Educación

Conape evalúa tasa preferencial para créditos de carreras tecnológicas

Analiza prestar con interés menor al 5,5% actual para ‘incentivar’ estudios en disciplinas con mayor posibilidad de empleo. Sopesa subir plazo de pago y tope del préstamo en disciplinas STEM

La Comisión Nacional de Préstamos para la Educación (Conape) evalúa aplicar en el 2022 tasas de interés más bajas a las regulares en los créditos de carreras relacionadas con la tecnología e identificadas como las de mayor demanda laboral.

Efraín Miranda Carballo, secretario ejecutivo de Conape, confirmó que esa es una de las acciones que tomarían luego de que un estudio de la misma Comisión y la Universidad de Costa Rica (UCR) determinó las disciplinas con crecientes posibilidades de empleo.

El análisis se hizo para que Conape redirija sus préstamos y enfoque sus prioridades.

“Estaremos analizando la implementación de condiciones diferenciadas para el plan de crédito del próximo año: ya sea en tasa, plazo o comisión, de modo que se incentive a las carreras que el estudio identificó como de alta demanda laboral y/o que representen un menor riesgo crediticio”, explicó Miranda.

Añadió que también se podría complementar con otras medidas como, por ejemplo, dar mayor plazo para empezar a pagar o financiar un monto mayor de los topes crediticios establecidos.

Otra posibilidad es asignar un mayor tope de financiamiento a carreras STEM: Science, Technology, Engineering and Mathematics (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) para su especialización en el exterior.

Actualmente, Conape presta con una tasa de 5,5% anual, la más baja del mercado. Sin embargo, para “incentivar” las carreras STEM, una posibilidad es reducir ese porcentaje, confirmó Miranda a La Nación.

En Conape, la Administración elabora y propone las condiciones del plan anual de crédito, pero es el Consejo Directivo el que aprueba o no las condiciones propuestas.

Este sistema estatal de créditos se financia con los aportes de los bancos. Todos deben girarle cada año el 5% de sus utilidades. Entre 1977 y 2018, 123.000 personas estudiaron gracias a préstamos.

Para bachillerato y licenciatura en universidades públicas, el monto máximo anual del crédito es de ¢2,9 millones durante 6,2 años (4,4 por bachillerato y 1,8 por licenciatura). De esa forma, el préstamo asciende a ¢17,9 millones.

En universidades privadas, tanto en Costa Rica, como en el exterior, el financiamiento puede llegar a ¢64,6 millones para pregrados, licenciaturas, maestrías y doctorados.

Estaremos analizando la implementación de condiciones diferenciadas para el plan de crédito del próximo año: ya sea en tasa, plazo o comisión, de modo que se incentive a las carreras que el estudio identificó como de alta demanda laboral y/o que representen un menor riesgo crediticio”.

—  Efraín Miranda, Conape

Este año, la entidad destinó ¢26.000 millones a créditos, ¢5.000 millones más que en el 2020 que favorecen a 3.777. El 66% de todo el dinero se asignó a carreras STEM y el 34% a liberales.

“En el mediano plazo valoraremos el riesgo crediticio inherente a las distintas disciplinas y sus carreras, por lo que podría evaluar establecer algún tipo de restricción a ciertas carreras (como ocurrió en 2019) que podrían enfrentar escenarios de riesgo de repago. Pero esto no aplicará para el plan de crédito 2022”, explicó Miranda.

Disciplinas con menor desempleo

La investigación, dada a conocer el 19 de agosto por Conape y UCR concluyó que existe un menor desempleo en disciplinas relacionadas con la educación (especial, primaria, secundaria y técnica), ciencias actuariales, economía y finanzas, estadística, medicina y especialidades médicas, farmacia, microbiología, odontología y veterinaria.

También destacan ingeniería y telecomunicaciones (ingeniería en sistemas, computación, desarrollo web y desarrollo de software).

Además, se reporta menor desempleo en carreras relacionadas con la comunicación social.

Demanda de profesionales futura

Al analizar la demanda futura de profesionales, el estudio determina que la estructura ocupacional en el país se mueve hacia los sectores STEM.

Estos sectores tienen que ver con el cuidado de la salud, economía verde, datos e inteligencia artificial, especialistas en ciencias sociales, marketing y contenido.

Es decir, son estas las áreas que tendrán mayor demanda laboral en los próximos años, según la investigación.

La Universidad Cenfotec (Centro de Formación en Tecnologías de Información y Comunicación) hizo una lista de las profesiones que más demandan las empresas actualmente y las que estarán en el top del mundo empresarial en unos años.

Es decir, son estas las áreas que tendrán mayor demanda laboral en los próximos años y ofrecerán el mejor salario.

Según Cenfotec, las profesiones del futuro pertenecen a la tecnología, instituciones financieras, sector agrícola, salud, industria y comercio pues en esos sectores se requieren cambios en procesos productivos y es allí donde se necesitan especialistas en Biotecnología, Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, la Nube, entre otros, de la mano a las actuales profesiones como del área de software.

¿Cuáles son las carreras que generan mejores salarios y empleo?

Ingeniería del Software, Transformación Digital, Ingeniería en Computación, Ingeniería en Infraestructura Informática (que incluye tecnologías de Nube), Ingeniería de Redes Informáticas, Diseño de experiencias de usuario, Desarrollo web y móvil, Animación Digital, Ingeniería de Computadoras o Electrónica digital y Analítica de Datos.

La mayoría de estos puestos requieren dominio del inglés igual o superior al nivel B2 del Marco Europeo de Referencia para las Lenguas y tener, de preferencia, un tercero o cuarto idioma.

Costa Rica, sin embargo, ha descuidado la formación en las áreas de ciencia y tecnología, tema en el que llamó la atención el VII Informe del Estado de la Educación, según el cual solo el 37% (446) de las 1.207 oportunidades educativas disponibles eran de las áreas STEM.

Además, dijo, las carreras en esos campos se concentran en salud, que si se restan, las ingenierías y tecnologías quedan en 16% del total.

De las 446, el 67% se concentraban en universidades estatales.