Terrorismo

Temor en Israel de que el Estado Islámico reclute nuevos yihadistas

Hasta el 2019, el EI había impuesto en Siria su autoproclamado califato, con un gran refuerzo de reclutas procedentes de Europa y países de Medio Oriente

Umm el Fahm. Los últimos ataques reivindicados por la organización Estado Islámico (EI) en Israel, o inspirados por ella, han hecho surgir el temor de que el movimiento yihadista pueda reclutar nuevos adherentes.

Desde hace una década, Siria es el escenario de una guerra en la que los combatientes del EI habían impuesto, hasta el 2019, su autoproclamado califato sobre ciertas regiones del país y de Irak, con un gran refuerzo de reclutas procedentes de Europa u otros países de Medio Oriente. Si bien hubo árabes israelíes y los palestinos que se unieron a los partidarios de la yihad en Siria, la tendencia fue más bien quedarse país para luchar por la causa palestina.

Convencido de que la “edad de oro” del EI había terminado con la caída del “califato”, el alcalde de Umm el Fahm, ciudad árabe del norte de Israel, se sorprendió al enterarse esta semana que dos de sus residentes habían llevado a cabo un ataque reivindicado por la organización yihadista.

Individuos identificados por la inteligencia israelí como agentes locales del EI, mataron el domingo a dos policías en Hadera, en el norte de Israel. “Umm el Fahm es ciertamente una ciudad religiosa, pero me sorprendió saber que el EI estaba presente”, explicó su alcalde, Samir Mahamid. Durante una incursión en el departamento de uno de los dos hombres, las fuerzas israelíes descubrieron material de propaganda del Estado Islámico.

El ataque de Hadera siguió a otro que causó cuatro muertos en el sur de Israel y que fue perpetrado por otro árabe israelí, encarcelado unos años por intentar unirse al EI en Siria. El martes por la noche tuvo lugar un tercer ataque en tan solo una semana en los suburbios de Tel Aviv.

Un joven palestino abrió fuego con ametralladoras y mató a cinco personas, entre ellas a un policía, un modus operandi más cercano al EI que al de las facciones palestinas. Las fuerzas de seguridad de Israel, que ocupan Cisjordania y Jerusalén oriental e imponen un bloqueo a Gaza, tienden a ser blanco de ataques.

Este ciclo de violencia no demuestra que el EI tenga más miembros en Israel, pero estos ataques podrían “inspirar” a otros, según los analistas. “El EI todavía tiene la capacidad de atacar a Israel a pesar del mito de que es demasiado complicado para ellos”, debido a sus poderosos servicios de seguridad, subrayó Damien Ferré, fundador de la sociedad Jihad Analytics, especializada en el estudio de la yihad y del ciberespacio.

Aunque debilitado por sucesivas ofensivas en Siria e Irak, el EI “conservó la capacidad de proyectar o de inspirar ataques”, añadió Ferré. Los ataques recientes son “obra de agentes locales” y no de la sede principal del EI, lo que los hace más difíciles de prever, destacó Yoram Schweitzer, del Instituto Nacional de Investigaciones de Seguridad (INSS) de Tel Aviv.

En vísperas de las grandes manifestaciones relacionadas con el Ramadán, mes de ayuno musulmán que comenzará a finales de la semana, las autoridades israelíes temen enfrentamientos en Jerusalén, similares a los del año pasado que culminaron en una guerra entre Hamas e Israel.

En Umm el Fahm, el alcalde subraya la magnitud del crimen organizado en su ciudad, donde circulan numerosas armas, y hace un llamamiento a la policía para que redoble sus esfuerzos para luchar contra este flagelo. “Mañana estas armas serán utilizadas en otro lugar”, alertó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.