Daniela Cerdas E.. 14 mayo
La pasada huelga de educadores, que duró 89 días, dejó sin alimentación a más de 79.000 alumnos por comedores escolares cerrados. Foto: Rafael Pacheco
La pasada huelga de educadores, que duró 89 días, dejó sin alimentación a más de 79.000 alumnos por comedores escolares cerrados. Foto: Rafael Pacheco

Un proyecto de ley que declara como servicio público esencial los comedores que atienden a poblaciones vulnerables recibió el apoyo de los diputados, este lunes, cuando fue aprobado en primer debate.

Con esta normativa quedará prohibida la realización de huelgas en estos servicios que brindan el Ministerio de Educación Pública (MEP), los albergues del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y los Cen-Cinái del Ministerio de Salud.

El proyecto de Ley para Declarar como un Servicio Público a los Comedores que Atienden a Poblaciones en Condición de Vulnerabilidad con Fondos Públicos, adiciona un nuevo inciso al artículo 376 del Código de Trabajo, Ley No. 2 de 26 de agosto de 1943 (expediente 21.006).

La iniciativa fue aprobada de manera unánime por los 41 diputados presentes. Falta todavía la aprobación en segundo debate, la firma del presidente de la República, Carlos Alvarado, y su publicación en La Gaceta.

Al declararse servicio esencial, la huelga en comedores no está permitida, pues el artículo 375 del Código de Trabajo indica que: “No será permitida la huelga en los servicios públicos”.

El artículo 376 establece cuáles son esos servicios.

El proyecto fue propuesto por la diputada Patricia Villegas, del Partido Integración Nacional (PIN), desde octubre del 2018.

Esto ocurrió un mes y medio antes de que la liberacionista Yorleny León, presentara el proyecto de Ley de Declaratoria de Servicios Públicos Esenciales, expediente 21.097, que incluye a los comedores entre los 76 servicios públicos esenciales que no pueden ser afectados por huelgas.

Mientras ese proyecto iniciaba discusión, dijo Villegas, el suyo avanzó hasta llegar al primer debate y, de ser aprobado el jueves, se convertirá en ley.

De ser a sí, el artículo 376 del Código de Trabajo se leerá de la siguiente manera:

“Artículo 376- Para los efectos del artículo anterior se entienden por servicios públicos: ”f) Las labores que desempeñan los trabajadores en la nutrición o la salud pública, como el Programa de Alimentación y Nutrición Escolar y del Adolescente (PANEA), los albergues del PANI, los servicios de comidas servidas y de distribución de alimentos para el consumo en el hogar de la población materna infantil que brinda la Dirección Nacional de Cen-Cinái, además de todo comedor o servicio de alimentos, en la atención a poblaciones vulnerables."

Villegas añadió que el proyecto 21.066 se fundamenta en lo indicado por la Organización Internacional de Trabajo (OIT) que considera servicio esencial el suministro de alimentos a los alumnos en edad escolar. En el caso del MEP, son las Juntas de Educación las responsables de fiscalizar que el servicio se brinde.

“El objetivo es cubrir la necesidad y el interés superior del niño en cuanto alimentación, declarándola como un servicio esencial, viendo que se acercan más huelgas. Con esto, ya no pueden ir a huelga, queda blindado ese servicio para niños y jóvenes que requieren alimentación. Es un marco de protección no solo de comedores escolares, sino de Cen-Cinái y albergues del PANI”, explicó la diputada.

La pasada protesta de educadores, que duró 89 días, dejó sin alimentación a más de 79.000 alumnos por comedores escolares cerrados.

La mayor afectación se registró en la provincia de Guanacaste y la zona norte; en cantones como Cañas y Ciudad Quesada, donde se reportaron los números más elevados de comedores sin servicio.

Por día, el MEP invierte unos ¢450 millones en los servicios de alimentación de escuelas y colegios para unos 800.000 estudiantes.