando se recibió una alerta por parte de una madre de familia, indicando que en un chat privado de estudiantes se estaban comentando temas que podrían afectar la seguridad de la escuela y su comunidad.

"Dada la naturaleza del asunto, la Administración tomó medidas de seguridad adicionales a las ya existentes.

"Es importante destacar que nunca hubo estudiantes con armas en sus manos dentro de las instalaciones de la escuela. De forma preventiva, se procedió a suspender indefinidamente a los estudiantes presuntamente vinculados, mientras se realiza una investigación que nos permita hacer una valoración completa y determinar las sanciones que corresponden conforme a las reglamentaciones de Lincoln School y lo que el marco legal así indique”, puntualizó el comunicado.

La dirección general del colegio también emitió una declaración interna donde garantizó la seguridad de todos los alumnos y el personal.

“Podemos asegurarles, sin embargo, a todos los miembros de la familia Lincoln, que la situación ha sido debidamente investigada y se han tomado las acciones pertinentes para garantizar la seguridad de todos”. También, el colegio puso a la orden de los padres de familia teléfonos y correos de contacto para dar ayuda “si alguno de ustedes percibe que su hijo o hija se ha visto afectado por esta situación”.

El director general, Robert Rinaldo, firmó una comunicación en la cual reafirma que han tomado medidas “para contar con mayor presencia” de oficiales de seguridad de una empresa privada con el fin de “garantizar la protección de todos los estudiantes”.

Oficialmente, no se indicó cuántos son los estudiantes investigados y suspendidos por esta situación.