Terrorismo

Padres de autor de tiroteo en escuela de Estados Unidos se declaran no culpables tras ser detenidos

Un juez fijó que para quedar en libertad cada uno debe cancelar una fianza de $500.000

Detroit. Los padres del adolescente de 15 años que abrió fuego el martes anterior en su escuela secundaria y mató a cuatro estudiantes en Estados Unidos se declararon el sábado no culpables de homicidio involuntario. Ante esto, un juez fijó una fianza de $1 millón para su liberación. James y Jennifer Crumbley, padres de Ethan Crumbley, fueron arrestados la noche del viernes por agentes que los localizaron en un edificio industrial en Detroit, a unos 60 kilómetros de la tragedia, en Oxford, en el estado de Michigan.

La jueza Julie Nicholson dijo que los cargos eran “muy, muy serios” y fijó una fianza de $500.000 por cada uno, alegando un “riesgo de fuga”. El hombre y la mujer eran considerados fugitivos –tras haber presuntamente retirado $4.000 en efectivo y apagado sus celulares– pero su defensa indicó el viernes que sus clientes se entregarían a las autoridades.

En el tiroteo registrado el 30 de noviembre, en la pequeña localidad de Oxford, murieron cuatro estudiantes, de edades entre 14 y 17 años, en tanto otros seis y un maestro resultaron heridos. Por otra parte, Ethan Crumbley, quien se entregó a la Policía sin ofrecer resistencia, fue acusado de “asesinato” y “acto terrorista” y podría pasar el resto de sus días en prisión, ya que está siendo procesado como mayor de edad.

Sus padres están acusados cada uno de cuatro cargos de homicidio involuntario, lo que conlleva una pena de hasta 15 años de prisión. El joven, que el miércoles también se declaró no culpable ante un juez, permanece recluido en régimen de aislamiento.

Ethan “fue quien apretó el gatillo”, pero “hay otras personas que contribuyeron a los hechos del 30 de noviembre y es mi intención hacerles rendir cuentas también”, adelantó el viernes la fiscala del condado de Oakland, Karen McDonald. La inculpación de los padres del atacante, una decisión poco común en la justicia estadounidense, busca “enviar el mensaje de que los propietarios de armas tienen una responsabilidad”.

Los tiroteos masivos en centros de estudio juveniles son un flagelo en Estados Unidos, donde el derecho a poseer armas está garantizado en la Constitución.

Los Crumbley están acusados no solo por haber dejado a su hijo usar un arma de fuego que ellos habían comprado, sino por ignorar señales crecientes de que el adolescente tenía intenciones violentas, incluso el día de la tragedia.

Cuatro días antes de la tragedia, James Crumbley había comprado la pistola semiautomática que usó su hijo, una Sig Sauer de nueve milímetros, como un regalo de Navidad anticipado para Ethan. Al día siguiente, Jennifer Crumbley llevó a su hijo a un polígono de tiro y difundió en redes sociales que su hijo estaba “probando su nuevo regalo de Navidad”, sostuvo la fiscala este sábado.

“En vez de decirle a la escuela que él tenía acceso ilimitado al arma, escogieron no hacerlo”, afirmó. ”Escogieron no decirle a nadie que él podría ser peligroso, cuando era claro, y para ellos era totalmente probable, de que lo fuera”, añadió.

Al momento de la compra, el adolescente publicó una foto de la pistola en Instagram. “Acabo de recibir mi nueva belleza hoy”, escribió junto a un emoji de corazones. No obstante, la abogada de los Crumbley, Shannon Smith, le dijo a la jueza que “era completamente falso” que Ethan Crumbley tenía acceso irrestricto a la pistola y anunció que apelarán los cargos.

Según la Policía, el joven había grabado un video el día antes del tiroteo en su celular, anunciando su intención de usar el arma en la escuela, sin llegar a divulgarlo. El día del tiroteo, Ethan Crumbley fue citado junto con sus padres por la escuela, que vio con “alarma” una nota encontrada por una maestra en el escritorio del joven, expresó McDonald. En ella un dibujo de una pistola semiautomática apuntaba a la frase “Los pensamientos no se detendrán. Ayúdenme”.

Las autoridades de la escuela pidieron a los padres que llevaran al joven a terapia dentro de las siguientes 48 horas.

La fiscal sostuvo que los padres se resistieron a llevar a su hijo a casa y este regresó a clase. Al rato, el joven entró al baño y salió luego con su pistola, que llevaba en su mochila. Disparó al menos 30 balas. McDonald dijo que cuando Jennifer Crumbley se enteró del tiroteo, le envió un mensaje de texto a su hijo. “Ethan, no lo hagas”, escribió.

Tras escuchar la noticia, James Crumbley llamó al 9–1–1 para informar que faltaba un arma en su casa y que creía que su hijo podría ser el autor del tiroteo. La pistola se había guardado sin llave en la habitación del matrimonio.

Información actualizada a las 5:27 p. m. con nueva información.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.