Daniela Cerdas E.. 30 diciembre, 2016

Los incentivos por méritos académicos, la dedicación exclusiva y las anualidades, que le cuestan a la UCR más de ¢38.000 millones al año, fueron cuestionados por los legisladores del Movimiento Libertario ante la Sala IV por ser “abusivos”.

Estos y otros pluses más, que se denunciaron ante ese tribunal, forman parte del Régimen Salarial Académico, la Convención Colectiva y acuerdos del Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El 15 de diciembre pasado, los libertarios Otto Guevara, Natalia Díaz y José Alberto Alfaro presentaron una acción de inconstitucionalidad contra siete artículos contenidos en el régimen salarial de la UCR, que es exclusivo para docentes.

Entre estos se encuentra el artículo 3 (salario de categoría en régimen académico), que faculta aumentos de hasta un 80% sobre el salario base para los docentes, quienes ascienden en el Régimen Académico y Servicio Docente, el cual es un sistema de la UCR que organiza a los profesores en categorías con base en sus méritos académicos y en su experiencia.

Asimismo, se denunció el artículo 6 (sueldo de dirección superior) que da un incentivo sobre el salario base de un 40% al rector, de un 34% al director del Consejo Universitario, de un 24% a los miembros del Consejo y un 20% a los vicerrectores. La UCR también concede sobresueldos, que llegan al 30% sobre el salario base, a decanos, directores de sedes regionales y directores de escuela.

“Sabemos que de parte de las autoridades máximas de la UCR , como el Consejo Universitario (CU) y la Rectoría, no hay poder y voluntad para eliminar todos estos pluses que a lo largo de tantas décadas se han ido acumulando en la Universidad.

”Buscamos eliminar todo lo que sea abusivo, de manera que sea ejemplo en otras instituciones autónomas, para que vayamos reduciendo la carga que significan esos pluses, con el fin de reducir el gasto público y el monto de la transferencia del FEES (Fondo Especial para la Educación Superior)”, dijo Guevara.

Los libertarios también cuestionaron ante la Sala el incentivo por dedicación exclusiva contenido en el régimen salarial, que paga un plus del 30% sobre el salario base a los académicos que se comprometan a laborar a tiempo completo y solo para la UCR. En 2015, este adicional se pagó a 1.248 docentes y le costó a la Universidad ¢4.226 millones.

Además, los libertarios se quejaron del incentivo de escalafón que equivale a un 3% de aumento sobre el salario base por cada año laborado. En el 2015, este plus significó para la Universidad una erogación de ¢4.226 millones.

Convención colectiva. El 10 de octubre, el Movimiento Libertario también presentó ante la Sala IV una acción de inconstitucionalidad en contra de “cláusulas abusivas” de la convención colectiva de la UCR por violentar los “principios de razonabilidad, proporcionalidad y del equilibrio presupuestario establecidos en la Constitución Política”.

Parte de las cláusulas abusivas denunciadas fueron las de las vacaciones. En UCR, un empleado con un año de laborar en esa institución se gana el derecho a 16 días de vacaciones anuales y puede llegar a disfrutar de 30 días de descanso anual, luego de 10 años de trabajo.

También, se presentó una queja por los permisos con goce de salario para que los funcionarios de la UCR puedan estudiar, por matrimonio y para que los miembros del sindicato de la Universidad cumplan con el ejercicio de la función gremial.

Además, se gestionó una acción de inconstitucionalidad contra el acuerdo del Consejo Universitario del 2009, que aumentó la anualidad de un 3% a un 5,5%. La Universidad de Costa Rica desembolsa por este rubro ¢30.000 millones por año.

La convención colectiva completa, que cobija a 9.537 funcionarios, le cuesta unos ¢42.000 millones a ese centro de estudios.

El 12 de noviembre, el rector de la UCR, Henning Jensen, denunció este acuerdo de trabajo.

El jerarca universitario propone modificar 62 puntos del acuerdo actual, vigente hasta marzo del 2017.

Entre las reformas más polémicas, está el rebajo de las anualidades.