Educación

6 de cada 10 docentes del MEP sin preparación para impartir clases virtuales

Estado de la Educación reportó que los profesores que sí tienen habilidades tecnológicas, no las usan para mejorar la educación en pandemia

La tecnología, aunque debió ser la protagonista, fue la gran ausente en las clases a distancia implementadas por el Ministerio de Educación Pública (MEP) durante la pandemia, debido a la falta de conocimientos de los profesores para utilizarla y aprovecharla en la enseñanza.

“El panorama general de las competencias digitales docentes en el sistema educativo público de Costa Rica es ampliamente deficitario”, concluyó el VIII informe del Estado de la Educación, dado a conocer este mes, el cual dedicó todo un capítulo a analizar las competencias digitales de los docentes y su uso durante la emergencia sanitaria.

Según el análisis, seis de cada diez docentes del MEP no cuentan con preparación o capacitación para impartir cursos virtuales o a distancia, principalmente los de preescolar, primaria y educación especial. De los 86.000 funcionarios que tiene el Ministerio cerca de 60.000 son profesores.

Eso significa que unos 36.000 educadores carecen de conocimientos sobre las tecnologías de la información y comunicación (TIC) que incluyen habilidades y preparación en el uso de dispositivos, programas, la carga y descarga de archivos; la búsqueda, clasificación, integración y evaluación de información y recursos digitales; la navegación en entornos virtuales y la comunicación por diferentes medios digitales colocados al servicio de los procesos y funciones propios de los docentes.

Del total de docentes de preescolar, el 54% reportó no tener formación en TIC, el 22% afirmó tener una formación intermedia y el 24% dijo estar preparado. En primaria, el 58% dijo no tener conocimientos, el 7% dijo estar en un nivel intermedio, y el 35% afirmó estar preparado.

Entre los profesores de secundaria, el 25% afirmó no tener conocimiento sobre las tecnologías, el 60% se ubicó en un nivel intermedio y el 15% reportó estar preparado.

El 54% de los docentes de educación especial no tienen preparación en las TIC, el 20% reporta habilidades intermedias y el 25% dijeron estar totalmente preparados. Entretanto, de los educadores de jóvenes y adultos, el 37% no tienen preparación en tecnologías, el 22% tienen conocimiento intermedio y el 40% están preparados; este grupo es el que más reportó habilidades tecnológicas.

“Los datos muestran una concentración alta de docentes de primaria y secundaria en niveles iniciales o intermedios en el manejo de TIC en las tres áreas evaluadas: práctica pedagógica, desarrollo profesional y ciudadanía digital, esta última con las mayores deficiencias. Esta información sugiere que las capacitaciones ofrecidas por el MEP, al inicio de la pandemia, favorecieron un uso más generalizado de las TIC, pero no suplieron todas las necesidades de conocimiento sobre cómo utilizarlas con objetivos pedagógicos ni para crear los contenidos adecuados para cada población, según las necesidades del estudiantado”, explicó el estudio.

Acceso a Internet

Los pocos conocimientos tecnológicos que reportan los docentes suceden a pesar de que la mayoría dijo tener una conexión estable a Internet . Al momento de la suspensión de lecciones presenciales, en marzo de 2020, el cuerpo docente reportó contar con conectividad estable en sus hogares para desarrollar procesos de educación remota.

Un 71% tenía Internet a través de teléfono fijo, coaxial o fibra óptica; un 23% se conectaba a Internet mediante el teléfono celular, un 4% utilizaba otro tipo de conexión sin identificar y un 2% indicó que no cuenta con conexión.

José Atencio, docente de la Escuela Bleito, ubicada en Alto Telire de Talamanca, es uno de los que no ha tenido conexión a Internet para impartir clases a distancia a pesar de tener conocimientos en el uso de la tecnología. Sus 34 estudiantes no tienen ni siquiera electricidad ni usan teléfono, por lo que no se puede hacer uso de ningún equipo tecnológico.

Atencio afirmó que desearía tener la facilidad de usar los recursos tecnológicos para la educación de los estudiantes ya que muchos de ellos nunca han salido de ese poblado y no conocen más allá de lo que hay allí.

“La tecnología es como una magia para los estudiantes, les acerca al mundo, sin importar dónde se encuentren. Los conocimientos son más fáciles de guiar. Cuando les enseñamos, por ejemplo, videos de la capital de San José para que la conozcan, ellos demuestran gran interés por saber de otros lugares”, relató el docente.

Según el Estado de la Educación, el hecho de que los docentes tengan conocimientos en tecnología no garantiza que eso se vea reflejado en la educación que imparten durante la emergencia. La investigación reveló que los docentes con las competencias digitales más robustas no imparten sus lecciones de manera significativamente distinta al resto; tanto quienes saben de TIC como los que no, dan sus clases sin utilizar la tecnología y apelan a los métodos tradicionales.

Además, la formación en tecnologías no genera diferencias en las formas de contacto a distancia entre docentes y estudiantes. El Estado de la Educación encontró que los canales, los recursos didácticos utilizados y los grados de contacto con estudiantes son similares entre todos los docentes, independientemente de su nivel de competencias digitales.

Para los investigadores, este mal resultado requiere que se actúe ahora mismo en dos líneas principales.

La primera es la rápida capacitación de los docentes en competencias digitales avanzadas, en el uso efectivo de una gama de estrategias y herramientas para incorporar las TIC en los procesos de enseñanza-aprendizaje. La segunda acción es implementar programas de mentoría, acompañamiento y seguimiento para asegurar que las capacitaciones y competencias adquiridas se traduzcan en mejores lecciones, centradas en el estudiante, su aprendizaje y desarrollo, con la tecnología como aliado pedagógico”, expresaron los investigadores.

Si bien, de los 1,2 millones de estudiantes que tiene el sistema educativo formal, el 40% (480.000) no tiene acceso a Internet ni a dispositivos electrónicos, el 60% (720.000) sí contaba con estas herramientas que se pudieron aprovechar para mejorar la educación remota.

¿Cómo se ha llevado la educación a distancia?

El 82% de los docentes usaron las Guías de Trabajo Autónomo (GTA) para mantener la educación a distancia el año pasado y la siguen usando este año para la educación combinada (presencial y virtual). Esta fue la principal herramienta del MEP como mecanismo de evaluación de escolares y colegiales durante la pandemia. Son trabajos que los docentes asignan para cada materia, y que el estudiante debe realizar en el hogar, en aras de la continuidad del proceso educativo.

El 62% dijo incluir fichas como recurso didáctico y de acompañamiento en la educación remota; solo un 34% hizo uso de videos para explicar la materia a los alumnos y un 31% usaron enlaces web para explicar temas. El 29% de los educadores usaron recursos para imprimir y el 20% recursos en línea.

Independientemente de las habilidades tecnológicas de los docentes, el Estado de la Educación reportó que un 88% utilizó la aplicación de WhatsApp para comunicarse con sus estudiantes, un 43% llamadas telefónicas, y un 28% recurrió al correo electrónico.

“De nuevo, no se encontraron diferencias entre docentes y la formación o capacitación recibida en herramientas digitales. Adicionalmente, no se hallaron diferencias importantes entre los perfiles docentes en materia de competencias digitales y su comportamiento en la comunicación y contacto remoto con estudiantes”, explicó el Estado de la Educación.