24 noviembre, 2015

Bruselas. EFE y AFP. Bruselas mantendrá por una semana el nivel máximo de alerta frente a posibles atentados, aunque suavizará progresivamente las medidas excepcionales, después de que, este lunes, una jueza vinculó a un detenido en las últimas operaciones policiales con los atentados de París .

A partir de este miércoles, se reanudará tanto la circulación del metro en la capital belga como las clases en los colegios, mientras que para el resto del país se aplicará durante toda la semana el nivel 3, correspondiente a las situaciones de riesgo “posible y probable”.

Luego de las redadas llevadas a cabo el domingo y el lunes en distintos puntos de Bélgica, en las cuales fueron detenidas 21 personas, este lunes una jueza de instrucción acusó a una de esas personas de participar en el ataque terrorista de París.

El primer ministro belga, Charles Michel, dijo, en conferencia de prensa, que las circunstancias no han cambiado desde el domingo, cuando anunció que la amenaza de atentado s en Bruselas era “grave e inminente”.

Sin transporte público, la capital belga , de 1,2 millones de habitantes y a la que cada día acuden a trabajar al menos 320.000 personas del resto del país, intentó este lunes organizarse.

Belgica
Belgica

Incluso, numerosas empresas permitieron a sus colaboradores trabajar desde sus domicilios.

En las estaciones de tren capitalinas, que funcionaban con normalidad, la afluencia de pasajeros era menos importante que un día laboral normal.

El primer ministro recordó que hay posibilidad de que se produzcan ataques contra lugares habitualmente muy concurridos.

Sin embargo, subrayó el deseo del gobierno belga de facilitar que la vida en Bruselas pueda “empezar a volver a la normalidad” , e indicó que, con ese objetivo, las autoridades han decidido reabrir las escuelas a partir del miércoles.

Michel aseguró que “se tomarán medidas de seguridad suplementarias” para garantizar que tanto alumnos como profesores no corran riesgos, aunque no detalló si habrá un refuerzo de la Policía federal, como han pedido los responsables de los 19 distritos comunales, que exigen 288 efectivos adicionales.

Con el nuevo acusado de terrorismo, son cuatro los sospechosos en Bélgica contra quienes pesan cargos de participación en los atentados de la capital francesa, que causaron el 13 de noviembre 130 muertos y más de 300 heridos .

Por otra parte, de los cinco detenidos este lunes en registros en Bruselas y en Lieja, en el este de Bélgica, dos fueron puestos en libertad, mientras que los otros tres seguirán en prisión al menos 24 horas.

La policía no ha encontrado armas ni explosivos en esos registros.