Educación

Curso lectivo 2021: Prohibido ducharse y usar camerinos para clases de educación física

Se motivará a los estudiantes para que lleven puesto el uniforme deportivo desde la casa; están suspendidas todas las actividades en las que haya contacto entre los alumnos, solo habrá actividades individuales

Mientras la pandemia siga activa en el país, estará prohibido que los estudiantes usen los camerinos para ponerse o cambiarse la ropa de educación física.

Tampoco podrán ducharse en el centro educativo luego de esas lecciones.

Estas son parte de las medidas que se implementarán para reducir los riesgos de contagio de covid-19 con el retorno de los niños y jóvenes a las aulas.

Las disposiciones están incluidas en el protocolo para las lecciones de Educación Física , establecido por el Ministerio de Educación Pública (MEP), el cual es de acatamiento obligatorio tanto para los centros públicos como los privados.

Como no se usará el camerino, se motivará a los estudiantes a llevar puesto el uniforme deportivo desde la casa los días en que les corresponde Educación Física.

Además, se procurará, principalmente en secundaria, que estas clases sean programadas al finalizar la jornada, para que así puedan ir a bañarse a la casa.

“Se motivará e incentivará el uso de mascarillas por parte de los estudiantes y los docentes mientras estén en las instalaciones antes y después de la ejecución de la lección de Educación Física, no durante la clase.

“La hidratación en las lecciones no podrá ser compartida, y los recipientes de hidratación deberán estar debidamente identificados para que no se confundan entre estudiantes”, añade el protocolo.

Para realizar las actividades, se deben organizar grupos de estudiantes con no más de 20 alumnos, siempre que se pueda cumplir con el distanciamiento físico de al menos 1,8 metros entre uno y otro. Sin embargo, lo recomendable es que los grupos no exceden las 10 personas.

Las nuevas reglas, además, obligan a planificar actividades individuales. Se suspenden las actividades colectivas, en donde haya contacto físico entre estudiantes, de forma directa o por medio de un objeto, como un balón, aro, entre otros.

“De ser posible, se debe ubicar un lugar de ingreso de las personas estudiantes, y otro distinto para el egreso, para que de esta forma no se crucen las poblaciones que entren y salen; eso para que las personas circulen sin estar haciéndose aglomeraciones riesgosas”, indica la directriz.

Además, en la entrada del recinto donde se realizará la clase, debe haber una estación de limpieza, con lavatorio, jabón desinfectante y toallas desechables.

Todos los que ingresen a ese espacio deberán, sin excepción, lavarse las manos y la cara con agua y jabón y, luego, aplicar solución desinfectante a las suelas de sus zapatos y en los aditamentos para el desplazamiento o la movilidad, como bastones, y también los implementos deportivos.

Si no es posible ubicar el lavatorio en la entrada, en ese punto debe haber al menos un dispensador de alcohol en gel.

“Los grupos deberán ser siempre los mismos, no pueden cambiarse las personas participantes de cada grupo.

“No pueden existir cruces entre niños, niñas o jóvenes de diferentes grupos y no se realizarán trabajos integrados entre ambos grupos, los cuales trabajan completamente por separado”, indica el protocolo.

Como este, se diseñaron protocolos que contemplan desde el ingreso al centro educativo, hasta las medidas para los recreos, el traslado en busetas escolares y la estancia en las aulas.

El próximo 8 de febrero, se iniciarán las clases presenciales en los centros educativos aunque de manera paulatina, pues no todos volverán al mismo tiempo, como parte del esquema ideado por el MEP para iniciar el curso lectivo en pandemia.

La idea es combinar clases en las aulas con las clases virtuales.

Daniela Cerdas E.

Daniela Cerdas E.

Bachiller en periodismo, estudiante de Derecho. Cobertura de la temática educativa del país desde 2015. Redactora del año La Nación, 2018.